21
Ene

Tecnología punta para el tercer mundo

Escrito el 21 enero 2008 por Julian de Cabo en Telecom

PeopleCall fue una de las compañías españolas de las que se hablaba a finales de los 90 como una iniciativa tecnológica interesante. Desarrollaron una tecnología de voz sobre IP que prometía llevar a casi cero el coste de las llamadas de teléfono aprovechando las conexiones de banda ancha.

Y como sucedió en tantos otros casos, entre la caída de los precios del teléfono, la crisis bursátil de las puntocom y la aparición de nuevas estrellas como Skype, nos olvidamos de ella sin más pensando que habría desaparecido por falta de objetivo en un mundo donde los messengers con vídeo y la banda ancha son moneda de uso corriente. En mi caso personal la daba por muerta y enterrada hasta este sábado en que, por esas cosas que tiene el destino, me encontré charlando con uno de sus actuales directivos que me contó la parte de la historia que me había perdido, y que resulta cuanto menos curiosa.

Cuando los inversores iniciales pensaron que la empresa tenía un futuro mucho menos brillante del previsto inicialmente, tuvo lugar un MBO por parte de unos ejecutivos que sí creían en el futuro del proyecto.

Hasta ahí no hay nada especialmente novedoso. Lo que llama la atención es el reenfoque que dieron al proyecto y que les ha hecho viables. Aprovecharon la sofisticada tecnología que habían desarrollado para crear un concepto de locutorio de gestión sencilla (y “rock solid” como cuenta su web) al que incorporaron un sistema de pago propio que funciona en países donde no existen tarjetas de crédito, y empezaron a visitar países del tercer mundo donde pensaban que su producto podía tener salida. El resultado hoy es una empresa que lidera el mercado de las telecomunicaciones para inmigrantes en 53 países, incluyendo algunos tan exóticos como Libia.

Vivir para ver …

Comentarios

Miguel 21 enero 2008 - 10:08

Nosotros usamos un 902 de PeopleCall y todas nuestras llamadas tambien las sacamos por ellos.
No tengo nada malo que decir de ellos. Lo cual es bueno en este tipo de servicio.

Julian de Cabo 21 enero 2008 - 11:31

Desde luego que no es poco, Miguel. Lo que siento es el tiempo y el espacio de que disponemos por aquí, porque si la historia es curiosa como telegrama, mejora muchísimo al escucharla junto con el anecdotario que llevan recogido en estos años.

De caso práctico, ahora que lo pienso.

🙂

Miguel Caballero 21 enero 2008 - 16:12

Yo conocí a Herme en la 1ª etapa, y el giro comercial de la empresa me parece acertadísimo, ya que se han topado con un mercado virgen sin competencia.

Algo parecido han hecho en España la gente de BEM (Banco del Emigrante).

PD: Emigrante, no Inmigrante. No es baladí…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar