5
Ene

Carta a los Reyes Magos

Escrito el 5 Enero 2006 por Salvador Aragón Álvarez en Uncategorized

Cercanos ya a la festividad de los Reyes Magos, y contagiado por el espíritu navideño, no puedo resistir la tentación de escribir una carta con algunos de los deseos que nos permitirían impulsar la convergencia digital en España.

Al igual que los Magos de Oriente, comenzaría por el oro. Los servicios convergentes demandan de financiación por parte de las empresas para su desarrollo, y de capacidad adquisitiva por parte de los usuarios. No cabe duda que el primer paso para el desarrollo de una sociedad digital es que sus ciudadanos puedan permitirse los servicios ofertados. La relación existente entre la renta disponible y el grado de penetración de Internet nos ofrece un buen ejemplo de ello.

Así mismo, una sociedad convergente madura debe ser capaz de generar una constante oferta de nuevos servicios, para lo que sus empresas deben contar con los recursos suficientes. Por ello la innovación y la productividad, como generadores de riqueza, constituyen un primer deseo para este año 2006.

El segundo de los presentes que la tradición asocia a los Magos es el incienso, utilizado como símbolo de adoración y reconocimiento. En esta carta a los reyes convergentes sin duda este papel estaría cubierto por un incremento en el uso de los dispositivos y servicios digitales. Un crecimiento no soportado por un mero deslumbramiento si no por la constatación que su utilización mejora la productividad de nuestras empresas, y la calidad de vida de nuestros ciudadanos.

Y por último se encuentra la mirra, un símbolo de dolor, pero también de humanidad. Y en este sentido no podemos si no pedir que la convergencia sirva para hacernos más humanos, satisfaciendo las aspiraciones que nos definen como tales. Si la convergencia digital no sirve para que nos comuniquemos, relacionemos, conozcamos, divirtamos y aprendamos mejor, su desarrollo va a carecer de sentido. Por lo tanto, la adecuación de los servicios convergentes a nuestro contexto vital, es un tercer deseo que no puede faltar.

Y con la esperanza de que esta carta llegue a su destino, no me queda si no desearles un muy feliz año 2006

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar