4
Ene

Gracias, Troll

Escrito el 4 enero 2008 por Julian de Cabo en Comunidades / Communities

Los pocos o muchos que sigan este cuaderno de apuntes no han podido verlo porque los comentarios están moderados. Es decir: no se publican hasta que los hemos revisado para evitar “ruido”. No se trataba tanto de que nos preocuparan las críticas como las inserciones de publicidad por robots y ese tipo de cosas que suceden a veces en los blogs. Pero el caso es que el filtro ha evitado que se pueda leer al primer troll que he tenido. Y cambio de plural a singular, porque las decisiones de que hablaba eran cosa de los tres editores, mientras que la crítica del troll me la dirige exclusivamente a mi.

Dice literalmente:

Julián:

Aburres a las piedras. Eres un “señor” o “s…ito”

Pero te seguimos leyendo

No añado ni quito más que las itálicas y las comillas. La firma es tan falsa como suele serlo en este tipo de comentarios.

Pero el caso es que me ha dado que pensar. Inicialmente sobre si debía o no aprobar el comentario. Luego sobre los tópicos aplicables a una situación similar, desde el socorrido “¿cómo es posible que alguien pierda su tiempo en algo así?”, hasta reflexiones sobre el comportamiento humano cuando nos creemos que nadie nos ve. Nada especialmente revolucionario, sino lo normal en un ser humano a quien dan una colleja inesperada.

Y es que supongo que, por más que hayamos aprendido que es imposible gustar a todo el mundo, vamos por la vida esperando al menos no molestar. Tal vez por eso nos choque tanto que alguien invierta su tiempo en recordarte que puedes llegar a no interesar siquiera a quien te hace el favor de leerte.

Pero cuando uno lo mira bien, de una experiencia como esta, lo que se debe es sacar conclusiones. La primera es que debo agradecer a mi troll el tiempo y la atención que me regala, las oportunidades de mejora que señala, y la razonable corrección con que lo hace. La segunda es que tal vez merezca la pena replantearse a fondo el objetivo y la línea de estos comentarios, que tal ve debieran tener otro enfoque.

Sea cual fuere el resultado de esa reflexión, gracias a todos los que estáis ahí, sean cuales fueren vuestros motivos. Y aunque sepa que no es posible gustaros a todos, intentaremos que al menos podáis sacar algo positivo de estas reflexiones en el año que comienza.

Comentarios

Patxi Bonel 4 enero 2008 - 14:21

Julián, a mi los “trolls” me recuerdan mucho a las personas que dejan sus mensajes escritos en las puertas de los baños.

Te comento otro modo de ver el fenómeno “troll”.

Si lo piensas en términos estadísticos, la gente que realiza comentarios en mi blog suele ser entre el 1% al 5% del total de las visitas.

De estos comentarios que recibe un blog, seguramente mucho menos del 10% sean trolls.

Como en la vida real debe haber de todo, lo mismo ocurre en el mundo digital, y la aparición de un troll sólo significa que la difusión de vuestra página ha crecido en el último año. (Apuesto a que estáis muy por encima de las 1000 visitas/día).

Algo, de lo que alguien con la difusión de su blog como Enrique Dans sabe bastante.

Así que ¡¡enhorabuena!!, a vosotros os toca un troll… otros no tenememos ninguno. 😉

Feliz año!!

Julian de Cabo 4 enero 2008 - 18:53

Si te digo la verdad, no tengo la más remota idea de cuantos lectores tenemos, porque lo único que queríamos al empezar el blog era escribir sobre temas que nos gustan, sin estar tan mediatizados por la actualidad como la mayoría de lo que leíamos.

Pero supongo que tienes razón y que puede que se trate de simple estadística. El caso es que da gusto que hasta nuestros trolls sean diferentes. 🙂

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar