23
Feb

El peligro de convertirse en irrelevante

Escrito el 23 Febrero 2006 por Julian de Cabo en Software

Pese a que tenemos como política no hablar de nuestro día a día en el blog, en esta ocasión me salto la norma durante un par de frases a los solos efectos de contextualizar el comentario, y dado que tiene interés. La historia que cuento hoy tiene su origen en un curso de tecnología para directivos no técnicos. Un programa que hicimos una vez en el año 95, y que sacábamos a la luz este año, a petición de algunas empresas. Lo que de por sí es todo un síntoma, aunque ya me esté yendo “hacia un lado”.
Retomo el hilo, pues. Una de las sesiones que me tocaba impartir en este caso era la dedicada al papel de las comunidades en el desarrollo de conocimiento en general, y su impacto en las tecnologías en particular. Y como no puede ser de otro modo, tocábamos el tema de Linux, que es de los que siempre terminan por provocar debate, con bastante independencia del perfil del público. Es de esos temas que ha transcendido del ámbito técnico a la prensa general. O casi.
El caso es que en esta ocasión, tras hacer un balance que intentaba ser equilibrado entre pros y contras de cada alternativa en cada ámbito, me encontré con una pregunta nueva. Debe ser cosa del contexto, que no era el de la habitual clase de sistemas con un puñado de ingenieros conocedores. Y la pregunta fue del calibre de: “Pero Julián, llevamos ya algunos años hablando de Linux, y no termina de arrancar. ¿Qué piensas que le falta?”.
Si ese tema te lo plantean desde la industria, la respuesta termina por entrar en el análisis de lo que dan de sí las interfaces de usuario, el soporte de aplicaciones, etc, etc. Pero en este caso era tal la carga de ingenuidad que había, tal la sorpresa, que no me valía el argumento clásico. La pregunta de aquel ciudadano se podía traducir como: “si es tan bueno, como es posible que no explote”.
Y no sé si en aquel momento vi la luz, o lo que le contesté fue una solemne estupidez, pero dije lo que se me vino a la cabeza. Que fue: “porque en el fondo no le importa a nadie”. Y a continuación no pude evitar pensar (y en voz alta) que tal vez ese era un problema compartido entre Linux y la próxima generación de sistema operativo de Microsoft: que ya nadie (o casi) habla de ello como algo relevante para nuestro futuro individual, y no digamos para el corporativo.
¿Alguno de los que lee esta página está pendiente de Windows Vista o de Ubuntu 6?. Pues creo que ese es el problema real. Lo que nos interesa son los servicios a que accedemos como capa última de una pirámide donde a nadie le importa como se llame lo que hay en el escalón de la base.
Y a los que llevamos tiempo en esto no nos queda más remedio que recordar aquella frase de un presidente de una gran multinacional que llegó a afirmar que “Windows es parte de mi estrategia”. ¿Se imaginan a algún ejecutivo repitiendo esa idea en pleno 2.006?
Pues tal vez ese sea el problema …

Comentarios

Jose Enrique Alvarez 23 Febrero 2006 - 12:46

Querido Julian. Coincido plenamente con lo que has dicho. ¿Que nos importa el software que tengamos siempre que los que nos proporciona sean los que realmente necesitamos? Sinceramente….nada.
Cuando leia el post me acordaba de lo que nos decias en clase: el sistema operativo tiende desaparecer. Entendiendo como desaparecer a que va a perder su poder actual.
Al final lo que quiero es utilizar un procesador de textos. Por tanto, porque tengo que tener Windows o Linux si lo unico que quiero hacer es escribir una carta. Ergo, lo que necesito es el servicio para poder escribir esa carta. Simplemente nada mas.
Quiza algun dia lo consigamos: servicios y no software en concreto.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar