Archivo de la Categoría ‘Educación / Education’

3
Oct

Tecnología para paises en desarrollo

Escrito el 3 octubre 2005 por Ricardo Pérez Garrido en Educación / Education

¿Qué es lo que hace falta para que las diferencias que la tecnología produce se conviertan en oportunidades para mejorar? Sin atreverme a dar una respuesta, la semana pasada leía dos noticias que seguramente ayuden, y mucho: 150 millones de portátiles a $100 la unidad (noticia de NYT.com, requiere registro), y 60 millones de telefonos móviles por debajo de $24.
Esto supone que los gobiernos de paises en desarrollo o entidades de ayuda a la educación puedan decidir dotar a escuelas completas con un ordenador por alumno, con lo cual las prometidas políticas de formación en tecnología sean una realidad en lugares en los que es complicado conseguir siquiera una libreta o un libro de texto. Y también terminales para conectarse a servicios de comunicación que pueden cambiar la forma de relacionarse comunidades enteras, acceder a servicios sanitarios, a intercambios de bienes. Recuerdo, de mi época en MIT, un proyecto del Media Lab en India, donde el proporcionar comunicaciones móviles y acceso a internet a comunidades rurales multiplicaba su renta al permitirles acceder al mercado de la zona sin necesidad de intermediarios.
Estas necesidades básicas seguramente hagan pensar a mas de uno en qué es lo que falta en entornos más desarrollados para llegar a estos escenarios de “tecnología para todos”. En países como España el acceso a aulas informatizadas no es algo más que anecdótico para la mayoría de los colegios. El portátil por alumno, un sueño al que muy pocos pueden acceder. La importancia de acostumbrar a una generación entera a vivir con ordenadores, a comunicarse y a crear utilizando herramientas nuevas, es difícil de calibrar. Dificil pero siempre positivo. Continuar con las políticas actuales no nos va a llevar más que a seguir bajando en las listas internacionales, estar cada vez más lejos de la cabeza en la sociedad de la información. La única sociedad posible para continuar mejorando niveles de vida.

8
Sep

Inclusión digital y derechos de la persona

Escrito el 8 septiembre 2005 por Julian de Cabo en Educación / Education

Hace un par de días, y al hilo de unas preguntas de un periodista tuve ocasión de volver sobre el concepto de inclusión digital, y muy especialmente sobre uno de los grandes puntos de ese debate, como es el rol que las administraciones deben jugar con relación al mismo.

Creo recordar que una de las primeras ocasiones en que oí hablar de este tema bajo el nombre inclusión digital fue cuando en Sevilla el Consejo Europeo aprobó el plan de acción “eEurope”. Estábamos en el año 2.002, y en aquella ocasión, referida al ámbito europeo, la inclusión se configuraba como la voluntad de aunar esfuerzos para no dejar a ningún grupo social al margen de la revolución digital. El concepto debía transcender al ámbito nacional o de organismos concretos y convertirse en principio inspirador de la política comunitaria y de la actividad de las administraciones públicas.

Aunque en principio la idea era interesante, y acertaba sobre todo al dar la relevancia necesaria al acceso en banda ancha como elemento sin el cual es ilusorio superar la brecha digital, confieso que pensé que aquello iba a quedar en nuevo humo sin concretar. Cosas de políticos a las que no había que prestar mucha atención.

Tres años después, y para mi sorpresa, parece que si ha tenido algún efecto interesante. En concreto, parece seguro afirmar que ha tenido una influencia positiva en los ámbitos políticos de reflexión vinculados a la tutela de la Sociedad de la Información españoles.

Por no irnos más lejos, en el Informe al Gobierno Español presentado por el Consejo Asesor de las Telecomunicaciones y la Sociedad de la Información este mes de Junio, aparece una recomendación que me resulta realmente novedosa, como es la de establecer un nuevo derecho en favor de los ciudadanos: el derecho de personas y empresas a relacionarse telemáticamente con las Administraciones Públicas. Recomendando incluso la creación de un Defensor del Usuario, que ya es mucho concretar para un informe de este tipo.

Sin ser un experto jurista, no puedo asegurar que sea novedad mundial, pero sí puedo afirmar es que se trata de la primera vez que oigo hablar de tal derecho. Y aunque se antoje a priori tan etéreo como puedan serlo el derecho a un puesto de trabajo o a una vivienda digna que recoge nuestra Constitución, estoy persuadido de que no sería una mala idea darle todo el recorrido legal pertinente, llegando incluso a otorgarle carácter de derecho constitucional para España o para la futura Constitución Europea.

Al fin y al cabo, si una Carta Magna debe tener un valor programático para una sociedad, hay temas como este nuevo derecho que deberíamos incorporar al conjunto de valores por los que apostar para el futuro. Aunque sólo sea como aspiración, seguro que da fruto.

1
Sep

Salvando la brecha digital (con un puente de madera)

Escrito el 1 septiembre 2005 por Julian de Cabo en Educación / Education

Parte importante del ritual de la vuelta de vacaciones de verano es la compra de los libros de texto que nuestros hijos van a usar el curso próximo. Año tras año nos sorprendemos de la escasa correlación entre su precio y la profundidad de su contenido, pero lo asumimos como parte de todo aquello que en la vida lleva la etiqueta de inevitable.

Este año, sin embargo, las cosas han ido un poco más allá de la sorpresa por la vaguedad general de lo que mis hijos aprenden, y llevo un par de días sumido de lleno en la estupefacción más absoluta.

La culpa es de mi hija mayor, que comienza el ciclo llamado de educación secundaria. Visto lo que comentaré luego, adelanto la conclusión de que poco más adecuado podía ser el adjetivo (secundaria) para matizar adecuadamente al nombre “educación”.

Entre las materias que van a ser objeto de su estudio, este año aparece una asignatura novedosa para la cual compramos -a 21 euros de vellón- el libro llamado “Tecnología Informática”. Como novedad curricular, se supone que esta obra será para muchos chicos la puerta de entrada al mundo digital.

Tal vez por ello, el capítulo 4 de la obra lleve por título “La Madera”. ¿De qué si no se hacen las mejores puertas?. Una cosa es que todo cambie, y otra que las puertas sigan siendo lo que han sido toda la vida. Les juro que no escribo bajo la influencia de substancias que potencien la lucidez. El capítulo 4 se llama así, por la gloria de mi madre.

De hecho, de eso me dí cuenta al cabo del rato. La causa inicial de mi pasmo consistió en que, de un libro que consta de 200 páginas articuladas en torno a 10 capítulos, teníamos que llegar a la página 117 y el capítulo 7 (“El ordenador y sus componentes. Windows”) para encontrar algo sobre Informática en sentido estricto. Y cuando llegamos, es para comprobar algo que resulta interesante: que el primer titular que algunos chicos van a leer en su vida es que la informatica es Windows.

Cosa que tiene mucho de verdad a fecha de hoy, pese a las implicaciones político-religiosas que podamos encontrar alrededor de Microsoft y sus sistemas. Pero parece exagerado que ese capítulo 7 dedique sólo cuatro páginas a los ordenadores en general antes de pasar al sistema operativo Windows. Si se trata de que con esto estamos poniendo las bases de lo que es la informática en la cabeza de los chicos, se me ocurren mil cosas previas que contar antes de llegar a este punto. Y me temo que casi ninguna tenga que ver con la madera.

Igual lo que pasa es que, una vez más, estamos siguiendo tradiciones seculares y procurando que la formación no tenga nada de práctica. Puede que la razón de que el ordenador se vea (¿lo verán en realidad?) en el capítulo séptimo, sea permitir que los seis previos se hayan desarrollado en el confortable entorno del Aula “normal” sin que los niños destrocen la preciosa Sala de Informática.

Pero lo que parece claro es que pretender salvar la brecha digital con una formación que nos hace aprender cosas sobre la madera ¡a los 12 años! es llegar tarde y mal al punto donde todo arranca, que es la formación de los jóvenes. ¿Nos asombraremos de que dentro de unos años sigamos sin hacer el uso de la tecnología que hacen los países vecinos?.

Tal vez sería mejor anticiparse un poco, y pasar a “educación primaria” estas cosas, antes de que sea demasiado tarde.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar