Archivo de la Categoría ‘Wireless’

13
Feb

Cierto es que este post tiene bastante sesgo personal dado que soy parte implicada por dedicarme profesionalmente al mundo “mobile” y que puede decirse que “barro para casa” pero lo cierto es que no pretende sino mostrar una tendencia y una serie de errores que, a mi juicio, se siguen cometiendo.

Segun el ultimo estudio de la IAB, el tráfico móvil en España ya es de un 5%-6% del total del trafico web y que ha experimentado un crecimiento de entre el 300% -400% (en algunas webs), parece que desde el punto de vista de marketing se sigue considerando “residual” y no atractivo.

El otro dia, comentando con una persona responsable del mundo mobile en una gran agencia de medios, me comentaba un caso que me hizo reflexionar. Pongamonos en situacion: se esta planificando la campaña de Navidad para una importante empresa de electronica y se le propone realizar una campaña de marketing mobile en webs y aplicaciones afines a su target pero de manera muy “accurate”. Lo que se proponia era mostrar una serie de anuncios (desde simples banners hasta anuncios rich media) a usuarios que accedieran a esas webs y apps cuyo terminal tuviera mas de un año. La manera de segmentarlo era mediante el “user agent” que todo navegador tiene. El objetivo era claro: hey, tu movil tiene mas de un año y yo tengo unos modelos chulisimos todos nuevecitos. ¿Porque no se lo pides a los Reyes Magos?. Además el CPM no era excesivo y la inversion que se proponia no era una barbaridad. La respuesta: es muy interesante pero casi que prefiero gastarme ese dinero en UN anuncio en la tele en horario quiza no prime time y que no se quien lo va a ver.

Resultado: un “cañonazo en television” quiza no sea el camino mas eficiente para llegar a tu target: lo mismo el mensaje no llego a quien pudiera interesarle y por tanto la campaña no seria todo lo efectiva que toda persona de marketing desearía.

Con esas cifras de trafico y con la inversion comentada, ¿no merecia la pena probarlo? Tengo la sensacion que desde el punto de vista de marketing, se estan repitiendo errores cometidos con la web “tradicional” y que parece que no se aprende.

Pero seria injusto echar las culpas al mismo. Creo que parte del problema es de los profesionales que estamos involucrados en “esto del mobile”.  Estoy convencido que no estamos siendo capaces de transmitir las ventajas que tiene el mobile marketing y que nosotros mismos no estamos convenciendo a los responsables para que realmente apuesten por nuestro canal y las ventajas que tiene.

Vale, quiza no haya una masa critica suficiente pero el mobile marketing tiene a favor que no hay muchas campañas de marketing, que los precios son razonables, que las posibilidades de segmentacion y de “targetizacion” son enorme  y que por tanto merece la pena probar y medir. Ademas, el “marketing mobile” es cool y guay.

Conclusion: seguimos tropenzando varias veces en la misma piedra, seas de marketing o no.

2
Abr

En la definición de cuales serán los medios de acceso preferidos a banda ancha móvil para el futuro, dos de los estándares en competencia son Wimax y LTE. Nokia, que en principio está presente en ambos desarrollos, parece definirse cada vez más y hoy en el Financial Times se descuelgan con declaraciones directas, en una presentación en San Francisco, sobre su apuesta: LTE será el claro ganador en 2015, dado que Wimax no está teniendo despliegues en casi ningún sitio, afirman.

El tema aquí está en que otro de los gigantes de la industria que ha ayudado a establecer algunos de los estándares que hoy están en el centro de la convergencia -Intel- apuesta fuerte por Wimax y afirma que unos 100 modelos de PC llevarán capacidades para utilizarlo ya el año que viene. Lo que se ha dicho tradicionalmente es que wimax puede ser una tecnología adecuada para despliegues en áreas con bajas concentraciones de población y en aquellas que carezcan de infraestructuras anteriores… pero también dependerá del grado de madurez y aceptación que tenga. En todo caso está claro que en movilidad estamos en la batalla de las infraestructuras para la próxima generación de red. Como decía Miguel hace unos días, ahora queda buscar, al menos para las operadoras, los ingresos suficientes para hacerlas rentables (y no volver a convertirse simplemente en los que proporcionan el ancho de banda).

Recordemos el papel de Nokia como proveedor de infraestructura de redes para las telco, en un mercado donde no quedan muchos jugadores. Quizás lo único que están haciendo es poner voz a lo que afirman sus clientes, que están apostando en masa por LTE en sus planes de futuro. La buena noticia es que si en verdad, como se afirma en el artículo, los despliegues se están acelerando, tendremos unas velocidades difíciles de creer en movilidad a la vuelta de la esquina. Ahora solo falta saber para qué podemos necesitarlas. Seguro que el mercado se encargará de guiarnos en este tema. Y de paso ayudaremos a crear/mantener a los gigantes de las comunicaciones de los siguientes diez años.

25
Mar

Mientras Yahoo, Microsoft y Google toman ventaja con la desaparición de la frontera entre ordenadores portátiles y teléfonos móviles…

Analizando los datos anuales de los operadores móviles europeos, tres conclusiones vienen a la mente:

1- Los negocios en Europa generan cada vez menos dinero (casualmente los que mejor lo hacen son los que tienen negocio en Asia o América)

2- El dinero que se gana es mas bien dinero que se deja de perder, solo hay que mirar a las cuentas de operadores (sin dar nombres solo diré que de Holanda y Alemania) que hacen dinero porque recortan gasto no porque desarrollen servicios innovadores.

3- Con el desarrollo de la banda ancha móvil los operadores corren el riesgo de convertirse de aqui en cinco años en tubos que permiten acceso para que otros hagan dinero, a costa en algunos casos de canibalizar sus ingresos.

O innovan* y descubren como hacer dinero de Internet o se convierten en una utility como el gas o el agua, con pequeños pero seguros márgenes.

Recomiendo estos artículos de hace unas semanas de The Economist

http://www.economist.com/business/displaystory.cfm?story_id=13234973

http://www.economist.com/business/displaystory.cfm?story_id=13234981

El reciente acuerdo de Vodafone y Telefónica para compartir redes hay que entenderlo en este contexto de caida de los ingresos por usuario y por lo tanto de control de costes como manera de mantener los márgenes:

*Me refiero a innovación de verdad no a vender el iPhone

24
Feb

Standards in Mobile telephony

A pesar de ciertas informaciones optimistas del World Mobile Congress de Barcelona, la estrategia de los operadores respecto del  LTE (Long Term Evolution o 4G), debido a la crisis, parece ser una congelación de las inversiones:

http://www.ft.com/cms/s/0/3e4796f0-fbc7-11dd-bcad-000077b07658.html

La caída en las ventas de Smartphones y la falta de modelos claros en cuanto a los ingresos por datos en Internet parecen llevar a rentabilizar simplemente las inversiones ya hechas: control de costes y asegurar las fuentes de cash flow.

Estas son la voz y los SMS aún. La explosión del tráfico asociada a la banda ancha móvil sin rentabilidad clara y la canibalización de las fuentes principales de ingresos por aplicaciones gratuitas en Internet limitarían este mercado.

Sin embargo, al mismo tiempo, los ARPU de las operadoras caen: hay que vender nuevos servicios.

¿Cuáles serán los ganadores?

7
Abr

Prometeus y el WiFi gratis en la EMT

Escrito el 7 abril 2008 por Julian de Cabo en Wireless

Uno de los vídeos que solemos usar en clase como ejemplo de lo que puede venir es “Prometeus”, que glosa la figura del “Prosumer” y de los cambios que están llegando al modo en que producimos y consumimos información.

Y aunque no haya que darle valor como profecía genérica, no deja de ser curioso tropezarse con una noticia (http://www.periodistadigital.com/iphone/) que recuerda a la descripción del futuro que nos hace. Me refiero concretamente al anuncio de que la Empresa Municipal de Transporte de Madrid va a instalar routers WiFi gratuitamente en los autobuses de Madrid.

Entiendo que se trata de una pura coincidencia, pero el anuncio pone la fecha de arranque a la altura del verano, que es cuando debería empezarse a comercializar el iPhone de tercera generación, que es el que se supone que Telefónica traerá a España.

Tiempos de cambio, sin duda.

16
Nov

Mobile, ma non troppo

Escrito el 16 noviembre 2006 por Julian de Cabo en Wireless

En estos días asistimos a un reverdecer de noticias en torno a las capacidades de la telefonía móvil para banda ancha. Y el caso es que tanto comentario encomiástico le trae a uno recuerdos, por más que la Tierra Prometida ya no se llame 3G sino HSDPA (por High-Speed Downlink Packet Access).
Según a quien leamos, parece ser que nos hará felices. Es rápido, cómodo, transportable y tiene mil cosas más según sus exégetas. No sé donde, pero hasta he leído que el modem que suministra una de las telco que lo promocionan es “mono”. Todo un argumento, sin duda.
Pero el caso es que hace ya muchos años que soy un punto escéptico con relación a la movilidad. No para la voz -donde me parece el mejor invento en años- sino para los datos, el acceso a Internet o como queramos llamarlo. Pero no lo soy por fastidiar a nadie, conste, sino porque llevo tiempo preguntándome para qué necesito tanto mega mientras me muevo por Madrid sin poder usarlo, y encuentro tan poco kilobit en Agosto cuando lo necesitaría de verdad.

22
May

Si el modelo “punto a punto” no es excesivamente novedoso, el modelo de comunidad de acceso rompe radicalmente la visión que hasta ahora la industria mantenía en torno a la provisión de acceso.

El modelo de comunidad de acceso implica que cada usuario de la red actúa de forma simultanea como cliente y proveedor de dicho acceso. En palabras muy sencillas, se trata de una transposición, – y perdón por el término jurídico -, del tradicional P2P orientado a compartir contenidos, al mundo del acceso.

La viabilidad de este modelo depende de dos aspectos complementarios. El primero de ellos es garantizar que el valor aportado por este acceso a los usuarios supere al ofrecido por las infraestructuras tradicionales. El segundo es encontrar un modelo de generación de ingresos que haga viable al agregador que cohesiona a la comunidad de clientes que usan/proveen del acceso.

En términos de valor aportado, el factor determinante va a ser el logro de una masa crítica de usuarios. Dicha masa crítica garantiza tanto la cobertura del acceso como la generación de ingresos que sostengan al negocio. En términos de cobertura el modelo de comunidad de acceso depende fuertemente de la densidad de accesos. Por ello, los desarrollos iniciales se van a dan en zonas urbanas, aportando un tipo de acceso que podría calificarse como metropolitano.

Así mismo, el logro de una masa crítica asume que para el cliente, las ventajas aportadas por la comunidad de acceso superan a las de un acceso convencional. En este sentido los aspectos a considerar van a ser la cobertura, la calidad de acceso y el sistema de incentivos. Mientras que los dos primeros dependen fuertemente de la densidad de miembros en la red en cada localización geográfica, el tercero esta determinado por la política de incentivos que define el agregador de la comunidad.

Estos incentivos estimulan al cliente a compartir su propia infraestructura de acceso. De acuerdo a los estudios existentes sobre comunidades, estos pueden adoptar la forma de reconocimiento personal (estímulo de la vanidad), condiciones preferentes en el uso de recursos comunes, y finalmente retribuciones pecuniarias.

Por último, no podemos olvidar el modelo de ingresos por parte del agregador. Una rápida revisión de los modelos transaccionales basados en comunidades que han surgido a lo largo de los últimos años permiten aventurar dos enseñanzas. Los modelos de ingresos variables según el uso dificultan la construcción de estas comunidades, frente a modelos de tarifa plana, y debe prestarse una especial atención a los ingresos asociados a servicios complementarios al servicio básico ofertado por la propia comunidad de acceso.

Con todos estos ingredientes, el camino hacia estos modelos esta abierto. Y las posibilidades que WiMAX plantea pueden ser el catalizador definitivo para un éxito, quizás no tan global como se plantea, pero si muy relevante en contextos donde el acceso tradicional muestra sus limitaciones más evidentes.

18
May

En un post anterior se comentaron las posibilidades que la tecnología WiMAX ofrecía desde un punto de vista tecnológico. Con estas bases ya es posible discutir las posibilidades de acceso y los modelos de negocio que ofrece.

Sin duda, el modelo más sencillo es el denominado “acceso punto a punto” que replica el ya disponible a través de Wi-Fi en numerosos contextos. En esta modalidad existe una separación radical entre la provisión del acceso y el usuario que, en el caso de WiMAX, es posible extender a a espacios mucho más extensos.

Dentro de este modelo es probable que asistamos a la aparición de un modelo de uso genérico y otro de uso específico o dedicado. El modelo genérico será orientado a la provisión de acceso inalámbrico en comunidades y áreas con un radio en torno a los 15 km, lo que en buena medida va a implicar una substitución de Wi-Fi en entornos ahora muy populares como el de acceso semi-subvencionado en poblaciones. Sin embargo, Wi-Fi mantendrá su hegemonía en los entornos locales, tanto domésticos como corporativos.

También dentro del modelo punto a punto vamos a ver la aparición de modelos basados en Wi-Max para usos muy específicos. En modelos donde el coste de comunicación se a crucial, WiMAX puede sustituir con ventaja a las redes móviles tradicionales en aportar servicios a voz (a través de VoIP), o transmisión de datos para aplicaciones específicas. En este aspecto se debería prestar una especial atención a lo que podemos denominar “telemetría WiMAX”.

Este desarrollo de redes WiMAX específicas puede verse impulsado por la ventajas que aporta WiMAX para un despliegue muy rápido de la red. El reciente ejemplo de Nueve Orleáns, donde tras las inundaciones, se creo que apenas una semana una red básica de datos soportada por WiMAX y Wi-FI, ilustra esta capacidad (ver noticia).

7
Abr

Luces y sombras sobre las redes Wifi Municipales

Escrito el 7 abril 2006 por Julian de Cabo en Wireless

Por José Enrique Álvarez Fernández, EX-MBA Instituto de Empresa

Muchas ciudades, sobre todo norteamericanas, están considerando la posibilidad de implantar redes Wifi para ofrecer su servicio a sus ciudadanos. Habitualmente, la propuesta consiste en utilizar fondos públicos para desplegar toda la infraestructura necesaria y así ofrecer el servicio Wifi en toda el área metropolitana. En este tipo de proyectos nos centraremos, dejando de momento al margen otros proyectos en que la implantación de este tipo de redes se han diseñando mediante una alianza entre el sector público y el privado, y que serían materia para otro análisis detallado.
Pese a que ha habido una amplia cobertura en los medios de comunicación sobre estas iniciativas y sus potenciales beneficios, parece que no se ha realizado un estudio detallado sobre si, efectivamente, las redes Wifi municipales son aventuras tan eficientes y sostenibles como sus partidarios predicen y si alcanzarán los objetivos que los responsables municipales predican.
Son muchas las bondades que se anuncian sobre este tipo de servicios pero existen varios aspectos clave a la hora de valorar la viabilidad de una red Wifi municipal que intentaremos desgranar a lo largo de este articulo.
En primer lugar, se debería analizar la viabilidad de una red de estas características y por eso es importante considerar los numerosos costes, no siempre expresados en los medios de comunicación, que las autoridades municipales tendrán que afrontar para poder operar la red Wifi.
Me explico: habitualmente, cuando se habla de la implantación de una red Wifi municipal se habla de los costes de construir la red y los costes de operación. Pero,¿qué hay de los costes de emisión de facturas y contratos? ¿Y de los costes de establecer un Centro de Operaciones de Red con todos sus sistemas de backup, energía, etc?¿Y de los costes de mantenimiento y/o sustitución de equipos?.
En definitiva, tengo la impresión que las ciudades se centran mucho en los costes necesarios para lanzar el servicio pero se olvidan un poco de los costes comprometidos más a largo plazo.
Otro argumento que se escucha o lee habitualmente es que las redes Wifi no sólo aportarán un acceso a servicios de banda ancha a aquellos ciudadanos que no pueden disponer de ese servicio sino que, además, supondrán un ahorro de costes para las arcas municipales. Desde mi punto de vista, aquellas ciudades que pretendan implantar una red Wifi deberían ser capaces de generar los suficientes ahorros en costes para compensar los costes operativos de la red y así evitar que éstos se sufraguen con más impuestos. Esto puede ser difícil de conseguir ya que los beneficios que se obtendrán de la red Wifi serán, típicamente, incrementos de productividad en lugar de ahorros de costes.
Sin embargo, los ayuntamientos han encontrado una forma de conseguir esa reducción de costes: el sector privado. Y de ahí que, por ejemplo, San Francisco haya abierto un concurso público para la implantación y explotación de la red Wifi municipal de manera gratuíta o a muy bajo coste para los usuarios.
Otro tema importante es la reacción de los operadores tradicionales ante la entrada de las autoridades municipales en el mercado.
Uno de los argumentos mas utilizados por las autoridades municipales es que se está perdiendo la competencia y que hay un número insuficiente de proveedores, motivo por el cual se justifica la implantación de una red municipal que preste servicios a los ciudadanos.
Pero las motivaciones, operaciones y gestión de una autoridad pública en el mercado suelen ser muy distinta de las de una empresa privada por lo que éstas pueden considerarla como una amenaza potencial ya que estas autoridades públicas no se ajustan exactamente a las normas del mercado.
Su entrada en un mercado tan competitivo no supone el mismo efecto que si fuera una empresa privada, simplemente porque si el Ayuntamiento tiene problemas económicos con esta red, el que lo soluciona (vamos, el que paga) es el ciudadano con sus impuestos.
Otro tema importante es la regulación (las reglas del juego) que puede modificarse de manera que el Ayuntamiento no tenga que afrontar los mismos riesgos que los proveedores privados. Por ejemplo, si la autoridad municipal recibe la autorización para prestar sus servicios por debajo de coste y emplea los impuestos municipales para financiar la operación, ¿qué interés tendrá el sector privado para potenciar y reinvertir en su red?.
Por último, otra de las razones mas argumentadas para que las ciudades desplieguen sus propias redes municipales es la necesidad de disponer de redes de banda ancha para potenciar el crecimiento económico y la creación de empleo.
El hecho que una ciudad disponga de este tipo de redes suele emplearse por las autoridades municipales para hacer más atractiva la ciudad tanto para los residentes y negocios actuales como para atraer a otros nuevos.
Nadie discute que la disponibilidad de redes de banda ancha resulta imprescindible en la economía actual pero no puede ser el único criterio para tomar la decisión de traslado. No se debe considerar a la banda ancha como la panacea para el desarrollo económico ya que sin, por ejemplo, unos trabajadores eficientes y motivados, amen de muchísimos otros factores, que contribuyan a producir unos ingresos per cápita no se conseguirá que una ciudad sea mas competitiva.
Por otro lado, no existe una evidencia empírica de demuestre la relación de las redes Wifi municipales con el crecimiento económico. Es más, las compañías no tienen la conectividad en sí como un objetivo estratégico sino que centran más su atención en la integración de servicios, contenidos y aplicaciones. Las redes no dejan de ser la argamasa que permite unir todos estos objetivos estratégicos.
Como conclusión a este artículo es importante resaltar que si bien las iniciativas municipales son muy interesantes, tienen implícitas una serie de problemas que deberían ser tenidos en cuenta antes de realizar una inversión millonaria en la implantación de una red Wifi ya que puede afectar al presupuesto municipal y a la competencia en el mercado de servicios de banda ancha.

31
Ene

Por Miguel Caballero, MBA por el IE y Director de Desarrollo de Negocio de Neomedia.

Continuando con el post anterior, los proveedores de contenidos sí que están redefiniendo su modelo y generando nuevos horizontes, ampliando la oferta de servicios y llegando a acuerdos colaborativos para compartir ancho de banda a cambio de royalties: por ejemplo, Nintendo ha cerrado un acuerdo con The Cloud, operador WiFi británico, mediante el cual la empresa nipona permitirá a sus clientes usar un gran ancho de banda para que jueguen en red, a velocidades mayores que las de Internet y, por lo tanto, con mayor potencial de utilizar aplicaciones y juegos complejos. Es decir, el acuerdo es un medio que le da a Nintendo la posibilidad de desarrollar servicios y juegos más ambiciosos.

Pero no olvidemos que las telecos siguen siendo son los dueños de las grandes infraestructuras de telecomunicaciones. Tienen muchos kilómetros de fibra óptica. Tienen mucha experiencia en la gestión del ancho de banda. Por lo tanto, surge la pregunta rescatada del inicio: ¿hacia dónde se dirigen las clásicas telecos?

Desde una perspectiva de mercado, es inevitable el pensar que la teleco que siga anclada a sus productos clásicos virará hacia lo commodity, a vender acceso y ancho de banda a proveedores de contenidos, municipios u operadores. Tenderá a vender al por mayor. Pero el usuario final preferirá otro medio de acceso, otro proveedor capaz de darle diferentes servicios a través de un nuevo medio, como es el inalámbrico. Por ello, se avecinan cambios, entradas y salidas en mercados y un rápido lanzamiento de nuevos productos por parte de estas telecos.

Desde una perspectiva de posicionamiento, quienes lo tienen fácil son los operadores móviles. Ya llegan al usuario final y, hoy en día, la percepción que tiene el cliente de un operador móvil es muy superior a la que tiene de un operador de telefonía/ acceso básico a Internet. Los operadores móviles han conseguido trasladar al cliente el concepto de la importancia del acceso a la información, no del medio en sí; Un teléfono móvil sirve para muchas más cosas que para hablar por teléfono; lo importante es acceder a Internet, hablar por teléfono o realizar una videoconferencia a alta resolución, en cualquier lugar y de la forma más barata.

Otro player que se espera que le dé muchos quebraderos de cabeza a los grandes operadores van a ser lo ayuntamientos. En EEUU ya hay más de 250 redes malladas municipales en funcionamiento, la mayoría de ellas bajo el concepto de “multiservicios”, con diferentes usos y aplicaciones donde las más predominantes son el acceso a Internet WiFi y la videovigilancia policial / gestión del tráfico. Si sumamos ciudades y usuarios en dichas ciudades, pueden suponer una grave amenaza para las telecos en cuanto a pérdida de clientes.

El posicionamiento podrá virar hacia un modelo mixto, como en Filadelfia, donde la red WiFi municipal será del ayuntamiento pero el servicio de acceso a Internet lo gestiona una empresa privada que ha ganado un concurso público, ofreciendo las tarifas más competitivas para el usuario final. O como en Chaska, pequeña localidad de Minessota donde los ciudadanos pueden contratar a través de múltiples operadores WiFi los servicios de Voz y de Datos.

Otra posibilidad es que se creen escenarios en los que un ente intermedio esté dispuesto a invertir en la red municipal para ofrecer servicios de Voz y Datos al usuario final a cambio de financiar la red íntegramente con publicidad y contenidos locales, en función de la ubicación física del cliente en cada momento. Este modelo, en estudio y en proceso de adaptación en parte de Boston, puede ser una alternativa en zonas calientes (hotspot), pero deberá contar con apoyo público o privado para proporcionar acceso en todo el tejido social.

Dicho esto y una vez puestos todos los escenarios, cabe citar una nueva conclusión: que proveedores de contenidos se transformen en operadores WiFi ofreciendo servicios a la ciudadanía (lo que ha hecho Google en Mountain View, CA), y que nuevos operadores Wireless (municipios, modelos colaborativos como FON o carriers móviles) se acerquen más a proveedores de contenidos, tratando de optimizar ese ancho de banda y rentabilizarlo al máximo.

Revisadas las combinaciones anteriores encontramos un panorama tan confuso como para que quepa no sólo la posibilidad de que determinados canales de TV los ofrezcan alternativamente Telefónica o Movistar, sino como para que estas a su vez estén disputando clientes a Google o a Microsoft ” para evitar que se los quede el Ayuntamiento de Madrid. Y el que esté libre de la convergencia, que tire la primera piedra.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar