24
Jun

Canales de retorno en tiempo real

Escrito el 24 junio 2011 por Julian de Cabo en Uncategorized

Según escribo el título del post no puedo evitar recordar aquella tontería de “tanto tiempo para aprender a decir pinícula y ahora se dice flín”. Me refiero a que algo se rebela en mi interior para impedirme escribir “backchannel”, pero que -a la vista del resultado- igual ha sido peor el remedio que la enfermedad.

A lo que iba, que me pierdo. Esta mañana tuvimos un encuentro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, organizado por Medianet, donde me tocaba moderar una mesa redonda. La novedad, en esta edición de la UIMP, es que han creado un campus virtual, que las charlas se sirven en streaming, y que se fomenta la participación desde varios “hashtags” de Twitter, incluyendo uno específico para cada uno de los cursos. El resultado es curioso … al menos desde la óptica de los asistentes, que veían sobre la mesa a seis personas cuya atención se dividía entre las preguntas formuladas en la sala y las que estaban entrando desde Twitter. Seis ponentes con seis pantallas de todo tipo y condición.

Tal vez lo más curioso del caso es que, estando en pleno turno de preguntas, y sin ser consciente de cual era la situación, entró un “tweet” de un usuario que nos decía literalmente: “Es genial ver toda la mesa de #eTIE11 enganchada a los aparatos.Espero que estén contestando a las preguntas que no les de tiempo en directo”.

Es decir: una vez más, la “óptica del cliente” te da una lección en tiempo real. Desde el streaming de la conferencia alguien fue capaz de ver lo que los asistentes no veíamos como conjunto, y darnos una llamada de atención cariñosa para que centrásemos la atención en lo realmente importante, que era resolver el máximo de dudas posibles.

Puro tiempo real. Tanto, que a veces me pregunto qué sentiría mi tatarabuelo D. Alfonso Moreno Espinosa, venerable catedrático de Instituto de finales del siglo XIX, si tuviera que enfrentarse a una clase en las condiciones en que lo hacemos los actuales profesores. Con los alumnos conectados a casi todo el saber humano, y una herramienta en sus manos que les permite comentar entre ellos (y con nosotros), lo que va sucediendo en el aula en el segundo exacto en que sucede.

D. Alfonso, que era historiador, decía que no escribía nunca sobre acontecimientos que tuvieran menos de cincuenta años, porque carecía de la suficiente perspectiva como para poder hacer historia con ellos.

Toda una diferencia, ¿verdad?

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar