Archivo de la Categoría ‘UMTS’

25
Mar

Mientras Yahoo, Microsoft y Google toman ventaja con la desaparición de la frontera entre ordenadores portátiles y teléfonos móviles…

Analizando los datos anuales de los operadores móviles europeos, tres conclusiones vienen a la mente:

1- Los negocios en Europa generan cada vez menos dinero (casualmente los que mejor lo hacen son los que tienen negocio en Asia o América)

2- El dinero que se gana es mas bien dinero que se deja de perder, solo hay que mirar a las cuentas de operadores (sin dar nombres solo diré que de Holanda y Alemania) que hacen dinero porque recortan gasto no porque desarrollen servicios innovadores.

3- Con el desarrollo de la banda ancha móvil los operadores corren el riesgo de convertirse de aqui en cinco años en tubos que permiten acceso para que otros hagan dinero, a costa en algunos casos de canibalizar sus ingresos.

O innovan* y descubren como hacer dinero de Internet o se convierten en una utility como el gas o el agua, con pequeños pero seguros márgenes.

Recomiendo estos artículos de hace unas semanas de The Economist

http://www.economist.com/business/displaystory.cfm?story_id=13234973

http://www.economist.com/business/displaystory.cfm?story_id=13234981

El reciente acuerdo de Vodafone y Telefónica para compartir redes hay que entenderlo en este contexto de caida de los ingresos por usuario y por lo tanto de control de costes como manera de mantener los márgenes:

*Me refiero a innovación de verdad no a vender el iPhone

24
Feb

Standards in Mobile telephony

A pesar de ciertas informaciones optimistas del World Mobile Congress de Barcelona, la estrategia de los operadores respecto del  LTE (Long Term Evolution o 4G), debido a la crisis, parece ser una congelación de las inversiones:

http://www.ft.com/cms/s/0/3e4796f0-fbc7-11dd-bcad-000077b07658.html

La caída en las ventas de Smartphones y la falta de modelos claros en cuanto a los ingresos por datos en Internet parecen llevar a rentabilizar simplemente las inversiones ya hechas: control de costes y asegurar las fuentes de cash flow.

Estas son la voz y los SMS aún. La explosión del tráfico asociada a la banda ancha móvil sin rentabilidad clara y la canibalización de las fuentes principales de ingresos por aplicaciones gratuitas en Internet limitarían este mercado.

Sin embargo, al mismo tiempo, los ARPU de las operadoras caen: hay que vender nuevos servicios.

¿Cuáles serán los ganadores?

4
Ene

El cliente como oportunidad

Escrito el 4 Enero 2006 por Julian de Cabo en Operadores Móviles / Mobile Operators, UMTS

De vuelta a la vida real tras el paréntesis navideño, compruebo el impacto que una salida al extranjero y algunos excesos más pueden producir sobre una cuenta de telefonía movil. Y al hilo de tan poco agradable recordatorio decido que va siendo hora de revisar mi contrato, con el que llevo varios años sin haber hecho nada.
Omito más datos personales en la historia que sigue a continuación porque carecen en absoluto de relevancia. Lo importante, como diría el gallego de Airbag es “el conceto”.
El caso es que llamo a mi Centro de Atención al Usuario y digo a la amabilísima operadora que me gustaría modificar la configuración de mi contrato, y del resto de los que dependen de mi economía doméstica. “Ningún problema, señor, ¿sabe a qué modalidad quiere acogerse o desea que le explique?”. Ante la confesión de mi ignorancia en cuanto a las diferentes alternativas de tarificación, la señorita me enumeró un buen abanico de posibilidades, que a su vez podían ser mezcladas con otro aluvión de ofertillas complementarias. Si no saben de qué les hablo, prueben a hacer la llamada a su propio proveedor y no darán crédito a la que les van a montar. Trás sobrevivir a la experiencia de su prolija exposición, mi respuesta fue la única que me pareció lógica: “mire usted, señorita, desearía que me dijera usted cual es el tipo de modalidades más convenientes para el caso de un perfil de consumo como el mío. Nada más”.
Para mi pasmo personal, aquella samaritana del call center volvió a enumerarme de nuevo toda la variopinta gama de posibles contratos, y terminó con la misma pregunta.
No hubo tercera pregunta, y pese a lo que puedan suponer, tampoco una petición de baja para pasarme al siguiente operador. Estoy contento en general con el servicio del mío, y por lo que sé de amigos en otras operadoras, me hubiera sucedido casi lo mismo en cualquiera otra.
La pregunta que no puedo dejar de hacerme es la siguiente. Entiendo que la persona del Call Center me atendió conociendo lo que mi familia consume en productos de su compañia. No porque se les vea una gran soltura con el CRM sino porque todo se paga contra la misma cuenta y está al mismo nombre. Sabiendo eso … ¿cómo son capaces de pretender que haga yo el trabajo que deberían estar haciendo ellos?. Se supone que lo que pago desde hace años por tener en marcha tres móviles con consumos ascendentes debería ser suficiente argumento como para recibir un trato esmerado, o que al menos dé como para que salte alguna alarma si llamo un punto enfadado como era el caso. Y sin embargo, lo único que fueron capaces de ofrecerme es a una pobre chica que no tenía herramientas para poder contestar a la única pregunta que necesitaba una respuesta.
Cuando uno ve pasar estas cosas en tiempos de churns salvajes, y con batallas marketinianas abiertas por el control de los mercados no puede dejar de preguntarse si alguien recuerda aquello de que capturar un cliente sale cinco veces más caro que retenerlo.
Soy lo suficientemente mayor como para entender que las inercias en las empresas son complejas de salvar, pero alguno de los responsables del sector debería asumir simplemente que cuando un mercado está a más del 90% de penetración, la época de comprar espacio vírgen ha terminado, y que las reglas de actuación deben ser otras, y más parecidas a las que rigen en segmentos más maduros.
Pero no sé por qué me da la sensación de que se está mucho más la quimera del UMTS que a escuchar a los clientes que llevan años de uso de movil y empiezan a pedir cosas que nadie les da.
Aunque, claro, esta historia es en realidad de 2005. Seguro que este año alguien nos da la alegría de cambiar el chip y podremos contarlo desde este blog.
Feliz 2.006 a todos!

20
Jul

Tarifas planas en 3G. El futuro ya no es lo que era.

Escrito el 20 Julio 2005 por Julian de Cabo en UMTS

Cuando era más joven, y aún más imprudente, dije en alguna ocasión que toda tecnología que no triunfa en seis meses es una tecnología muerta. Me refería, huelga la aclaración, a las tecnologías de la información que aparecen tras la explosión de los 90, y muy especialmente, a las propuestas lanzadas al mercado con posterioridad a la popularización de Internet.

De entre todos los ejemplos que se me ocurren, hay uno que resulta particularmente doloroso para los que hemos vivido esta industria, que es la tercera generación de telefonía móvil. Más conocida como “la 3G”, o por la sigla de la tecnología que iba a darle vida en Europa: UMTS.

La teoría generalmente aceptada suponía que tras el éxito de la generación analógica (1G) y la velocísima expansión de la primera generación digital (2G en el cómputo global, representada en Europa por el GSM), lo de la 3G iba a ser la explosión definitiva, con una eclosión de nuevos servicios y prestaciones que consolidarían a la telefonía móvil como el modo de comunicación preferido por los usuarios más sofisticados. Desde esa previsión de éxito a la adjudicación de licencias en cantidades millonarias hubo sólo un paso, que se cubrió muy rápido.

Pero unos años después de todos aquellos fuegos artificiales, seguimos sin tener noticias de la 3G, y las pocas que llegan distan de ser buenas.

Tal vez la última referencia llamativa en Prensa es la aparición de las primeras “Tarifas Planas” para 3G, que ya venían anticipadas por los últimos anuncios de las operadoras con relación a esta tecnología, que daban el protagonismo a tarjetas de datos para PC en lugar de a terminales telefónicos multimedia.

Así las cosas, de no quebrarse la tendencia que marca el mercado, la 3G empieza a ser para los usuarios, sobre todo servicio de acceso a datos, más que una plataforma de telefonía móvil.

Y puede que el cambio no parezca trascendente, pero las reglas de uno y otro mercado han sido diferentes. Y la más relevante de todas ellas, desde la óptica de negocio, es que el mundo de la voz móvil ha venido caracterizado por un consumo promedio variable y creciente mientras que el de los datos adoptó de manera universal el consumo fijo en formato tarifa plana hace ya unos años. Y ello tiene la parte positiva de que la cuota de abono suele ser más elevada que la de un servicio de facturación variable, pero también el inconveniente de saber de antemano lo máximo que podemos llegar a obtener de cada uno de los clientes.

Conoceremos de antemano ese máximo, a menos -claro está- de que aparezca algún servicio que se pueda cobrar en régimen de consumo variable, y que requiera de la tecnología 3G como base. Pero esa búsqueda ha venido siendo infructuosa desde el inicio. Parece ser que para lo único que los usuarios están demandando UMTS es para acceso a Internet, y que ni siquiera están renovando sus antiguas terminales GSM/GPRS por los nuevos modelos con UMTS.

Visto así, la sensación que le queda a quien contemple el mercado de las comunicaciones como conjunto es que la 3G ha perdido entidad individual para integrarse en un concepto ampliado de banda ancha donde converge y compite con tecnologías más baratas y rápidas … e incluso también inalámbricas como es el caso de ADSL o cable extendido mediante Wifi/Wimax.

Desde luego que todo esto no se ha producido en los seis meses que comentábamos al inicio del artículo, pero tampoco parece que los próximos días vayan a traer de la mano esa “killer application” que nunca llegó y que revitalice la 3G.

Qué consecuencias tenga todo ello en el largo plazo para el segmento movil o el conjunto del mercado de comunicaciones es aún una incógnita. Parece claro que mientras el móvil siga teniendo la estructura de costes que presenta en la actualidad, hay mucho beneficio a extraer del negocio de la voz, incluso cuando termine de madurar y caigan progresivamente los precios. Eso no cambia. Lo que sí cambia son las perspectivas. Tal vez, parafraseando a Paul Valery, el futuro de la 3G ya no es el que era antes.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar