Archivo de la Categoría ‘Software’

30
Ago

Is Xiaomi ready for the global market?

Escrito el 30 Agosto 2013 por Ricardo Pérez Garrido en Asia, Dispositivos / Devices, Innovación / Innovation, Software

The news that one of the top executives at Google’s Android initiative is moving to Xiaomi where all over the place yesterday. There are a few interesting issues here. Let me talk about some of them, related to the role of Xiaomi, the evolution of the Android ecosystem, and the possible fit of the Chinese manufacturers in a global, complex market.

Xiaomi is basically a Chinese company. They offer the level of functionality of a high end smartphone at a fraction of the price of higher-end products. They are very smart in how they manage the personalization of Android, and also in how the control the number of different models vs. their marketing efforts. Though their market share is still low, their growth is amazing and the approach to how they add value is different to the traditional players. Though many think about the US market as the next step for the company after Mr. Barra joins the company, it makes more sense to think about other emerging markets where customers desperately want options for high end capabilities in a cheap smartphone. Xiaomi, with its products and marketing approach, can be a great candidate  for this expansion.

The Android ecosystem can become an issue for Google if they loose control of the advertising market and the basic applications. With Xiaomi heavily modifying the system, there is a strong risk of losing control. If Google then moves to close more and more the OS or give priority access to Motorola (or Samsung in this case), it will be a good indicator for the rest of the players to find a replacement. Samsung is already doing that. Xiaomi might be for now a great ally of Google. But it might also risk the great multisided network business model that they have created for many companies. With more players gaining relevance, the decisions related to how much control to exert over Android are going to be key in the future of Google in the mobile space.

Finally there is the role of Chinese manufacturers in a global market, which can change the dynamics of the evolution of emerging markets in Asia and Africa. Another competitor will be the Firefox alternative that some Telcos are promoting as an alternative to Android. The fact that most of these manufacturers use Android is a great opportunity to improve the ecosystem of solutions to customers with quite different needs than the ones Apple or Samsung are covering. Great opportunity again for complementary products and business models. From payment systems, to specialized coupons, to… (if you have a brilliand idea please call me…)

6
Oct

abanicoDel mismo modo que nuestras abuelas eran capaces de interpretar estados de ánimo a través del movimiento de un abanico, los que llevamos más años en la industria de la tecnología sacamos a veces conclusiones sólo con mirar el número de versión que un fabricante pone a un determinado producto.

De hecho, algunos recordamos como nunca hubo un DBase I que precediera al DBase II, gracias a lo que Ashton Tate dio a su producto una apariencia de madurez que otras aplicaciones no tenían. O sonreímos con aquel salto en que Microsoft hizo pasar su Word 2.0 a un 6.0 que resultaba sorprendentemete próximo al WordPerfect 5 que en aquel momento era la aplicación de proceso de textos más vendida en el mercado ofimático. Y sonreímos porque todos sabíamos que la norma no escrita venía a decir que la versión con decimales de un producto hacía referencia a simples mejoras, mientras que la versión con enteros era una “major release” en términos de la industria.

Pero hace años que no es tan habitual encontrar versiones con decimales, salvo en ámbitos muy concretos como en Linux,  los navegadores de Mozilla o las herramientas de desarrollo.

Tal vez por eso me haya quedado una sonrisa al ver como Microsoft ha gestionado una coincidencia curiosa estos días. Me refiero a la de la casi simultánea presentación de Windows Seven con un cambio en su sistema operativo para móviles, que andaba en la versión 6, y a la que han hecho pasar a la 6.5 sin atreverse a hacer coincidir la cifra con la del producto estrella.

Sería interesante conocer las razones que le han movido a no emplear el mismo 7. Es claro que Windows Seven resulta la apuesta más crítica para el futuro de los de Redmond, y que quieran hacerlo brillar con luz propia. Pero … ¿no resulta curioso que los Apple y Google sigan la estrategia de “un sólo sistema para todas las plataformas” mientras Microsoft aisla cada producto? ¿O es que no cree demasiado en su versión para móvil y no la quiere pegar al transcendental Seven?

El tiempo nos dirá, supongo. Pero hubiera sido interesante verles presentar una estrategia completa para todas las plataformas. A lo mejor, hasta hubiera llegado a pensar que estaban pasando a ser una compañía más de cliente y no tanto de producto.

1
Abr

Nos cuentan Gartner y Forester que la caída de la demanda en tecnologías va a duplicar a la que sufrimos en la post burbuja Internet. Si por aquel 2.001 la recesión llegó al 2,1%, la previsión de Gartner está cercana al 4% para el año en curso.

Todo ello con matices que abarcan desde el 0,3% de aumento en la inversión en software hasta una espectacular caída cercana al 15% en el caso del hardware.

Y creo que el diferencial con 2.001 es evidente: el habitual “círculo virtuoso” provocado por la evolución en paralelo entre cada versión de Windows y el hardware que lo soportaba no ha funcionado esta vez. Windows Vista no ha sido aliciente para que los clientes se vuelquen en cambiar sus equipos por otros más potentes para sacar partido del sistema. Lejos de ello, el mercado de consumo se ha volcado en dispositivos ligeros que funcionan con Linux o XP, y que necesitan muy poco hardware para funcionar, mientras que las empresas se proponen alargar la vida útil de Windows XP hasta donde sea necesario para los usuarios finales, y exploran software de virtualización y estrategias de outsourcing para el núcleo de los sistemas corporativos.

Es decir … la tormenta perfecta para todo un sector y a escala global. Salvamos 2.001 en parte de la mano de Windows XP, pero esta vez la caída económica global nos ha pillado en plena tendencia a “lo pequeño es bello”.

La pregunta del millón es … ¿y quienes se ahogarán en esta ocasión?

4
Feb

Peleando por mis MIPS

Escrito el 4 Febrero 2009 por Julian de Cabo en Software

Lo que hace un año y poco era una rutilante máquina con 2 Gigas de memoria y un disco duro aceptable, empieza a tomarse sus buenos veinte minutos para despertarse cada mañana. Tanto que ya casi nunca lo apago por las noches, sino que lo dejo “hibernado”. De este modo, la cosa se reduce a diez minutos para que se haga cargo de que no es un aspirador sino un ordenador portátil.

Visto lo visto, me veo en la tediosísima labor de sacar con cuidado toneladas de datos y volver a reinstalar el sistema operativo. Que es justo lo que uno intenta no hacer si no es inevitable, porque supone tirar a la basura una mañana de tu vida sin ninguna compensación, más allá de que aquel trasto infernal vuelva a comportarse de un modo razonable.

Todo un argumento a favor de “irnos a la nube” e independizar nuestros datos del patético dispositivo que los maneja.

Pero a lo que voy es a que, intentando evitar el holocausto total, me puse con santa paciencia a ver cuales eran los motivos de su ralentización. Ya sabes, querido lector: “Control+Alt+Supr” (¿cómo lo harán las personas con una sola mano?), abrir la lista de tareas y ponerse a mirar qué puede ser eliminado.

El resultado ha sido espectacular. Sin que yo haya sido consciente de nada, lo que sucede en la trastienda de mi máquina es una batalla campal por apropiarse de los MIPS que mi procesador puede llegar a rendir. La RAM y la capacidad de proceso se la reparten cosas como el indexador del disco (que se come además medio disco sin decirte nada), nosecuantos programas residentes asociados a una grabadora de DVD que no uso jamás, los controladores de un dispositivo mp3 que una vez conecté pero no uso hace años, otro montón de software asociado a un teléfono que dejé de usar hace meses, y así sucesivamente.

Es decir: sin encomendarse ni a Dios ni al demonio, cada uno al que he abierto la puerta de mi disco, ha decidido comportarse como si la máquina fuera suya. E incluso cuando he decidido sacarlos de allí, han dejado un montón de basura recurrente que no sirve para nada más que hacerme sufrir.

¿Cambiarán algún día las cosas, o seguiremos sin más recurso que acordarnos de los ancestros de la industria cada año o año y medio?

16
Oct

Abandonware

Escrito el 16 Octubre 2008 por Julian de Cabo en Software

Uno de los conceptos más curiosos que se han acuñado en el “lenguaje de la tribu” durante estos años ha sido el de “abandonware”. En mi opinión, supera con creces a “vaporware”, pese a ser más moderno.

Para quien no la conozca, es una palabra con la que se designa a software comercial de una generación pasada, y que no se encuentra en explotación por el propietario de los derechos. Y aunque el término puede ser usado para cualquier software en esta situación, en realidad, la categoría por excelencia dentro del abandonware es la de videojuegos. Los primeros sitios web dedicados a abandonware se especializaron en este tipo de software.

Como cualquier otro punto donde se juegue con derechos de autor, el tema no está exento de polémica. Y nos encontraremos compañías que han liberado específicamente juegos antiguos junto a otras que siguen teniendo en catálogo sus primeras obras precisamente para evitar que alguien pueda considerarlas “abandonadas”.

El caso es que a falta de concreción del régimen legal aplicable, no es complicado encontrar magníficos juegos antiguos que funcionan sobre casi cualquier ordenador moderno gracias a emuladores por software. Y la experiencia vale la pena.

No sólo como arqueología. 🙂

16
Sep

Hace algún tiempo que compré mi primer Mac, y comenté sobre cómo me había ido con él en este mismo blog. Decía entonces que la experiencia me estaba haciendo valorar la posibilidad de comprar un MacBook como portátil de uso personal.

Ha pasado algo más de medio año, y mirando hacia atrás me doy cuenta de que pocos periodos tan cortos han traído tantos cambios a mi vida como usuario de dispositivos y software. Y lo digo a título de pura reflexión, porque ni ha habido un plan deliberado por mi parte, ni puedo ignorar que en ello han influido mucho las circunstancias de trabajo.

El caso es que tecleo esta entrada desde un Internet Explorer que corre en un HP portátil bajo Windows XP, que sigue siendo mi máquina de trabajo diario. Pero ni he encontrado aún una buena razón para el cambio a Vista, ni Explorer es el navegador de referencia para mí. Tras una decepcionante 2.0, Firefox 3 suele ser mi punto de partida al navegar, aunque voy dando ratos de prueba a Chrome.

Sin embargo, pese a lo que comentaba al empezar a usarlo, sí me voy haciendo con el Office 2007 … aunque el otro día di mi primera clase con Apple Keynote en un portátil Mac. Pero es porque precisamente es el software para presentaciones donde ando más disperso; me encanta Keynote, me gustan mucho algunas cosas del Power Point 2008 para Mac, pero son tantos años de ppt’s en PC que no me veo dejándolo de golpe. Y en el caso de Excel aún menos; prefiero la del PC. El procesador de texto lo uso poco últimamente, así que no tengo ni siquiera un problema.

Si hago recuento de horas gana el PC, porque sigue siendo la herramienta de mi puesto de trabajo, aunque ya uso el MacBook Air en las sesiones de clase. Pero si mido tiempos en casa, ha habido una verdadera revolución. Al acabar el curso desmonté una máquina Linux por falta de uso. Creo que lo soviético del sistema me hace poco apetecible el uso diario. Mantengo, eso sí, un server Linux para almacenar todo el contenido relevante de la red doméstica, y un par de máquinas XP, de las cuales se usa mucho la de los niños (el factor videojuegos pesa mucho aquí). Pero para mi asombro, tanto mi mujer como yo optamos por arrancar el iMac en un 80% de los casos en que nos sentamos frente a una pantalla.

Si me lo cuentan hace un año, no me lo hubiera creído.

7
Mar

El riesgo de Vista

Escrito el 7 Marzo 2007 por Julian de Cabo en Software

La tradición no escrita dicta que cada nueva entrega de un sistema operativo de Microsoft viene envuelta en polémica. Unas veces se trata del incumplimiento de plazos, otra de la tecnología empleada, otra por la política de licencias. Es un poco igual; lo que importa es que se termina por abrir una discusión que nunca supe si contribuye o no al mejor conocimiento de la nueva criatura. Aun recuerdo aquel verano en que un periódico nacional hablaba de la característica “enchufar y jugar” de Windows 95. El becario al servicio de la comunicación.

Retomo el hilo, que me pierdo. A lo que iba hoy es a que ni tengo la sensación de que esta entrega esté siendo tan comentada en prensa general, ni oigo demasiadas conversaciones entre personas relacionadas con el sector, ni veo entusiasmo en nadie. Y sin embargo sí leo comentarios de personas que llevan meses probando la combinación Windows Vista-Office 2007 y que siguen sin estar cómodas. Esto me recuerda mi particular calvario con las animaciones de Power Point 2.003, que me trajeron tan loco que tuve que reinstalarme en casa una versión anterior para poder ser productivo mientras pasaba mi particular travesía del desierto.

Sin ánimo de ponerme al frente de ninguna manifestación, en mi caso la combinación de algunas características de este cambio, junto a la proliferación de servicios en Internet y lo atractivo de los nuevos Apple basados en Intel están haciendo que me plantee que la siguiente máquina que entre en casa sea un Apple Mini.

He dado una oportunidad a Linux desde hace tres años y mi conclusión es que lo dejo en el servidor y en alguna otra máquina específica, pero que no me resulta cómodo como sistema de escritorio. Lo he tenido en paralelo con una máquina XP y terminaba yendo a ésta a la menor excusa. Así que en cuanto haya una buena oportunidad, veremos qué da de sí el mundo del señor Jobs.

Y tu, querido lector … ¿hasta donde piensas llegar hoy?

20
Dic

The software-as-service proposition has been around for some time already. But with the popularization of initiatives like Apps for your domain from Google, it is time for SaS to become mainstream and reach the business press, leving behind the IT rooms. One of the keystones to mark a new technology as something to look at is the moment it reaches the pages of The Economist. Not that this is the first time, or that it will really bring a big change, but it presents sort of a “mature enough” value to many readers and decision makers around the world.

And this article in The Economist deals with software becoming a common service that can be paid for time, compsumption… like any utility. Well, that is not news, the discussion on these issues has been big since the article “IT Doesn’t Matter”. My answer is that, at this moment, complex applications are being offered as services, and the trend is affecting some key services with more and more flexibility, and -what is more important- integration capabilities. That means space for innovation outside and inside companies, using technology and flexibility as drivers, like never before.

Apparently the opportunities for those willing to provide services for small and medium sized companies are not over with Salesforce.com or Research in Motion. Maybe there is some space for innovation here, and an interesting one not only for Google or Microsoft. What do you think? Is this really new or just a consequence of communication and storage costs going down?

13
Jul

Numerología

Escrito el 13 Julio 2006 por Julian de Cabo en Software

Era la época de los primeros PC y del MS-DOS en la que se hizo habitual la costumbre de denominar con números a las diferentes versiones de cada producto.

En aquellos tiempos, encontrarse con una caja que decía “WorPerfect 4.2” nos daba algunas claves a priori sobre el producto. En este ejemplo, suponíamos que llevaba cuatro “entregas grandes” (no se me ocurre mejor modo de traducir “major releases”) y al menos dos revisiones de esa cuarta gran entrega. De ahí el cuatro y el dos, separados por su punto. Si la siguiente versión era 5 sería la 5.0 indicando que no se trataba de un simple repaso sino de algo enteramente nuevo.

De ahí, mil anécdotas divertidas como la de un “dBase II” de la que nunca hubo un “dBase I” … como forma de que el mercado percibiera en el producto una madurez que no tenía.

Y eso fue así hasta que Windows 95 lo cambió, como modo declarado de poner muchísima distancia con la versión 3.1 anterior. Microsoft quiso dejar constancia de que no era un “Windows 4.0” sino algo de mucha mayor importancia. Y no sé si consciente o inconscientemente, optó por un tipo de codificación similar al empleado desde tiempo inmemorial por la industria americana del automóvil, donde era corriente hablar de un Ford Mustang del 73 o de un Lincoln Continental del 82.

Esa nueva línea fue seguida por la industria durante años, continuando con la saga 95-98-2000 marcada desde Redmond, y que duró hasta xp, que tal vez fuera un pseudo acrónimo de “eXPanded”. No lo sé.

Pero lo que si les confieso hoy es que me parecía más comprensible lo que se hacía antes. ¿Será otro síntoma de mi edad?.

24
May

Caducidad digital

Escrito el 24 Mayo 2006 por Julian de Cabo en Software

Uno de los efectos poco analizados por la literatura “digital” es el de las consecuencias personales de la obsolescencia programada, que en algunos casos hemos descrito en este blog.
Cualquiera de los que lleve diez o quince años trabajando con seriedad en formato binario sabrá a qué me refiero: uno tiende a guardar su trabajo a lo largo del tiempo con el cuidado que deriva de saber que hay una posibilidad real de que vuelva a ser útil en el futuro, pero por factores que están fuera de nuestro control, un cambio de estándares nos deja fuera de juego.
Un ejemplo hardware podría ser lo que me sucedió cuando las disketteras de 5 1/4 pasaron a mejor vida afectando de lleno a mis primeros años digitales, almacenados en aquel formato. Me tranquilicé guardando una diskettera por lo que pudiera pasar en el futuro, que aun sigue dando vueltas por mi casa. El ejemplo software puede ser cualquiera, pero por citar uno doloroso en lo personal, valga el que vivimos los usuarios de aquel fantástico Harvard Graphics cuando tuvimos que rendirnos a la evidencia de que Power Point había llegado para quedarse.
Probablemente, tanto en uno como en otro caso, lo que ha sucedido es algo de tintes parecidos a lo que sucedía con aquel “Ministerio de la verdad” en la desasosegante “1984”. Alguien ha borrado nuestra memoria. Y lo que es peor, quizá lo ha hecho sin que nadie tenga en realidad conciencia de esa pérdida.
Supongo que tal vez hoy quedan ordenadores donde pudiera enchufar aquella diskettera enorme y recuperar aquellos datos lejanos. Pero … ¿y el software que los generó? ¿Conseguiría dar hoy con una copia de Harvard Graphics? ¿Y con un sistema operativo que me dejara usarlo? Y eso es pensando en el año en que estamos. Imaginen dentro de diez años más.
La verdad es que para seres humanos que siguen desenvolviéndose en una realidad tozudamente analógica, es complicado saber qué efectos a largo plazo traerá todo esto que estamos viviendo. Pero no me nieguen que a veces impresiona mucho.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar