1
Sep

Salvando la brecha digital (con un puente de madera)

Escrito el 1 Septiembre 2005 por Julian de Cabo en Educación / Education

Parte importante del ritual de la vuelta de vacaciones de verano es la compra de los libros de texto que nuestros hijos van a usar el curso próximo. Año tras año nos sorprendemos de la escasa correlación entre su precio y la profundidad de su contenido, pero lo asumimos como parte de todo aquello que en la vida lleva la etiqueta de inevitable.

Este año, sin embargo, las cosas han ido un poco más allá de la sorpresa por la vaguedad general de lo que mis hijos aprenden, y llevo un par de días sumido de lleno en la estupefacción más absoluta.

La culpa es de mi hija mayor, que comienza el ciclo llamado de educación secundaria. Visto lo que comentaré luego, adelanto la conclusión de que poco más adecuado podía ser el adjetivo (secundaria) para matizar adecuadamente al nombre “educación”.

Entre las materias que van a ser objeto de su estudio, este año aparece una asignatura novedosa para la cual compramos -a 21 euros de vellón- el libro llamado “Tecnología Informática”. Como novedad curricular, se supone que esta obra será para muchos chicos la puerta de entrada al mundo digital.

Tal vez por ello, el capítulo 4 de la obra lleve por título “La Madera”. ¿De qué si no se hacen las mejores puertas?. Una cosa es que todo cambie, y otra que las puertas sigan siendo lo que han sido toda la vida. Les juro que no escribo bajo la influencia de substancias que potencien la lucidez. El capítulo 4 se llama así, por la gloria de mi madre.

De hecho, de eso me dí cuenta al cabo del rato. La causa inicial de mi pasmo consistió en que, de un libro que consta de 200 páginas articuladas en torno a 10 capítulos, teníamos que llegar a la página 117 y el capítulo 7 (“El ordenador y sus componentes. Windows”) para encontrar algo sobre Informática en sentido estricto. Y cuando llegamos, es para comprobar algo que resulta interesante: que el primer titular que algunos chicos van a leer en su vida es que la informatica es Windows.

Cosa que tiene mucho de verdad a fecha de hoy, pese a las implicaciones político-religiosas que podamos encontrar alrededor de Microsoft y sus sistemas. Pero parece exagerado que ese capítulo 7 dedique sólo cuatro páginas a los ordenadores en general antes de pasar al sistema operativo Windows. Si se trata de que con esto estamos poniendo las bases de lo que es la informática en la cabeza de los chicos, se me ocurren mil cosas previas que contar antes de llegar a este punto. Y me temo que casi ninguna tenga que ver con la madera.

Igual lo que pasa es que, una vez más, estamos siguiendo tradiciones seculares y procurando que la formación no tenga nada de práctica. Puede que la razón de que el ordenador se vea (¿lo verán en realidad?) en el capítulo séptimo, sea permitir que los seis previos se hayan desarrollado en el confortable entorno del Aula “normal” sin que los niños destrocen la preciosa Sala de Informática.

Pero lo que parece claro es que pretender salvar la brecha digital con una formación que nos hace aprender cosas sobre la madera ¡a los 12 años! es llegar tarde y mal al punto donde todo arranca, que es la formación de los jóvenes. ¿Nos asombraremos de que dentro de unos años sigamos sin hacer el uso de la tecnología que hacen los países vecinos?.

Tal vez sería mejor anticiparse un poco, y pasar a “educación primaria” estas cosas, antes de que sea demasiado tarde.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar