20
Feb

Los pobres también lloran

Escrito el 20 Febrero 2006 por Julian de Cabo en Open Source / Linux

Soy de los que piensan que el saber sí ocupa lugar, y que la mente humana va descartando con el tiempo aquellas ideas que no merece la pena retener más allá de donde deben ser útiles. Supongo que por ello no me sorprende recordar mucho más que el título de algo que supongo culebrón de los de hace unos años, y que se llamaba “los ricos también lloran”, que hoy les traigo adaptado.

El caso es que recordé el título porque cuando uno piensa sobre temas es los que tenga que ver Microsoft, es difícil sustraerse de la realidad de que se trata de una compañía donde trabaja, no un rico, sino el hombre más rico del mundo. Y como habrán adivinado, lo que pensaba comentar tiene que ver con la compañía de Redmond aunque sea tangencialmente.

El hilo de la historia comienza con Firefox, que es el navegador que llevo meses usando en mis distintos ordenadores, y con el que estuve satisfecho hasta fechas muy recientes. Como más de uno habrá adivinado, justo hasta la aparición de la 1.5, momento en el cual el programa ha ido comportándose de un modo mucho más errático de lo habitual.

Extrañado por esta “tendencia a la dispersión” de una herramienta a la que he tomado aprecio por muchas razones, comenté el tema con algunos de mis amigos y colegas, con el resultado de que no es sólo a mí a quien maltrata la aplicación desde ese upgrade, sino que somos muchos los que lo sentimos cada vez más pesado e inestable con cada nueva release.

Y conste que me parece bien. O al menos, normal. Y asumo que este fenómeno es casi inevitable en cualquier producto software de una cierta complejidad. Lo que me parece anormal, es que nadie comente sobre esto. ¿Imaginan ustedes la rechifla si lo mismo huberia sucedido con la penúltima “Beta” de Explorer 7 o algún producto Microsoft?. Con un poco de suerte, hubiéramos cerrado el tema con sólo diez o doce portadas de periódicos y la apertura de un par de telediarios.

Sin embargo, el tropezón lo tiene Firefox, y aparentemente a nadie le importa. Nadie le reprocha a los chicos del “explorer alternativo”, ni pone a parir el errático funcionamiento de la aplicación.

Tal vez porque tristemente tambien en este mundo de la tecnología, que los pobres lloren no importa a nadie. Como dijo el clásico la noticia no es que un perro muerda a un hombre, sino que un hombre muerda a un perro.

Pero mal vamos si el rasero para medir el desempeño de las tecnologías se apoya en un criterio religioso. Firefox 1.5 es una mala continuación de un navegador que sigue teniendo muchas cosas buenas … aunque con una release menos de margen para capturar a los usuarios insatisfechos de otras plataformas.

Y cualquier otra crítica que se le haga será un flaco servicio al propio interés de Firefox.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar