15
Feb

A vueltas con la VoIP

Escrito el 15 Febrero 2006 por Julian de Cabo en Telecom

Por José Enrique Álvarez Fernández, EX-MBA Instituto de Empresa

La voz sobre IP (VoIP) lleva entre nosotros bastantes años, si bien no es hasta hace bien poco tiempo que ha adquirido una relevancia social que ha disparado las preocupaciones de los operadores de telefonía fija y de telefonía móvil.
Pero ante la pregunta de porqué se preocupan en este momento los operadores de telecomunicaciones y antes no, la respuesta surge de manera casi inmediata. Hace unos años no nos encontrábamos en la situación de convergencia digital en la que actualmente vivimos.
Es precisamente la convergencia de los mercados digitales, a saber, telecomunicaciones, tecnologías de la información, electrónica y contenidos audiovisuales en todos los ámbitos posibles de convergencia (tecnológico, económico, social y regulador) lo que esta permitiendo que exista una oferta de productos y servicios en el mercado que, tradicionalmente estaban restringidos a los operadores de telecomunicaciones pero que ahora se abre a nuevos entrantes o players como veremos más adelante.
Por otro lado, tenemos el desarrollo de los accesos de banda ancha que permite que un mayor numero de usuarios pueda aprovechar en toda su extensión las ventajas que los nuevos servicios ofrecen.
Y, ¿cuáles son las ventajas de la VoIP para un usuario?. Casi todo el mundo sabe o intuye que el principal atractivo de la VoIP es que todas las llamadas que se hagan entre los usuarios de un mismo proveedor de servicio son gratuitas y que, además, el precio de las llamadas a teléfonos fijos y móviles que no estén con el mismo proveedor el precio es mucho más bajo que si se utilizara la red tradicional. Esto, como es obvio, supone un importante ahorro de costes sobre todo para las empresas.
Otra de las principales ventajas es lo que se ha denominado nomadismo, es decir, poder utilizar los servicios en cualquier lugar del mundo siempre se cuente con el equipamiento necesario (típicamente un ordenador y una conexión de banda ancha). Mientras escribo esto me imagino en la habitación de un hotel después de una reunión maratoniana, enchufado a la conexión de banda ancha proporcionada por el hotel, hablando con mi mujer vía Skype. Lo más curioso es que como los dos somos usuarios de Skype, el coste de la llamada será cero euros. Bueno, eso si el uso de la banda ancha en el hotel y el ADSL de casa fueran gratuitos.
En definitiva, y como si de una definición se tratara, la VoIP aporta la capacidad de comunicación en tiempo real en cualquier sitio utilizando un único dispositivo que en cada momento aprovecha la infraestructura disponible más eficiente en costes y prestaciones, de manera transparente al propio usuario.
Desde el punto de vista regulatorio la VoIP se considera actualmente un servicio sobre la banda ancha. A priori, ningún país del mundo (con la excepción de Finlandia) lo considera un producto sustitutivo de la telefonía tradicional, y por tanto sujeto a sus exigencias (calidad, números de emergencia, numeración geográfica, servicio universal,”). Sin embargo, este planteamiento inicial se está revisando lo que sin duda tiene una incidencia muy importante en los actuales modelos de negocio. De hecho, Skype se considera como una empresa que desarrolla software y por tanto la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones no intenta regular el servicio que ofrecen.
Pero, ¿qué impacto puede tener la VoIP en el mercado?
Si se analiza la evolución de las cifras del negocio de la voz desde el año 2000 revela una importante tendencia de migración de minutos de tráfico de voz de la telefonía fija a la telefonía móvil, un incipiente fenómeno de reducción de las líneas fijas, y un importante avance de los accesos a Internet de banda ancha.
Ante este fenómeno de migración de los operadores de telefonía fija deberían preocuparse por su actual modelo de mercado si bien, su preocupación se ve minimizada por el espectacular desarrollo de las líneas de banda ancha que está compensando la pérdida de minutos de voz.
Pero no hay que perder de vista que el desarrollo de las líneas de banda ancha conjuntamente con la tecnología de VoIP se presentan como elementos rupturistas a medio plazo en la evolución del mercado.
Los operadores de VoIP (Skype, Vonage, etc) son operadores que para el incumbente (operador tradicional) son un ISP robándole el tráfico de voz típicamente internacional o de larga distancia (los de mayor coste) ya que el cliente continua teniendo un número de teléfono, ahora asociado a una dirección IP, y puede realizar llamadas tanto a clientes dentro de la red del operador, como fuera de ella usando la red pública conmutada.
De esta manera, los usuarios de Skype, por ejemplo, pueden llamar de manera gratuita a otros usuarios de Skype y a coste de llamada local a numeros de telefono fuera de la red Skype. Con este modelo, Skype, ofrece a sus clientes formar parte de una comunidad en la que todos los que estén en ella se benefician y así establecer un sistema de lock-in para evitar que otros operadores puedan quitarles clientes y así reducir su tasa de churn.
En resumen, los distintos agentes del mercado tienen los mismos objetivos:
* Creación de mercados que aumenten la base de clientes.
* Incremento el ARPU y la satisfacción de los usuarios.
* Reducción del churn.
* Reducción de los riesgos del negocio y optimización de los costes
En la medida que estos accesos de banda ancha pueden tomar la forma de accesos inalámbricos, basados por ejemplo en tecnología Wi-Fi, el, por ejemplo modelo de Vonage generalizado de este modo podría colisionar con los intereses ya no de operadores de telefonía fija, sino de operadores móviles. El uso de la tecnología IP, ligada a un acceso inalámbrico, que permita cursar no ya datos, sino también voz, abre nuevamente perspectivas e incertidumbres en el negocio de la voz.
Por ultimo, la VoIP acerca el mundo de la telefonía al mundo de los datos, y con ello el software adquiere protagonismo. Si el software puede convertirse en el nuevo protagonista, los operadores de comunicaciones tradicionales pueden perder su hegemonía a manos de los desarrolladores de software y de aquellos más cercanos a los equipos donde este software residirá o no. El posicionamiento de empresas como IBM y Microsoft en el emergente mercado de las live communications hace prever que finalmente entrarán en la industria de aplicaciones cliente software VoIP, y con ello, de lleno en el mundo de las nuevas telecomunicaciones.
En conclusión y en mi modesta opinión la VoIP tiene todo para desencadenar a medio plazo importantes transformaciones en el negocio de la voz tanto fija como móvil. Es la nueva killer application.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar