4
sep

¿Para que sirve la tecnología en las empresas?

Escrito el 4 septiembre 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Gestión de Tecnologí­as / IT Management

Revisando algunas de las publicaciones de este verano en blogs variados, me he encontrado con un intercambio de opiniones entre Andrew McAfee y Nick Carr que tienen su origen en un artículo de la Sloan Management Review de Cynthia Retting. El artículo describe el alto grado de complejidad que han alcanzado los sistemas de información en las empresas y, utilizando el ejemplo fallido de muchos ERPs que no hacen más que complicar la vida a las empresas… El argumento fundamental es que todo es ya demasiado complejo y demasiado “para iniciados”, que las empresas no pueden obtener ventajas de sus inversiones en TI porque nadie entiende que pueden hacer por el negocio. como McAfee, pienso que si bien el punto de la complejidad puede ser correcto, no se puede generalizar y decir que no hay efectos positivos. Estos efectos se han demostrado muchas veces. Lo que me interesa de la discusión es el tema de la complejidad-flexibilidad, que si uno se fija un poco aparece en todos los planes estratégicos de las compañías de telecomunicaciones desde hace un tiempo. ¿Hay una solución?

El soportar operaciones de millones de clientes en tiempo real no es una tarea facil. Hay que invertir muchos fondos en tecnologías que lo hagan posible. Y después hay que ocuparse de que sea posible facturarlos y cobrarlos, darles seguimiento y una buena calidad de servicio. Los sistemas de soporte a operaciones han de “hablar” con muchos otros, para cosas tan sencillas como recibir en tu factura la oferta correcta de productos que te puedan interesar, sin, por ejemplo, tentarte con un producto para luego decirte que no está disponible en tu zona. La complejidad y el coste de estos sistemas se dispara. Y sin embargo para competir hay que ser capaz de reaccionar rápido, ser capaz de crear productos más complejos, con modelos de facturación novedosos y una calidad de servicio intachable. Una pesadilla, vamos.

Algunos han visto en SOA (service oriented architectures) la solución, pero los estándares y las necesidades de cambio que acarrean hacen que el tema esté, como poco, “verde”. Seguramente algo parecido a una solución pueda estar en una mezcla de factores organizativos y tecnológicos, como siempre. El hecho de que esta discusión esté en marcha a nivel global entre la academia y la industria da una idea de que esta industria está luchando con los mismos molinos que los demás, aunque quizás la velocidad que necesita alcanzar hace que se los encuentre un poco antes que los demás.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar