28
Mar

Que el mercado nos proteja. (Una vuelta rápida a la LAECAP)

Escrito el 28 Marzo 2007 por Julian de Cabo en Internet

Estamos de nuevo oyendo cosas estos días sobre la “Ley para el acceso electrónico de los ciudadanos a las administraciones públicas“. La verdad es que no solemos estar demasiado pendientes de temas normativos, excepto cuando en ocasiones hay alguna cosa suelta que nos llama la atención, como fue el tema de la inclusión digital hace ya mucho tiempo.

Pero esta vez hay algunos puntos sobre los que detenerse. Y de ellos, probablemente el más curioso sea la pretensión de algunas asociaciones de que le ley apueste por “estándares internacionales abiertos” en lugar de por “estándares internacionalmente reconocidos”. Según se lee en algunos sitios, éste sería el mejor modo de dar cumplimiento a la pretensión de “neutralidad tecnológica” contenida en la Ley.

Cualquiera que me conozca sabe que jamás tuve nada que objetar al uso libre del software que cada uno quiera emplear. O que me fastidian particularmente los diseños web no estándar que limitan la usabilidad de determinadas páginas. Por ello me parece que la apuesta por el uso en la Administración de una tecnología compatible con todos, me parece un principio lógico y necesario. Estoy convencido de ello. Pero también estoy convencido de varias cosas más.

La primera, de que en el pecado está la penitencia: cuando uno se empeña en imponer el pensamiento único, pierde audiencia. Y ello con independencia del lado en que uno milite, porque eso le coloca “frente” a los del otro.

La segunda, de que no hay mejor forma de sentar estándares que el mercado. Cuanto menos intervenga el Estado en decirme qué debo hacer o no hacer, mejor para todos. La industria informática no ha necesitado a nadie para que hoy nos entendamos sin problemas, y no veo una razón para que haya que ayudarla ahora. Ya se sabe que no hay mentira peor que aquella de “hola, soy del Gobierno y vengo a ayudarle”.

La tercera, de que si alguien quiere imponer aplicaciones de aspecto y funcionalidad soviéticos sobre las que el mercado lleva empleando años, haría mejor en intentar arreglarlas que en tratar de obligar a la gente a pasar por el aro.

Pero en definitiva, aunque no pertenezco a ninguno de los imperios del mal que deben ser combatidos, si trabajara en alguno de ellos nada me tranquilizaría más que ver los sistemas que proponen para acabar con mi antinatural dominio. Y es que, afortunadamente para todos, hay un mercado ahí fuera. Y el mercado manda.

Comentarios

Miguel Roig 28 Marzo 2007 - 15:26

Uno de los ejemplos que mas me gustan de esto que comentas se ha dado en el sector aereo.
Por un lado Boeing (empresa privada) y por otro Airbus (empresa “privada”).
La primera escuchó lo que pedía el mercado y se lanzó a construir aviones pequeños.
La segunda decidió como debería ser el mercado y se lanzó a construir aviones grandes.
El resto ya lo conocemos.

Guzmán 28 Marzo 2007 - 18:45

Suscribo de la A a la Z tu discurso de tono “liberal”. He estado echando un vistazo al borrador de la Ley y, como dices, hay muchos puntos donde uno podría detenerse (para empezar, el calendario, cuanto menos dudoso que en dos años lleguemos tan lejos).

Estamos en una etapa de convulsión: el paso del push al pull, en todas sus dimensiones. Y hay quien no acaba de enterarse. Tiene gracia que los poderes públicos promulguen leyes para obligarse a sí mismos a desarrollar su trabajo. Mucho me temo que este anuncio se quede en un efectista elemento de campaña electoral, sin la adecuada reflexión y rigor que la importancia del tema merece. Menos palabras y más hechos.

Que nos presenten un plan realista de transformación de la administración, iniciativa por iniciativa, y nos dejen de disposiciones vacías o absurdas, como la referida en este post sobre la neutralidad tecnológica. No vaya a resultar ahora que, por evitar utilizar software “propietario” nos quedemos sin los preciosos Flash y el estupendo GeoShow3D de http://www.spain.info 🙂

Fernando Acero 8 Abril 2007 - 11:24

Yo no puedo estar de acuerdo al 100% con lo que comentas. Por ejemplo yo no intento imponer nada a nadie, simplemente he revisado la documentación relevante y he llegado a una serie de conclusiones. Conclusiones que se pueden llevar a cabo con software propietario o software libre, aunque en la documentación de la Unión Europea también se dice lo contrario.

Este es mi artículo en el que estudio la situación actual y desgrano los motivos por los que de debería cambiar la redacción actual.

Me cuesta pensar que estoy equivocado; LAECAP
http://fernando-acero.livejournal.com/35272.html

Creo que logro demostrar que la Administración solamente debe usar “estándares abiertos” como único camino para conseguir la “neutralidad tecnológica”, que es lo que dice la Unión Europea en sus escritos relacionados con la e-Administración.

De todos modos, a los que se han lanzado a meter términos en la Ley, como el de “estándares de uso generalizado” o “estándares reconocidos internacionalmente”, me gustaría que los definieran con precisión antes de incluirlos en la Ley.

Un saludo, Fernando Acero

juantomas 8 Abril 2007 - 14:13

guzman: lo que estamos promoviendo es tan sencillo como que el estado no me obligue a comprar software privativo para comunicarme con el cuando en absoluto es necesario. Y tu has puesto un buen ejemplo que para hacer un impuesto sea necesario flash o geoshow3D o tener que comprar un sistema operativo me parece una aberración. Una aberración que ya existe y sufro y es completamente innecesaria.

alberto blanco 9 Abril 2007 - 10:16

Siento discrepar frente a tanta condescendencia, pero el artículo parte de un planteamiento falso.

las relaciones del ciudadano con la Administración Pública no deben regirse por las reglas de mercado. El mercado no regula los servicios públicos o ¿acaso es que para pedir un certificado de empadronamiento, pagar un impuesto, o presentar una declaración operan las reglas de mercado y debo utilizar estándares de pago?. Pero voy más allá ¿que problema supone el uso de un estandar abierto y publico el perjuicio de determinadas empresas que pretenden imponer el suyo o estandar de facto? Ah, por eso dice usted que deben imperar las reglas de mercado, porque ya que se usa algun estandar, por lo menos que se beneficie a la empresa privada.

Utilizando su segunda argumentación: “no hay mejor forma de sentar estándares que el mercado”. Perfecto, como hay estandares arraigados que son abiertos, utilicemos éstos. Pero porque son de uso mayoritario y le benefician al usuario, no por otro causa. Pero voy más allá, la Administración no tiene por qué sentar estandares, con utilizar los existentes es suficiente y si además son gratuitos, conocemos en detalle su implementación, mejor que otros que necesitan el pago de royalties y que además no son públicos y se desconoce gran parte de su implemetación.

Reitero mi postura, el mercado no debe regular las comunicaciones/relaciones del ciudadano con la Administración. Entrar en ese juego es

Por último, su tercera argumentación “alguien quiere imponer aplicaciones de aspecto y funcionalidad soviéticos sobre las que el mercado lleva empleando años” nos deja claro su pelaje, y no lo digo por nada sino porque una manifestación de este tipo lo único que le hace pensar a una persona conocedora de los dos “mundos” es su amplio nivel de ignorancia en este asunto. Ni siquiera se ha documentado al respecto, lo que me lleva a pensar que su manifestación en este sentido ha sido por la información sesgada que ha recibido.

Guzmán 9 Abril 2007 - 14:45

Bueno, parece que el tema despierta interés 🙂
A estas alturas de mi “e-vida”, no voy a ser yo el que ataque al software libre. Es más, si me he decantado por una PS3 en lugar de una Xbox 360 es para poder huir del “imperio” y tener un Media Center basado en Linux como Dios manda. Pero de lo que yo quería daros mi opinión en el post anterior es de algo más “filosófico”. Para mí quien tiene que responder a las necesidades de la sociedad es la Administración, y cualquier sesgo, cualquier limitación que se autoimpongan (por Ley, se entiende) me parece, de partida, innecesaria. Estoy totalmente de acuerdo con Sergio en que los conceptos utilizados dan lugar a incorrectas interpretaciones. Por este motivo, digo yo, ¿por qué no dejarse de enunciar términos y garantizar un compromiso de servicio a TODOS los ciudadanos? Y cuando digo TODOS me refiero tanto a los que valoramos y coincidimos con el proyecto GNU como aquellos que, voluntariamente o no (ojo, hay mucha gente que es cautiva de software y no tiene la capacidad de elección), hacen uso de otras herramientas software no abiertas. Eso sería “neutralidad tecnológica”: que el usuario no tenga que adaptarse al proveedor, sino este al usuario.
Juantomas: creo que me has malentendido, evidentemente para pagar impuestos no debería necesitarse Flash, pero si resulta que un día se detecta un número significativo de usuarios que lo reclaman, ese servicio debería ofrecerse. Para mi concepción del Estado moderno, la Administración debería ser proveedora de un servicio de excelencia a sus clientes (ciuidadanos) y actuar como una “empresa” modélica, que nos escucha y satisface a todos. Y, caramba, si podemos disfrutar viendo animaciones en flash en sites como spain.info, ¿por qué prohibirlo por Ley? ¿no sería mejor, como hemos hecho los que hemos trabajado como productores para sites privados, hacer dos versiones del servicio? Etc.

Julian de Cabo 9 Abril 2007 - 15:48

Alberto, siendo rápido:

1.- En ningún caso he afirmado que “las relaciones del ciudadano con la Administración Pública deben regirse por las reglas de mercado” ni nada remotamente parecido.

2.- Tampoco me he manifestado en contra de “el uso de un estandar abierto y publico”. Más bien lo contrario. Relee mi tercer párrafo, por favor.

3.- Respecto a que “la Administración no tiene por qué sentar estandares, con utilizar los existentes es suficiente”, no puedo estar más de acuerdo. Basta con releer lo escrito de nuevo.

4.- Con relación a que “el mercado debe regular las comunicaciones/relaciones del ciudadano con la Administración”, me gustaría saber donde dije eso.

5.- Y frente al argumento sobre el aspecto y funcionalidad de determinadas aplicaciones, entras ya en descalificaciones del tipo “nos deja claro su pelaje”, o afirmas que mi “amplio nivel de ignorancia en este asunto” dado que “Ni siquiera se ha documentado al respecto, lo que me lleva a pensar que su manifestación en este sentido ha sido por la información sesgada que ha recibido”.

A esa última pensaba responderte, pero creo que no es necesario. Me pongo a tu disposición para que me ilustres al respecto.

Julian de Cabo 9 Abril 2007 - 15:58

Juantomas:

Creo que estamos básicamente de acuerdo Guzmán, tu y yo. Al menos si lo he entendido bien. Que no es mucho más complicado que:

1.- El ciudadano tiene derecho a relacionarse con la Administración con el software que libremente elija.

2.- El mejor modo de garantizar a todos esa capacidad de relación está en el uso de estándares abiertos.

La idea de fondo que expones es correcta a mi juicio: no se puede obligar a nadie a usar un producto concreto. Pero eso no es incompatible con lo que dice Guzmán. Si una mayoría de usuarios tiene “Flash” … ¿por qué “prohibir” su uso? Para mi es suficiente con que se garantice que la minoría que no desea usarlo pueda acceder a la misma información.

Julian de Cabo 9 Abril 2007 - 16:14

Fernando:

Comparto tu preocupación por el alcance de las expresiones que mencionas en tu comentario. No hay cosa que más pánico produzca que un concepto jurídico indeterminado. Es tanto como dejar que el espíritu de la norma se pierda o no sólo con la interpretación que se haga luego. Incluso la expresión “estándar abierto” confunde a mucha gente.

Pero sigo pensando lo mismo: que se trata de garantizar que todos podamos acceder a la misma información sin que nos suponga un coste adicional o la necesidad de cambiar el software que usamos. No de que cambiemos una imposición “de facto” por otra “de iure”, sean del signo que sean.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar