15
Dic

La nueva gran aplicación que será el Google del futuro. Un YouTube que nos haga ricos. Algo tan sencillo como el SMS y que nos proporcione montañas de dinero en las nuevas redes que estamos creando. Algunos se van a dormir con la esperanza de que el sueño reparador y creativo les permita despertar de un salto y apuntar esa maravillosa idea que va a cambiar su negocio y su vida.
Supongo que la gente está teniendo muchos sueños productivos, ya que la impresión que queda cuando se mira al número de proyectos distintos que los principales competidores de “esto de la internet” es dificil de seguir. La sensación es que están pasando demasiadas cosas a la vez. Cada día tenemos una nueva herramienta, seguramente útil, pero que no tenemos muy claro si usaremos alguna vez. Y eso para los grandes. Si nos vamos a mirar a las pequeñas empresas que están probando cosas nos metemos en una nube de ofertas. La preocupación es si esta ola de productos responde a una estrategia clara, que al final quiere que la relación del cliente con una empresa determinada sea… ¿Nos da la impresion de que los puntos suspensivos están claramente detallados o que son eso, puntos suspensivos? Y no digo que la visión tenga que estar totalmente desarrollada, pero parece que la respuesta de algunas empresas está siendo disparar a todo lo que se mueva. Una estrategia curiosa, parecido a lo de extender la mantequilla de cacahuete demasiado fino, que decían en Yahoo hace poco.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar