Archivo de la Categoría ‘Hogar digital / Digital Home’

29
Ene

BN-BG303_gears__D_20140127113603El WSJ cuenta que Microsoft ha adquirido los derechos en exclusiva para Gears of War, uno de los títulos de más éxito de los últimos años. El trato puede parecer uno más pero seguramente apunta a un inicio oficial de hostilidades para capturar contenido en exclusiva, al estilo de lo que estamos viendo entre Netflix y Amazon. Sí, el contenido es el rey y más en los videojuegos, donde las ventas de tu consola dependen de que haya muchos usuarios, que quieren muchos y buenos juegos. Pero claro, al más puro estilo de la pescadilla que se muerde la cola, los desarrolladores de juegos claramente prefieren apostar por plataformas con muchos jugadores… así que para ser la plataforma con más jugadores te toca asegurarte que tendrás disponibles los mejores juegos. Y si además le haces la pascua a las demás y estos juegos son exclusivos, pues mejor que mejor.

El ejemplo tradicional lo tenemos en Halo, que es el título por el que muchos llevan tiempo comprándose la Xbox. Titulo exclusivo, buena calidad, lanzamientos más o menos frecuentes de nuevo título. Tampoco es que hayan descubierto la pólvora. Nintendo ha dominado el mercado de las consolas móviles durante mucho tiempo gracias a sus juegos -propietarios- de Mario y compañía. Sin embargo ahora el mercado parece que está en un punto interesante. Acaban de salir las nuevas consolas y la competición para quedarse con el título de campeón de esta generación solo acaba de empezar. En esta fase de la industria se trata de lograr  vender rápido el mayor número de consolas, para atraer no solo a nuevos usuarios (efecto “esta es la que hay que comprar”) sino también la atención de los desarrolladores de juegos (efecto “ahí está la pasta, la otra vendrá después”). Así que toca subvencionar de alguna manera la entrada o conseguir que exista una razón clara para comprarse una consola específica. La cosa está complicada, con los PC volviendo a ser una opción gracias a cosas como Steam, y nuevos entrantes en el mundo de los cacharros como la propia Steam (que anuncia sus máquinas aunque no están en el mercado todavía).

El movimiento de Microsoft se enmarca entonces en seguir buscando rentabilidad a su plataforma postulándola como la ganadora de esta generación. Sería una oportunidad para buscar entrar en las vidas de más usuarios y una fuerza más para traer cosas nuevas a sus usuarios. Incluso un móvil suyo que le guste de verdad a las masas. Quién sabe…

24
Ene

house of cardsEstaba hablando la semana pasada sobre House of Cards con un amigo que trabaja en el sector y pensando en la definición de “serie de televisión” a la que estamos acostumbrados. Lo de siempre: que interesante, como cambia las reglas del sector, que si la gente de Netflix se están pasando con el cambio de modelo de negocio, que cómo está el mercado que sube pero que no tanto, que si los ingresos online están bien pero no crecen tanto, que si los de la prensa están mucho peor, que hay que evitar estar como ellos…

Lo cierto es que el que una empresa de alquiler de películas de cine financie y publique online una serie, que la publique entera el mismo día para sus suscriptores, y que sea capaz de sindicarla en los países en los que no tiene presencia a canales tradicionales… pues como que cambia un poco los esquemas con respecto a la estrategia tradicional. A muchos niveles. No solo en cuanto a la comercialización y estructura de producción. También en cuanto al papel que van a jugar los distintos implicados más tradicionales. ¿Cómo serán de grandes las cadenas? ¿la producción será en empresas independientes o gestionadas por las cadenas? Y claro, quedan los nuevos jugadores ¿qué van a hacer los que vienen de internet? ¿Seguirán produciendo? Y algunos más, como los que hacen las teles -piensa en Samsung- y las empresas que hoy tienen poco que ver con este negocio como los Google o Facebook, que seguramente quieren una parte del pastel.

Y claro, pensando un poco parece que no solo estamos hablando de si las teles ganarán mucho o poco dinero, sino más bien de la forma de consumir contenido, de cómo de grande será el negocio, y de cómo se van a relacionar las marcas con sus clientes. Varios mercados en juego: contenidos, publicidad, cacharros. Con sus peculiaridades nacionales relacionadas con los diferentes grados de adopción de tecnología, pero con características comunes en un mercado cultural muy globalizado.

Así que si uno está en el sector o relacionado con él y quiere pensar en qué cosas hay que esperar como indicadores de cambio yo pensaría en las siguientes:

– A nivel de tecnología hay dos tendencias separadas que analizar. La primera en cuanto a ancho de banda, que ya se queda obsoleta para las líneas fijas, pero no para móviles, que podrán recibir en tiempo real una peli o serie en alta calidad (ya, ya, parece que ya se puede, pero los precios y la calidad no es para todos…). Así que en este punto nos ponemos un escenario de tres años. Queda uno más de tecnología. Que son las teles. 3d, 4k… mucha tecnología que todavía tiene que bajar de precio para que la gente vaya en masa a comprarla. Y sobre todo que tiene que ser adoptada en masa por los que producen el contenido para que merezca la pena meterse. Así que veremos a los productores de la tecnología subvencionando a las teles para que adopten la tecnología, y merezca la pena meterse… y también a los que producen contenidos y así… No mucho impacto por ahora parece. Si impacto para la velocidad en dispositivos móviles/precio de conexión.

– A nivel de las teles actuales. Parece que toca cambiar a modelos digitales que ofrezcan contenidos multiplataforma, más participación, más poder a los que hacen temas digitales, necesidad de buscar modelos de ingresos nuevos. Así que ahí tienes una oportunidad de desarrollar tecnología nueva y vendérsela, o formatos nuevos de programas. Mucha innovación en este área. Sobre todo para mantener la imagen de marca de la tele (la línea editorial de la prensa es lo mismo) para que la gente vaya a ver lo que haces porque en general le gusta. El tiempo real, lo local y lo especializado son buenos para las teles. Habrá cada vez más de esto, y menos enlatado.

– A nivel de producción de contenidos. Si quieres ingresos necesitas buen contenido -ya, muy listo y agudo ha sido el comentario. Para lograrlo incluyes formulas publicitarias dentro del contenido, y material que pueda salir por diferentes canales. Así que te implicas más en la producción. A nivel no solo de diseño sino de ejecución. Más integración entre unidades de producción. Empresas de producción más integradas. Así que si estás montando algo en este sentido, es un buen momento para pensar en integración de canales y ver si alguien te compra por tus historias o tu forma de hacer. Aunque habrá mucha competencia y los grandes se meterán también en proyectos de menor calado. Por eso decía Enrique el otro día

– A nivel de nuevos jugadores. Los que hacen contenido específico y exclusivo serán más. Y jugarán más agresivo. Si te vas a una plataforma porque tienen las mejores series, pues habrá más peleas por tener series como esas. Si HBO quiere cobrar un dineral por sus series y no es rentable para el modelo de Netflix. Pues Netflix se fabrica sus contenidos. Así que quedarán algunos grandes con músculo financiero para buscar alta calidad- alto coste- alto riesgo. Un grupo intermedio de distribuidores con capacidad para agregar + contenido específico. Y saldrán muchos que ahora están en el medio. Las Telcos, que ahora venden porque tienen fútbol, pues igual se lo tienen que replantear si el fútbol va por libre o se lo compra alguien más. El fútbol es tiempo real (no es tan interesante verlo tres días después verdad… así que al tiempo real lo dejamos aparte. Los agregadores lo tienen fácil, venderán pay-per-view en el corto plazo. Veremos si aguantan a los del all-you-can-eat. La recomendación (bien hecha) tiene todo el futuro del mundo. Tivo acaba de vender su parte de cacharros para centrarse solo en recomendaciones. Justo por eso.

Muchas cosas al mismo tiempo, pero que caracterizan un mercado que está en pleno cambio disruptivo. Un trabajo complicado pero muy interesante el de imaginar cómo será el sector en unos años. Eso si, por favor, que no me diga nadie que esto va a pasar mañana por la mañana. Lo bueno del cambio es que todavía la gente se  está sentando cuatro horas delante de la tele tradicional, así que el sector tiene todavía tiempo para reaccionar. Si, ha perdido a muchos clientes y otros ya nunca lo serán, pero hay tiempo para reaccionar.

Y esto todo se me ocurría mientras pensaba en House of Cards… que todavía no la he visto. Así que ahora va a tocar verla.

7
Jun

Ayer era el día del software, en palabras de Steve Jobs. Aunque no sé si debió decir “del software y los servicios”, porque una buena parte de lo que nos presentaron fueron eso: servicios de información avanzados, soportados por la nube privada de Apple.

El más llamativo de ellos, el que hará correr tinta durante semanas es iCloud: el servicio que ha resultado ser la razón de ser para esos enormes datacenters que todo el mundo sabía que Apple llevaba tiempo construyendo. Como casi siempre, un sistema “a prueba de tontos”, que no requiere intervención por parte del usuario para mantener sincronizados todos los contenidos digitales que gestione en sus diferentes dispositivos, y que representa una cierta “popularización simplificada” del modo en que ya trabajaban muchos usuarios avanzados integrando diversas herramientas.

Lo que más me llama la atención no es tanto eso, que dábamos por descontado como tendencia hace mucho tiempo, sino la interesante aportación de Apple a la progresiva redefinición del contenido de la propiedad intelectual. Me refiero a iTunes Match, de la que no sé si es casualidad que fuera presentado en formato “… and there’s one more thing”, que tanto gusta a Jobs. Se trata de que el usuario accede, mediante un pago de 24,99 dólares al año, a versiones de alta calidad de la música que tenga actualmente ripeada en sus dispositivos, sin tener que subirla, sino obteniéndola de la nube de Apple. Pelea frontal con Google y Amazon. Y, en palabras de Jobs, “an industry leading offering”.

8
Ene

Feliz (y simple) 2.010

Escrito el 8 enero 2009 por Julian de Cabo en Hogar digital / Digital Home, Internet

No sé en qué medio escuché la noticia de que un comercio de Cádiz (no podía ser otro lugar) felicitaba a sus clientes el 2.010 porque daban ya este año como perdido.

Ojalá quede en una broma y se empiece a ver luz a final del túnel antes de comernos las próximas uvas. Pero mientras llega o no el futuro, habrá que vivir y poner las bases para que la realidad que viene sea la mejor de las posibles. Y en ese sentido, de lo mejor que he leído en el final del año que se fue, es una reflexión de un mudado Robert Cringely, que puede leerse aquí: http://www.cringely.com/2008/12/the-missing-link/

Quizá simplemente me haya llamado la atención porque he coincidido con un par de “Poltergeist” familiares vividos en casa de personas cercanas que han aprovechado la Navidad para cambiar sus pantallas (y sus conexiones). Pero aunque fuera así, su comentario es un canto a la simplicidad que comparto. Tal vez resulte a primera vista un demasiado centrado en un punto aparentemente peculiar, que son los home theaters, pero es que los HT resultan interesantes porque en torno a ellos se está librando la batalla por el salón.

Mi conclusión es un poco la de siempre. Que tal vez la industria está cargando las culpas en el consumidor cuando debería hacer antes su propio examen de conciencia. Así que pidamos a Dios que los señores de la oferta hagan propósito de simplificar sus diseños durante este 2.009 que arrancamos, a ver si ello nos trae un feliz y simple 2.010.

18
Dic

Bofetadas audiovisuales

Escrito el 18 diciembre 2008 por Julian de Cabo en Hogar digital / Digital Home

Esta misma semana, a pocos días de la Navidad, Microsoft anuncia que empieza a alquilar películas sobre plataforma xBox Live. Apple lleva tiempo haciendo lo mismo en USA a través de plataforma iTunes con su Apple TV y resto de dispositivos. Amazon vende música hace tiempo, y se posiciona como rival de la compañía de la manzana con sus “Digital Downloads” que hace tiempo incluyen un buen catálogo de cine y episodios de televisión.

Y tal vez casi lo único que tienen en común todas estas iniciativas es que no proceden de la industria de medios, sino de otros jugadores en el mercado convergente, a los que hace poco veíamos como empresas de software (Microsoft), dispositivos (Apple) o distribución (Amazon).

Mientras tanto, Prisa sigue pensando si termina de vender su TV de pago en rebajas de Enero, y los periódicos continúan meditando sobre si deben seguir o no vendiendo figuritas del Real Madrid para sobrevivir.

¿No da la sensación de que las “bofetadas audiovisuales” por el control de nuestro salón se las están dando empresas con las que no contábamos hace cinco años?

17
Ene

Me hace llegar un buen amigo del sector un diagrama para facilitar a los consumidores su decisión de compra sobre qué plataforma de videojuegos es ideal para ellos. Y como además de ser curioso, no tengo que citar procedencia, lo puedo copiar con paz mental:

Decision sobre Videojuegos.JPG

Resulta claro que no es un diagrama completo porque excluye las alternativas móviles, como es más que discutible esa primera respuesta que opta entre PC y consola. Pero por lo demás, habiendo probado tres de las cuatro alternativas, sí que coincido en lo potente que resulta la última Xbox como plataforma “multiservicio” en el hogar, y en lo divertido que es pasar un rato jugando a los bolos en la Wii.

Mi desacuerdo mayor, ¿quien me lo iba a decir?, es precisamente que el PC siga siendo la plataforma preferida. Porque, al menos si mido en “horas de uso en mi hogar”, va cayendo en picado con relación al resto de plataformas. Cosa que me hace sentir muy viejo, además. 🙂

16
Ene

Consolas II

Escrito el 16 enero 2008 por Julian de Cabo en Hogar digital / Digital Home

El comentario sobre videojuegos que hizo Arturo hace unos días me dejó pensando un rato en la amplitud que abarca en la actualidad el concepto de videojuego. Parte de la variedad nos viene dada por la multitud de plataformas disponibles, que van desde el móvil o dispositivos personales muy ligeros hasta auténticos ordenadores que, como los propios PC, empiezan a tener problemas derivados de su potencia.

Tal vez sea esa potencia uno de los factores más importantes a la hora de “marcar línea” a los desarrollos, como vimos hace unos días. Parte de la industria ha optado por el camino de un realismo que le acerca al cine en muchos sentidos, mientras que otra parte renuncia a cualquier otra pretensión que no sea la de ser divertida.

Por lo que he podido ver en estos dos últimos tiempos, hay buenos ejemplos en uno y otro extremo. Si alguien no lo ha hecho todavía, debería probar los simplicísimos muñecajos del “Wii Sports”. Poco más sofisticados que aquellos palotes con los que jugábamos al ping pong en las primerísimas “videoconsolas”, pero adictivos y divertidos como pocas cosas. Me parece que es el único caso en mi familia en que un juego ha gustado a todo el mundo de modo uniforme.

En el otro punto de la gama, podríamos poner al apabullante “Halo 3”, o a otro título de los que -creo- acabarán pasando a la historia: el “Assasin’s Creed”. En este caso estamos hablando de un “juego cinematográfico”, donde se prima la faceta “vivir la historia” sobre la precisión absoluta en el control del personaje. La diversión no está tanto en el reto de saber controlar una interfaz sofisticada como en las mil alternativas que se nos ofrecen para completar los objetivos del protagonista al que encarnamos. La idea no es demasiado nueva y puede que arranque con la serie “Tomb Raider”. Lo que es nuevo es la sensación de realismo que proporcionan la calidad gráfica, la amplitud del escenario y lo flexible de las alternativas en el desarrollo del juego.

Tal vez la otra cara de la moneda sean los 60 euros que cuesta un juego de este estilo. Pero si se divide el número de horas de diversión entre su coste, puede que empecemos a entender que al cine le haya salido un rival duro.

3
Ene

Ciberasistentas

Escrito el 3 enero 2008 por Julian de Cabo en Hogar digital / Digital Home

Recuerdo que hace años se hablaba de los DINK (double income no kids) como grupo social emergente en USA con un alto perfil de consumo, entre los que se empezaba a expandir la tecnofilia en general, y la adicción a Internet en particular.

Deben haber pasado como diez años de eso, y esta mañana encuentro en mi correo un mensaje reenviado por mi mujer, al que había puesto como título “mira qué nivel”. Y aunque no lo reproduzca, sí que puedo comentar el tema, que me ha dejado tan pensativo como a ella.

El mensaje en cuestión es una respuesta a un anuncio de oferta de trabajo para personal doméstico puesto hace semanas por mi mujer en una página española donde se mueven muchas de estas ofertas. Hasta ahí, poco de particular. Resulta algo más llamativo que la persona interesada en el trabajo presentara sus intenciones desde su país de origen, donde estaba de vacaciones tras haber dejado su anterior trabajo en España. Pero lo que me dejó perplejo fue que, frente a la propuesta de mi mujer de entrevistarla a su vuelta a nuestro país, responde con un “podemos hacer la entrevista por Messenger, mi correo es xxxxx@hotmail.com”.

Y aunque a la hora de escribir este comentario ignoro qué va a hacer mi mujer con el caso, es la primera vez que me encuentro valorando la posibilidad de montar en casa un sistema de control de acceso a los ordenadores algo más sofisticado de lo que he venido usando con mis hijos. Que tiene muchas narices el tema.

¿Se imaginan lo que hubieran dicho a un conferenciante que hubiera puesto un ejemplo así hace diez años? Pues eso es lo que hemos tardado en pasar del dink al trabajador de país en vías de desarrollo como usuario prototipo. Y lo que te rondaré, morena.

Feliz Año 2.008 a todos.

5
Ene

Los regalos navideños y “lo digital”

Escrito el 5 enero 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Hogar digital / Digital Home

Se discute mucho sobre la mejor manera de impulsar la sociedad digital. En Europa se trata como uno de los objetivos fundamentales para asegurar que la competitividad de los países miembros de la Unión se asegura durante los póximos años. Y sin embargo las realidades del día a día hacen que tengamos que ser escépticos sobre las medidas adoptadas y sus resultados.

Los niños, y, en general las nuevas generaciones, están empeñados en demostrarnos que estas cosas llevan tiempo pero que son una cuestión de convertir lo que consideramos avanzado en cotidiano. Esta noche entrarán en las casas de muchos niños una buena cantidad de regalos relacionados con la tecnología. “Ordenadores” infantiles, consolas y juegos de todo tipo, ordenadores en sus distintas versiones… que harán que su forma de relacionarse con el entorno sea claramente diferente a lo que las generaciones anteriores hemos hecho. ¿Estamos aprendiendo de cómo nuestros clientes se relacionan con nosotros?

La forma en que la sociedad adopta una tecnología determinada no se facilita con anuncios en prensa o en los parlamentos, sino que pasa más bien por hacer fácil el acceso a la misma, dentro y fuera de escuelas y universidades. El impacto que tienen las actividades cotidianas en nuestra percepción de lo que es tecnología es mucho mayor de lo que pueda parecer a simple vista. Imagine que en el colegio de sus hijos el sistema de trabajo se basa en ordenadores de tipo tablet en lugar de libretas y libros. Seguramente su percepción de lo que es interactuar con sus compañeros, realizar trabajos de forma virtual y emplear sistemas como la mensajería instantanea para saber cómo van los deberes no serán novedad.

Las conosolas y ordenadores que han entrado en los hogares del mundo por navidad son un paso más hacia una sociedad de la información, seguramente más que esfuerzos más estructurados de los gobiernos pero que no se enfocan en los usuarios.

6
Sep

El (triste) panorama de las redes domésticas

Escrito el 6 septiembre 2006 por Julian de Cabo en Hogar digital / Digital Home

Una de las cosas que me viene resultando más llamativas en el mercado de los dispositivos convergentes es el bajo crecimiento de los productos orientados a redes domésticas.
No sé si alguno de los amables lectores se lo había planteado, pero resulta extraño que hogares que cuentan con varios PC’s carezcan de sistemas de almacenamiento o impresión centralizados. Máxime, cuando este tipo de configuraciones vienen siendo “lo normal” en entornos de oficina que es donde muchos de los potenciales compradores se han iniciado en en uso de la tecnología informática.
Y tal vez lo más curioso sea comprobar que en muchos de esos hogares, y de la mano de las instalaciones de banda ancha, existen ya routers con varias tomas de red a los que podrían conectarse dichos dispositivos con facilidad. Sin embargo, cuando uno intenta localizar una impresora con interfaz de red o un sistema de almacenamiento autónomo de ese tipo, suele encontrarse con precios disuasorios para el usuario doméstico, con gamas muy cortas y con una distribución muy limitada.
La sensación vuelve a ser la de siempre: mientras que el usuario necesita cosas tan sencillas como una sola impresora o un disco duro central, lo que la industria quiere es venderle más PC’s. Y pese a que las cifras de ventas de esas “nuevas” plataformas demuestran que no interesan a los consumidores, nadie parece dispuesto a rectificar desde la industria.
¿Tal vez porque la industria informática tiene ya los 25 años que comentaba Salva ayer, y su tiempo ha pasado?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar