21
feb

fbwappMuchas opiniones a favor y en contra de la compra. Explicando las razones para pensar que es genial o una locura. Ambas cosas las he escuchado antes de otra compra de la empresa. No se si os acordaos de Instagram, pagando 1000 millones y doblando la valoración de la última inversión en la empresa en solo una semana. Por cierto, también se hicieron ricos los fundadores. Lo interesante de la historia de Instagran es que ha servido de puerta de entrada a países con menor presencia, les a ayudado enormemente en su estrategia mobile first, que además está dando rotundos resultados financieros.

Como siempre el tema es complejo. La gente no va a dejar de usar Whatsapp de un día para otro, los efectos de red son tremendos, y es que si te comunicas con un grupo de gente razonablemente estable, la migración es rentable o factible solo si gran parte del grupo se cambia. Y ya sabemos todos que para cambiarnos necesitamos que alguien nos de una oferta mejor, en cuanto a usabilidad, vamos, rapidez, facilidad, lo-que-sea. No estoy seguro de que seguridad sea una de las características que la gente busca o le preocupa.

Más complejidad todavía si analizamos su posible rentabilidad por ingresos futuros. Dicen que respetarán el no incluir publicidad. Mi opinión es que seguramente no serán rentables de forma directa. Pero lo que le puede proporcionar a Facebook esta compra, si consiguen encontrar formas de integración razonables, es el mapa social de nuestras interacciones más personales. No aquellas que queremos retransmitir en público, sino las que nos guardamos para el ámbito de la privacidad. ¿Vale dinero esto? Si lo comparamos con las interacciones más publicas, y buscamos formas de que se integren, que pasen referencias de un lado a otro, que de cuando en cuando se entre en la aplicación de Facebook móvil… y que además esto se haga en los entornos donde Facebook no es líder en estos momentos… pues tenemos una combinación que puede ser razonable.

El precio claramente es muy elevado. Invita a pensar que otros estaban también pujando. Es interesante que se están construyendo gigantes que luchan por aprovechar nuestros datos -los datos de lo que hacemos- para ámbitos que eran insospechados hace poco. Si Facebook consigue sacar beneficio de esta compra, nos va a cambiar a todos el concepto de cómo se hace estrategia.

Por cierto. Si habéis visto la película de Facebook hay un detalle interesante, en plan venganza (en plan “hola, soy Iñigo Montoya, tu mataste a mi padre…). Sequoia es la firma de capital riesgo a la que el fundador de Facebook se va a visitar en pijama y bata para vengarse en nombre de su amigo Sean Parker (si, Justin Timberlake en la peli), que había tenido problemas con ellos. Basicamente les deja en ridículo. Algo parecido sucedió en la realidad claro. Y también les dejó en ridículo. Pues bien, las dos compañías que he nombrado, Instagran y Whatsapp, estaban respaldadas por Sequoia. En el caso de esta última, eran los únicos inversores y se calcula que han podido recaudar entre $3000 y $6000 millones por una inversión de $60 millones. No está mal como pequeña venganza.

29
ene

BN-BG303_gears__D_20140127113603El WSJ cuenta que Microsoft ha adquirido los derechos en exclusiva para Gears of War, uno de los títulos de más éxito de los últimos años. El trato puede parecer uno más pero seguramente apunta a un inicio oficial de hostilidades para capturar contenido en exclusiva, al estilo de lo que estamos viendo entre Netflix y Amazon. Sí, el contenido es el rey y más en los videojuegos, donde las ventas de tu consola dependen de que haya muchos usuarios, que quieren muchos y buenos juegos. Pero claro, al más puro estilo de la pescadilla que se muerde la cola, los desarrolladores de juegos claramente prefieren apostar por plataformas con muchos jugadores… así que para ser la plataforma con más jugadores te toca asegurarte que tendrás disponibles los mejores juegos. Y si además le haces la pascua a las demás y estos juegos son exclusivos, pues mejor que mejor.

El ejemplo tradicional lo tenemos en Halo, que es el título por el que muchos llevan tiempo comprándose la Xbox. Titulo exclusivo, buena calidad, lanzamientos más o menos frecuentes de nuevo título. Tampoco es que hayan descubierto la pólvora. Nintendo ha dominado el mercado de las consolas móviles durante mucho tiempo gracias a sus juegos -propietarios- de Mario y compañía. Sin embargo ahora el mercado parece que está en un punto interesante. Acaban de salir las nuevas consolas y la competición para quedarse con el título de campeón de esta generación solo acaba de empezar. En esta fase de la industria se trata de lograr  vender rápido el mayor número de consolas, para atraer no solo a nuevos usuarios (efecto “esta es la que hay que comprar”) sino también la atención de los desarrolladores de juegos (efecto “ahí está la pasta, la otra vendrá después”). Así que toca subvencionar de alguna manera la entrada o conseguir que exista una razón clara para comprarse una consola específica. La cosa está complicada, con los PC volviendo a ser una opción gracias a cosas como Steam, y nuevos entrantes en el mundo de los cacharros como la propia Steam (que anuncia sus máquinas aunque no están en el mercado todavía).

El movimiento de Microsoft se enmarca entonces en seguir buscando rentabilidad a su plataforma postulándola como la ganadora de esta generación. Sería una oportunidad para buscar entrar en las vidas de más usuarios y una fuerza más para traer cosas nuevas a sus usuarios. Incluso un móvil suyo que le guste de verdad a las masas. Quién sabe…

27
ene

Siguen llegando las noticias sobre las compras de Google. Este fin de semana se han comprado una empresa dedicada a buscar aplicaciones comerciales a soluciones de inteligencia artificial. Y parece que el propio Larry Page estaba metido en las negociaciones y en la ejecución del trato. El precio difiere según las fuentes, y parece que estará entre $400 y $500 millones. Parece sacado de una película, pero desde octubre Google se ha comprado un buen puñado de empresas relacionadas con la robótica, el machine learning, y temas relacionados. Está claro que su apuesta está centrada en que en los próximos años estas soluciones podrán llegar a ser opciones a nivel comercial. Pero también hay que tener en cuenta que la compra no significa que habrá un producto en la calle en unos meses. Estas compras son seguramente uno de los mejores ejemplos de cómo las empresas de éxito deben invertir en diferentes horizontes temporales para explorar nuevas fuentes de ingresos en el futuro. La compra de este fin de semana seguramente tenga efectos más o menos inmediatos en lo que hace Google. Las recomendaciones de productos que consumir (ya sean videos o aplicaciones o compras) pueden generar beneficios adicionales desde mañana. Pero probablemente todas estas compras combinadas nos indican algo más complejo.

Si miramos a los datos de Google vemos que sus ingresos están fuertemente ligados al buscador, un 63% en Q3 2013 (unos $9400 millones sobre un total de alrededor de $14900). Y un análisis incluso superficial de la situación etnológica actual nos habla de que la forma tradicional de conseguir información relevante por medios digitales está cambiando, basculando hacia las aplicaciones y los móviles. Esto deja a un lado del camino a los buscadores poco a poco. Y aunque los ingresos a corto plazo sigan creciendo, suponen una clara amenaza en el medio y largo plazo. Y es ahí donde entra la capacidad de exploración de la empresa y su inversión en proyectos “locos”. Lo que caracteriza a estos proyectos es que las tecnologías o tendencias en que se basan son tan impredecibles que los escenarios que puedes construir (qué productos comprarán los clientes, para qué, con que precio, de que empresas, sustituyendo a que, cubriendo qué necesidad…) son enormes en número y en “distancia conceptual” entre ellos. Pensando en el caso de los robots se me ocurren un buen número de opciones que no se parecen en nada para que los robots entren en nuestras vidas en digamos 10 años. Hoy Roomba o productos similares se venden en muchos sitios -digamos que normales- y cuando salió hace unos años a muchos les parecía un concepto totalmente ajeno al mercado. Se trata de buscar combinar exploración y explotación para intentar que el porcentaje de ingresos que tenemos proveniente de productos que no estaban en nuestra oferta digamos hace dos años crezca. Esta sería una buena medida de que estamos haciendo cosas nuevas. Y seguramente una buena indicación de que respondemos a las tendencias y a los clientes. En mi opinión, eso es lo que está haciendo Google. Buscando sus nuevas fuentes de ingresos para dentro de 5 o más años. Y dejando, en el camino, descolorados a muchos.

25
ene

touchid_heroParece que Apple puede estar de nuevo preparando una estrategia para entrar en pagos móviles. Si recordáis hace un par de años cuando iban a presentar el iPhone 5, todos los que tienen que ver con pagos estaban mirando con atención si Apple iba a sacar un sistema propio de pago con el móvil. Unos con miedo, porque podía quedarse con su negocio, otros con esperanza porque se iba a mover rápido hacia adelante un ecosistema entero de nuevos negocios.

Pero al final no pasó nada. Y algunos como Square se han beneficiado de que en este sector en plena evolución rápida estamos en la fase de construir un standard de pagos móviles que sea aceptable por los clientes. Es decir, que sea suficientemente cómodo y seguro para sustituir al efectivo y a las tarjetas. Entran aquí en juego factores como el tiempo que tardas en identificarte con el móvil, en hacer la transacción, en recibir un comprobante -mejor si es digital-… Y todo esto frente a sacar dinero del bolsillo o tu tarjeta de la cartera. Parecía que 2011 y 2012 y 2013 iban a ser -cada uno- el año de los pagos móviles. Y claro, no lo han sido. Pero sin embargo algo ha cambiado. Ya tenemos publicidad de pagos móviles por todas partes. Lideradas ya por las Telco -con Vodafone+Visa lanzando en España su sistema recientemente-, o por los bancos -otro mas- , o por los de las tarjetas de crédito.  Solo queda que los clientes lo usen. Y parece el momento de madurez suficiente como para llamar la atención de Apple. ¿Qué puede pasar si lo hacen?

Tenemos entonces una empresa con varios cientos de millones de tarjetas de crédito de clientes almacenadas. Pero no solo eso. Son clientes acostumbrados a pagar en su plataforma. Y si les ponemos un sistema suficientemente sencillo -incluyendo que sea fácil de adoptar por las tiendas y comercios varios donde comprar-, tenemos una mezcla explosiva para capturar una gran parte del mercado con estos clientes y llevarse parte de los beneficios. Aquí habrá un porcentaje que se quedará el jugador que controle el estándar de pago por encima de la tarjeta. Esa es la batalla. Aunque no solo, porque además está la cantidad de datos adicionales y capacidad de personalización/recomendaciones que tendrán los que capturen esas ventas.

El escenario entonces es otra vez de “cuidado que viene el lobo”, y como el siguiente modelo se presentará después del verano, no queda demasiado tiempo para prepararse. Lo de la huella digital del último modelo está claro en una estrategia donde identificar al usuario es importante. Y esta identificación en pagos de cantidades elevadas (más de 20€ es el punto de ruptura por ahora) es fundamental para que el cliente se sienta seguro.Quedan claro muchas preguntas, si será o no NFC, si será otra tecnología, si los famosos iBeacon va a tener algo que decir aquí (seguro que si, sabes que el cliente está aquí, puede pagar rápido, le puedo hacer ofertas específicas…)… Mi apuesta es que esta vez la cosa va en serio y en el 2014 vamos a tener una solución de pago integrada con el nuevo iPhone, incluso algo para este principio de año es posible.

Sobre Apple y su estrategia en pagos móviles, lo tratan varias fuentas hoy, desde un artículo del WSJ. El análisis de Techcrunch está bien construido.

24
ene

house of cardsEstaba hablando la semana pasada sobre House of Cards con un amigo que trabaja en el sector y pensando en la definición de “serie de televisión” a la que estamos acostumbrados. Lo de siempre: que interesante, como cambia las reglas del sector, que si la gente de Netflix se están pasando con el cambio de modelo de negocio, que cómo está el mercado que sube pero que no tanto, que si los ingresos online están bien pero no crecen tanto, que si los de la prensa están mucho peor, que hay que evitar estar como ellos…

Lo cierto es que el que una empresa de alquiler de películas de cine financie y publique online una serie, que la publique entera el mismo día para sus suscriptores, y que sea capaz de sindicarla en los países en los que no tiene presencia a canales tradicionales… pues como que cambia un poco los esquemas con respecto a la estrategia tradicional. A muchos niveles. No solo en cuanto a la comercialización y estructura de producción. También en cuanto al papel que van a jugar los distintos implicados más tradicionales. ¿Cómo serán de grandes las cadenas? ¿la producción será en empresas independientes o gestionadas por las cadenas? Y claro, quedan los nuevos jugadores ¿qué van a hacer los que vienen de internet? ¿Seguirán produciendo? Y algunos más, como los que hacen las teles -piensa en Samsung- y las empresas que hoy tienen poco que ver con este negocio como los Google o Facebook, que seguramente quieren una parte del pastel.

Y claro, pensando un poco parece que no solo estamos hablando de si las teles ganarán mucho o poco dinero, sino más bien de la forma de consumir contenido, de cómo de grande será el negocio, y de cómo se van a relacionar las marcas con sus clientes. Varios mercados en juego: contenidos, publicidad, cacharros. Con sus peculiaridades nacionales relacionadas con los diferentes grados de adopción de tecnología, pero con características comunes en un mercado cultural muy globalizado.

Así que si uno está en el sector o relacionado con él y quiere pensar en qué cosas hay que esperar como indicadores de cambio yo pensaría en las siguientes:

- A nivel de tecnología hay dos tendencias separadas que analizar. La primera en cuanto a ancho de banda, que ya se queda obsoleta para las líneas fijas, pero no para móviles, que podrán recibir en tiempo real una peli o serie en alta calidad (ya, ya, parece que ya se puede, pero los precios y la calidad no es para todos…). Así que en este punto nos ponemos un escenario de tres años. Queda uno más de tecnología. Que son las teles. 3d, 4k… mucha tecnología que todavía tiene que bajar de precio para que la gente vaya en masa a comprarla. Y sobre todo que tiene que ser adoptada en masa por los que producen el contenido para que merezca la pena meterse. Así que veremos a los productores de la tecnología subvencionando a las teles para que adopten la tecnología, y merezca la pena meterse… y también a los que producen contenidos y así… No mucho impacto por ahora parece. Si impacto para la velocidad en dispositivos móviles/precio de conexión.

- A nivel de las teles actuales. Parece que toca cambiar a modelos digitales que ofrezcan contenidos multiplataforma, más participación, más poder a los que hacen temas digitales, necesidad de buscar modelos de ingresos nuevos. Así que ahí tienes una oportunidad de desarrollar tecnología nueva y vendérsela, o formatos nuevos de programas. Mucha innovación en este área. Sobre todo para mantener la imagen de marca de la tele (la línea editorial de la prensa es lo mismo) para que la gente vaya a ver lo que haces porque en general le gusta. El tiempo real, lo local y lo especializado son buenos para las teles. Habrá cada vez más de esto, y menos enlatado.

- A nivel de producción de contenidos. Si quieres ingresos necesitas buen contenido -ya, muy listo y agudo ha sido el comentario. Para lograrlo incluyes formulas publicitarias dentro del contenido, y material que pueda salir por diferentes canales. Así que te implicas más en la producción. A nivel no solo de diseño sino de ejecución. Más integración entre unidades de producción. Empresas de producción más integradas. Así que si estás montando algo en este sentido, es un buen momento para pensar en integración de canales y ver si alguien te compra por tus historias o tu forma de hacer. Aunque habrá mucha competencia y los grandes se meterán también en proyectos de menor calado. Por eso decía Enrique el otro día

- A nivel de nuevos jugadores. Los que hacen contenido específico y exclusivo serán más. Y jugarán más agresivo. Si te vas a una plataforma porque tienen las mejores series, pues habrá más peleas por tener series como esas. Si HBO quiere cobrar un dineral por sus series y no es rentable para el modelo de Netflix. Pues Netflix se fabrica sus contenidos. Así que quedarán algunos grandes con músculo financiero para buscar alta calidad- alto coste- alto riesgo. Un grupo intermedio de distribuidores con capacidad para agregar + contenido específico. Y saldrán muchos que ahora están en el medio. Las Telcos, que ahora venden porque tienen fútbol, pues igual se lo tienen que replantear si el fútbol va por libre o se lo compra alguien más. El fútbol es tiempo real (no es tan interesante verlo tres días después verdad… así que al tiempo real lo dejamos aparte. Los agregadores lo tienen fácil, venderán pay-per-view en el corto plazo. Veremos si aguantan a los del all-you-can-eat. La recomendación (bien hecha) tiene todo el futuro del mundo. Tivo acaba de vender su parte de cacharros para centrarse solo en recomendaciones. Justo por eso.

Muchas cosas al mismo tiempo, pero que caracterizan un mercado que está en pleno cambio disruptivo. Un trabajo complicado pero muy interesante el de imaginar cómo será el sector en unos años. Eso si, por favor, que no me diga nadie que esto va a pasar mañana por la mañana. Lo bueno del cambio es que todavía la gente se  está sentando cuatro horas delante de la tele tradicional, así que el sector tiene todavía tiempo para reaccionar. Si, ha perdido a muchos clientes y otros ya nunca lo serán, pero hay tiempo para reaccionar.

Y esto todo se me ocurría mientras pensaba en House of Cards… que todavía no la he visto. Así que ahora va a tocar verla.

22
ene

t-mobile-mobile-moneyT-Mobile en USA va a ofrecer un sistema de pago móvil ligado a una tarjeta Visa de prepago, con el objetivo de captar a aquellos clientes que no pueden acceder a los servicios de banca tradicionales. Si, aún en un país tan avanzado como este, hay gente que no puede tener una cuenta bancaria tradicional o una tarjeta de crédito. La pista de que este tipo de soluciones podía tener éxito para ayudar a ofrecer servicios financieros a personas no banderizadas lo inició M-Pesa y lo ha continuado Movistar con Wanda en 12 países de América Latina. Ahora llega con una de las grandes (la tercera) en USA, y seguramente habrá más casos en función de su éxito.

Lo interesante es que se trata de que dos jugadores en teoría accesorios para los servicios bancarios modernos, un operador móvil y una empresa de tarjetas de crédito, toman posiciones en un servicio que en teoría debería ser ofrecido por los bancos. Y como además no necesitan ganar mucho dinero con este tema (ya lo ganan vendiendo planes de conectividad o comisiones y fidelizando a los clientes) pues pueden romper las tarifas y ofrecer condiciones muy ventajosas a estos clientes. Que ademas estarán encantados y seguramente seguirán con la compañía más tiempo que la media por esto del famoso “ya que” tengo estos productos aquí… pues voy a seguir porque es un poco complicado cambiarse.

A pesar de que el sector banca está intentando evolucionar a toda velocidad, le están saliendo competidores tecnológicos que atacan a los que no llegan a sus servicios, como es este caso o los primeros pasos de Square, o a los que quieren más simplicidad en sus actividades diarias, como serían los servicios actuales de Square para usuarios individuales -llegar a Starbucks y que tu café esté pedido y pagado.

Y lo peor de todo es que en muchos foros se sigue escuchando que las entidades bancarias tienen que ser startups que se muevan igual de rápido que las pequeñas empresas innovadoras. Esto, para la mayoría de las organizaciones del sector, es directamente imposible. Se han estructurado durante muchos años para intentar evitar errores, con mucha jerarquía y poca flexibilidad. Ahora es difícil cambiar de un día para otro. Lo que toca seguramente es utilizar esta capacidad de ejecución para ser capaces de convertir estos productos que van surgiendo y que tienen éxito en productos realmente de masas, mejorándolos y haciéndolos accesibles ha todos. Mientras tanto, los inconformistas seguirán inventando soluciones nuevas. No es coincidencia que los que se atrevan a cambiar las reglas sean los terceros del sector. Tienen menos que perder, mucho que ganar.

12
sep

La nube se empieza a hacer mayor

Escrito el 12 septiembre 2013 por Ricardo Pérez Garrido en Gestión de Tecnologí­as / IT Management

Si estás en el mercado de tecnología lo has visto durante el último año. Cada vez mas empresas de todos los tamaños migran parte de sus operaciones a la nube. Ya no solo temas marginales y en modo software como servicio, sin también operaciones más complejas, áreas más centrales a las operaciones clave del negocio, más y mas soluciones, facturación, capacidad.

Si eres uno de esos a los que esto de la nube les sigue sonando extraño, pues ahora mismo vete a casa y háztelo mirar. Porque lo que cada vez más gente tiene claro es que va a cambiar la forma en que las empresas contratan y consumen tecnología empresarial. De hecho va a cambiar el papel del director de tecnología en las organizaciones. Seguramente tendrá menos que hacer en sus funciones tradicionales, pero también más oportunidades para añadir valor en el puente tecnología-negocio que es fundamental para estar en el mercado hoy.

En un artículo sencillo y muy bien escrito, el NYT conecta varias de las tendencias actuales con la nube y el big data. El esfuerzo está ahora en encontrar las historias que convenzan a las organizaciones para dar el salto rápido. Se está acabando ya la época de los pioneros de estas tecnologías. Estamos empezando a tener estándares más definidos. Así que toca adoptar a toda velocidad para poder sacarle ventaja antes de que venga la siguiente innovación del sector o se convierta en un “algo más” que hay que tener para poder competir. No es fácil porque es una de esas innovaciones que hacen que tanto lo que saben hacer los departamentos de TI como sus inversiones tradicionales se vuelven en gran parte inservibles, obsoletos. Una gran oportunidad para el CIO, para que la I pase a ser innovación. No muchos lo conseguirán. ¿Cuántos en empresas europeas? ¿Y en España?

6
sep

samsung gearTodo el mundo hablando de lo desastroso que es el nuevo cacharro de Samsung. Parece que la visión más común por lo que he estado leyendo es que el producto no parece terminado del todo y es un esfuerzo por la empresa para llegar antes que Apple a la categoría. El análisis más interesante para mi es entonces pensar en si en realidad es tan importante llegar el primero o no, y cómo cambia esto las reglas del juego entre los distintos competidores. El análisis del cacharro mejor cuando ya tengamos casos de uso continuado (este no me lo compraré… esperaré a ver si Apple de verdad tiene algo preparado).

Los que llegan primero a este tipo de innovaciones tecnológicas suelen ser compañías más pequeñas. En este caso tenemos a Pebble desde USA y a I’m Watch desde Italia y seguro que alguno más que me olvido. Vamos que no son los primeros. Es lo normal. Incluso el rompedor iPhone tenía antes otros teléfonos táctiles en el mercado compitiendo con él antes de salir. Si el factor forma y uso y la conectividad… ya se… pero todos se fijan en la categoría “se puede tocar y se conecta a internet” y no era ni mucho menos el primero. El Gear de Samsung tampoco lo es.

Los que llegan primero suelen ser los que más experimentan. No hay todavía un estándar en la categoría y se trata de luchar por crearlo. Tanto en forma como en capacidades del producto. Samsung apuesta por que esté abierto y porque los desarrolladores aporten valor con aplicaciones. Ya tenemos algunas. Las de deporte y movimiento y localización parecen prometedoras. Las de fotos y demás no parecen aportar gran novedad. Todo está en el factor uso por los clientes. Seguro que nos sorprenden. Pero para eso hace falta escalar en tamaño la categoría, que ahora es totalmente marginal.

Y es en ese trabajo de extender una categoría de innovación tecnológica a las masas y convertirlo en un producto para todos donde entran “los que no son los primeros”. Normalmente otra empresa (quizás en este caso Apple) toma el concepto, lo convierte en estándar y lo hace crecer. Captura así gran parte del valor que se ha ido creando y, al sentar el estándar, hace que los demás le sigan. Despué´s´vienen las guerras por las distintas plataformas, intentar que solo quede una, fortalecer las relaciones con los participantes en la plataforma… pero antes, el que los clientes adopten el producto y se cree un estándar.

Samsung ha intentado jugar la baza de ser el primero. Por la recepci´ñon de la prensa no parece que su apuesta le vaya a permitir sentar el estándar de este producto. Sin embargo puede que haya conseguido algo importante que la mayoría pasa por alto: abre la puerta a desarrolladores para que hagan su trabajo con la posibilidad de experimentar con datos reales de usuarios, viendo casos de uso real y pudiendo adaptar sobre la marcha lo que hacen. Recordemos que esta es una clave en los mercados en red que son los móviles y todo lo que está alrededor.

Cuando/si Apple saque su producto, tendrá la ventaja de su aureola de marcar tendencias. Si al final no sale dejará hueco para que samsung afine su apuesta, abra el estándar a otros telefonos (¿Cualquier Android?) y desarrolle y escale la categoría. Le toca el turno a Apple. Si lo hace medianamente bien, y por comparación, tendrá todavía más beneficios por no ser el primero. Como casi siempre hace.

4
sep

Como si fuera uno de esos exploradores que uno se imagina recorriendo la Africa de hace un par de siglos. Encontrando sorpresas en cada obstáculo del camino. Con su capacidad de sorpresa mucho más intacta que nosotros, siempre buscando algo nuevo, algo distinto. Y dispuesto a fracasar en el intento. Así es como veo cada vez más a Amazon: ha renunciado a convertirse en un gigante que no es capaz de moverse. Y busca por todos los medios explorar qué es lo que quieren los clientes, cómo ofrecerles ventajas que sean de valor para su -cambiante- forma de relacionarse con la lectura.

Amazon nos enseñó que si, que estábamos dispuestos a comprar un “cacharro” solamente para leer. Al contrario de lo que decían todos los expertos en la época -un solo “cacharro” era el futuro- fueron capaces de posicionar el Kindle como un ganador y crear una industria entera. Y de acelerar la venta de libros electrónicos, cambiando las reglas de la edición, de la relación con los autores, de la forma de ganar en la industria.

Ahora va un paso más allá y anuncia que va a iniciar un programa por el que si tienes un libro en papel comprado con ellos desde que empezaron, te venden con un gran descuento (precio final entre uno y tres dólares) un ejemplar digital. Las consecuencias son inciertas, el precio también, el que la gente esté dispuesta a pagar parece que los analistas no lo tienen claro (si fuesen analistas compradores de literatura en Amazon seguro que lo tendrían más claro… pero bueno). Lo interesante es que Amazon todavía se atreve a hacer esto. No se comporta como un jugador que ya se ha hecho mayor sino como uno dispuesto a cambiar las reglas. ¿Cuantas empresas con su éxito y nivel de crecimiento todavía pueden hacer esto?

Queda ver cómo van a reaccionar los distintos jugadores. De los clientes no tenemos ni idea. Siempre dispuestos a sorprender al mejor gurú, harán lo que les venga en gana. Apuesto por una buena acogida de la iniciativa, y por gente teniendo sus librerías en papel y digital lo más parecidas posible. Un punto para Amazon en su afán de ser el proveedor de recomendaciones y conocedor de los gustos de sus clientes. Para los demás, incertidumbre. Las editoriales seguramente se lo pensarán dos veces, como siempre, tratando de proteger su negocio tradicional. Error de nuevo, veremos si terminan aprendiendo: su negocio tradicional se transforma. Mejor estar en las primeras líneas de la transformación.

Para los competidores, complicado hacer frente a esta medida en la empresa que más y mejor lleva vendiendo libros online, y que más ha crecido en este área. Buena forma de contrarrestar los intentos de Apple de tomar posiciones en el mercado. Para todos los demás, seguimos con la vieja ya regla de que mejor estar en el cambio y atreverte a hacerlo que esperar a que otro lo haga por tí. Demasiados incentivos para no cambiar en casi todas las industrias (y los directivos con alta aversión al riesgo y sobre todo a perder sus bonos)… más interesante para los demás.

3
sep

Ayer se anunciaba la compra, vista a nivel interno como una gran oportunidad (al menos eso es lo que comunica Steve Ballmer, CEO de Microsoft). Cuando se anunció la alianza hace un tiempo la reacción no fue muy positiva, con el clásico “dos perdedores no hacen un ganador”, Lo cierto es que la evolución desde entonces aparentemente da la razón al os críticos. Los nuevos teléfonos de Nokia, a pesar de conseguir mejores resultados no han podido capturar de nuevo la imaginación de los clientes y se quedan, a pesar de los números que le ponen en segunda posición a nivel mundial en número de unidades, muy lejos de los primeros en la categoría de smartphones.

La clave es que Microsoft se va a gastar todo lo que haga falta para intentar tener una cuota de mercado razonable en este mercado. Se juega la supervivencia como compañía en un mundo donde nuestras preferencias y uso de tecnología pasan de un mundo basado en el PC a un mundo basado en lo móvil. Todavía tienen fuerza suficiente, con 5000 millones de beneficio en el ultimo trimestre y 76000 millones en el banco para invertir.

Lo que toca es plantearse algunos escenarios posibles:

- El más positivo, donde todo funciona a las mil maravillas y son capaces de acelerar la integración y de generar otra vez interés en sus dispositivos. En este caso la cuota de mercado debería subir rápido hasta un 10% en smartphones rápido, seguramente antes en Europa que en USA porque es el mercado tradicional de Nokia. La gran oportunidad aquí está en el crecimiento de mercado en  países emergentes, acompañando el crecimiento de sus clientes y vendiéndoles un smarphone de altas prestaciones (y precio) después de que ya han experimentado uno de los más básicos. Lo complicado de esto es poner a la marca de nuevo a la altura de los teléfonos que la gente quiere tener. No está claro que Microsoft hoy sea capaz de hacer esto. Aunque todos pensaban lo mismo con las consolas y no les va nada mal.

- El mediocre, donde el negocio de smartphones de alta gama se abandona a favor de utilizar Nokia para entrar con fuerza en mercados emergentes con terminales baratos de windows y crecer así el ecosistema, tratando de en el futuro crecer en estos países y eventualmente ser capaz de relanzar la marca como opción una vez el sistema operativo es más competitivo y más conocido. Un escenario bastante probable dada la incapacidad que hasta ahora han mostrado las compañías para generar interés con sus modelos de alta gama. Las ventas han crecido, pero siguen lejos de los primeros, ni siquiera aparecen en la lista de los 5 top.

- El pesimista, donde la burocracia interna de microsoft hace que los modelos se ralenticen todavía más, que el sistema operativo no avance al ritmo que lo están haciendo Android y iOS. Esto forzaría a Microsoft a seguir invirtiendo. La siguiente en caer sería Blackberry, si es que no se la compra antes alguien para intentar utilizar su entrada en el mundo corporativo, donde todavía tiene una cierta fuerza. Muchos apuestan porque esta será la opción más clara, aunque parece que Ballmer está dispuesto a los cambios que haga falta (incluso se va a quitar de en medio) para conseguir cambiar la empresa.

Veremos si finalmente Gates vuelve de su retiro y le da la vuelta a la situación. En este juego del mercado movil estamos viendo cómo las empresas tienen que dedicarse a hacer estrategia en tiempo casi real, a ser capaces de competir y colaborar de formas que antes tomaban años para hacerse realidad y hoy meses, casi semanas. La decisión de Microsoft va a tomar cuerpo de forma muy rápida. Veremos los resultados en nuevos modelos seguramente antes de verano. A ver qué escenario (mas bien qué mezcla de escenarios) es el que se hace realidad. Seguro que no nos va a hacer falta esperar 30 años para ver el resultado (son los años que  Nokia ha estado en el negocio de móviles).

1 2 3 58

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar