Archivo de la Categoría ‘Dispositivos / Devices’

29
Ene

BN-BG303_gears__D_20140127113603El WSJ cuenta que Microsoft ha adquirido los derechos en exclusiva para Gears of War, uno de los títulos de más éxito de los últimos años. El trato puede parecer uno más pero seguramente apunta a un inicio oficial de hostilidades para capturar contenido en exclusiva, al estilo de lo que estamos viendo entre Netflix y Amazon. Sí, el contenido es el rey y más en los videojuegos, donde las ventas de tu consola dependen de que haya muchos usuarios, que quieren muchos y buenos juegos. Pero claro, al más puro estilo de la pescadilla que se muerde la cola, los desarrolladores de juegos claramente prefieren apostar por plataformas con muchos jugadores… así que para ser la plataforma con más jugadores te toca asegurarte que tendrás disponibles los mejores juegos. Y si además le haces la pascua a las demás y estos juegos son exclusivos, pues mejor que mejor.

El ejemplo tradicional lo tenemos en Halo, que es el título por el que muchos llevan tiempo comprándose la Xbox. Titulo exclusivo, buena calidad, lanzamientos más o menos frecuentes de nuevo título. Tampoco es que hayan descubierto la pólvora. Nintendo ha dominado el mercado de las consolas móviles durante mucho tiempo gracias a sus juegos -propietarios- de Mario y compañía. Sin embargo ahora el mercado parece que está en un punto interesante. Acaban de salir las nuevas consolas y la competición para quedarse con el título de campeón de esta generación solo acaba de empezar. En esta fase de la industria se trata de lograr  vender rápido el mayor número de consolas, para atraer no solo a nuevos usuarios (efecto “esta es la que hay que comprar”) sino también la atención de los desarrolladores de juegos (efecto “ahí está la pasta, la otra vendrá después”). Así que toca subvencionar de alguna manera la entrada o conseguir que exista una razón clara para comprarse una consola específica. La cosa está complicada, con los PC volviendo a ser una opción gracias a cosas como Steam, y nuevos entrantes en el mundo de los cacharros como la propia Steam (que anuncia sus máquinas aunque no están en el mercado todavía).

El movimiento de Microsoft se enmarca entonces en seguir buscando rentabilidad a su plataforma postulándola como la ganadora de esta generación. Sería una oportunidad para buscar entrar en las vidas de más usuarios y una fuerza más para traer cosas nuevas a sus usuarios. Incluso un móvil suyo que le guste de verdad a las masas. Quién sabe…

25
Ene

touchid_heroParece que Apple puede estar de nuevo preparando una estrategia para entrar en pagos móviles. Si recordáis hace un par de años cuando iban a presentar el iPhone 5, todos los que tienen que ver con pagos estaban mirando con atención si Apple iba a sacar un sistema propio de pago con el móvil. Unos con miedo, porque podía quedarse con su negocio, otros con esperanza porque se iba a mover rápido hacia adelante un ecosistema entero de nuevos negocios.

Pero al final no pasó nada. Y algunos como Square se han beneficiado de que en este sector en plena evolución rápida estamos en la fase de construir un standard de pagos móviles que sea aceptable por los clientes. Es decir, que sea suficientemente cómodo y seguro para sustituir al efectivo y a las tarjetas. Entran aquí en juego factores como el tiempo que tardas en identificarte con el móvil, en hacer la transacción, en recibir un comprobante -mejor si es digital-… Y todo esto frente a sacar dinero del bolsillo o tu tarjeta de la cartera. Parecía que 2011 y 2012 y 2013 iban a ser -cada uno- el año de los pagos móviles. Y claro, no lo han sido. Pero sin embargo algo ha cambiado. Ya tenemos publicidad de pagos móviles por todas partes. Lideradas ya por las Telco -con Vodafone+Visa lanzando en España su sistema recientemente-, o por los bancos –otro mas– , o por los de las tarjetas de crédito.  Solo queda que los clientes lo usen. Y parece el momento de madurez suficiente como para llamar la atención de Apple. ¿Qué puede pasar si lo hacen?

Tenemos entonces una empresa con varios cientos de millones de tarjetas de crédito de clientes almacenadas. Pero no solo eso. Son clientes acostumbrados a pagar en su plataforma. Y si les ponemos un sistema suficientemente sencillo -incluyendo que sea fácil de adoptar por las tiendas y comercios varios donde comprar-, tenemos una mezcla explosiva para capturar una gran parte del mercado con estos clientes y llevarse parte de los beneficios. Aquí habrá un porcentaje que se quedará el jugador que controle el estándar de pago por encima de la tarjeta. Esa es la batalla. Aunque no solo, porque además está la cantidad de datos adicionales y capacidad de personalización/recomendaciones que tendrán los que capturen esas ventas.

El escenario entonces es otra vez de “cuidado que viene el lobo”, y como el siguiente modelo se presentará después del verano, no queda demasiado tiempo para prepararse. Lo de la huella digital del último modelo está claro en una estrategia donde identificar al usuario es importante. Y esta identificación en pagos de cantidades elevadas (más de 20€ es el punto de ruptura por ahora) es fundamental para que el cliente se sienta seguro.Quedan claro muchas preguntas, si será o no NFC, si será otra tecnología, si los famosos iBeacon va a tener algo que decir aquí (seguro que si, sabes que el cliente está aquí, puede pagar rápido, le puedo hacer ofertas específicas…)… Mi apuesta es que esta vez la cosa va en serio y en el 2014 vamos a tener una solución de pago integrada con el nuevo iPhone, incluso algo para este principio de año es posible.

Sobre Apple y su estrategia en pagos móviles, lo tratan varias fuentas hoy, desde un artículo del WSJ. El análisis de Techcrunch está bien construido.

6
Sep

samsung gearTodo el mundo hablando de lo desastroso que es el nuevo cacharro de Samsung. Parece que la visión más común por lo que he estado leyendo es que el producto no parece terminado del todo y es un esfuerzo por la empresa para llegar antes que Apple a la categoría. El análisis más interesante para mi es entonces pensar en si en realidad es tan importante llegar el primero o no, y cómo cambia esto las reglas del juego entre los distintos competidores. El análisis del cacharro mejor cuando ya tengamos casos de uso continuado (este no me lo compraré… esperaré a ver si Apple de verdad tiene algo preparado).

Los que llegan primero a este tipo de innovaciones tecnológicas suelen ser compañías más pequeñas. En este caso tenemos a Pebble desde USA y a I’m Watch desde Italia y seguro que alguno más que me olvido. Vamos que no son los primeros. Es lo normal. Incluso el rompedor iPhone tenía antes otros teléfonos táctiles en el mercado compitiendo con él antes de salir. Si el factor forma y uso y la conectividad… ya se… pero todos se fijan en la categoría “se puede tocar y se conecta a internet” y no era ni mucho menos el primero. El Gear de Samsung tampoco lo es.

Los que llegan primero suelen ser los que más experimentan. No hay todavía un estándar en la categoría y se trata de luchar por crearlo. Tanto en forma como en capacidades del producto. Samsung apuesta por que esté abierto y porque los desarrolladores aporten valor con aplicaciones. Ya tenemos algunas. Las de deporte y movimiento y localización parecen prometedoras. Las de fotos y demás no parecen aportar gran novedad. Todo está en el factor uso por los clientes. Seguro que nos sorprenden. Pero para eso hace falta escalar en tamaño la categoría, que ahora es totalmente marginal.

Y es en ese trabajo de extender una categoría de innovación tecnológica a las masas y convertirlo en un producto para todos donde entran “los que no son los primeros”. Normalmente otra empresa (quizás en este caso Apple) toma el concepto, lo convierte en estándar y lo hace crecer. Captura así gran parte del valor que se ha ido creando y, al sentar el estándar, hace que los demás le sigan. Despué´s´vienen las guerras por las distintas plataformas, intentar que solo quede una, fortalecer las relaciones con los participantes en la plataforma… pero antes, el que los clientes adopten el producto y se cree un estándar.

Samsung ha intentado jugar la baza de ser el primero. Por la recepci´ñon de la prensa no parece que su apuesta le vaya a permitir sentar el estándar de este producto. Sin embargo puede que haya conseguido algo importante que la mayoría pasa por alto: abre la puerta a desarrolladores para que hagan su trabajo con la posibilidad de experimentar con datos reales de usuarios, viendo casos de uso real y pudiendo adaptar sobre la marcha lo que hacen. Recordemos que esta es una clave en los mercados en red que son los móviles y todo lo que está alrededor.

Cuando/si Apple saque su producto, tendrá la ventaja de su aureola de marcar tendencias. Si al final no sale dejará hueco para que samsung afine su apuesta, abra el estándar a otros telefonos (¿Cualquier Android?) y desarrolle y escale la categoría. Le toca el turno a Apple. Si lo hace medianamente bien, y por comparación, tendrá todavía más beneficios por no ser el primero. Como casi siempre hace.

3
Sep

Ayer se anunciaba la compra, vista a nivel interno como una gran oportunidad (al menos eso es lo que comunica Steve Ballmer, CEO de Microsoft). Cuando se anunció la alianza hace un tiempo la reacción no fue muy positiva, con el clásico “dos perdedores no hacen un ganador”, Lo cierto es que la evolución desde entonces aparentemente da la razón al os críticos. Los nuevos teléfonos de Nokia, a pesar de conseguir mejores resultados no han podido capturar de nuevo la imaginación de los clientes y se quedan, a pesar de los números que le ponen en segunda posición a nivel mundial en número de unidades, muy lejos de los primeros en la categoría de smartphones.

La clave es que Microsoft se va a gastar todo lo que haga falta para intentar tener una cuota de mercado razonable en este mercado. Se juega la supervivencia como compañía en un mundo donde nuestras preferencias y uso de tecnología pasan de un mundo basado en el PC a un mundo basado en lo móvil. Todavía tienen fuerza suficiente, con 5000 millones de beneficio en el ultimo trimestre y 76000 millones en el banco para invertir.

Lo que toca es plantearse algunos escenarios posibles:

– El más positivo, donde todo funciona a las mil maravillas y son capaces de acelerar la integración y de generar otra vez interés en sus dispositivos. En este caso la cuota de mercado debería subir rápido hasta un 10% en smartphones rápido, seguramente antes en Europa que en USA porque es el mercado tradicional de Nokia. La gran oportunidad aquí está en el crecimiento de mercado en  países emergentes, acompañando el crecimiento de sus clientes y vendiéndoles un smarphone de altas prestaciones (y precio) después de que ya han experimentado uno de los más básicos. Lo complicado de esto es poner a la marca de nuevo a la altura de los teléfonos que la gente quiere tener. No está claro que Microsoft hoy sea capaz de hacer esto. Aunque todos pensaban lo mismo con las consolas y no les va nada mal.

– El mediocre, donde el negocio de smartphones de alta gama se abandona a favor de utilizar Nokia para entrar con fuerza en mercados emergentes con terminales baratos de windows y crecer así el ecosistema, tratando de en el futuro crecer en estos países y eventualmente ser capaz de relanzar la marca como opción una vez el sistema operativo es más competitivo y más conocido. Un escenario bastante probable dada la incapacidad que hasta ahora han mostrado las compañías para generar interés con sus modelos de alta gama. Las ventas han crecido, pero siguen lejos de los primeros, ni siquiera aparecen en la lista de los 5 top.

– El pesimista, donde la burocracia interna de microsoft hace que los modelos se ralenticen todavía más, que el sistema operativo no avance al ritmo que lo están haciendo Android y iOS. Esto forzaría a Microsoft a seguir invirtiendo. La siguiente en caer sería Blackberry, si es que no se la compra antes alguien para intentar utilizar su entrada en el mundo corporativo, donde todavía tiene una cierta fuerza. Muchos apuestan porque esta será la opción más clara, aunque parece que Ballmer está dispuesto a los cambios que haga falta (incluso se va a quitar de en medio) para conseguir cambiar la empresa.

Veremos si finalmente Gates vuelve de su retiro y le da la vuelta a la situación. En este juego del mercado movil estamos viendo cómo las empresas tienen que dedicarse a hacer estrategia en tiempo casi real, a ser capaces de competir y colaborar de formas que antes tomaban años para hacerse realidad y hoy meses, casi semanas. La decisión de Microsoft va a tomar cuerpo de forma muy rápida. Veremos los resultados en nuevos modelos seguramente antes de verano. A ver qué escenario (mas bien qué mezcla de escenarios) es el que se hace realidad. Seguro que no nos va a hacer falta esperar 30 años para ver el resultado (son los años que  Nokia ha estado en el negocio de móviles).

30
Ago

Is Xiaomi ready for the global market?

Escrito el 30 agosto 2013 por Ricardo Pérez Garrido en Asia, Dispositivos / Devices, Innovación / Innovation, Software

The news that one of the top executives at Google’s Android initiative is moving to Xiaomi where all over the place yesterday. There are a few interesting issues here. Let me talk about some of them, related to the role of Xiaomi, the evolution of the Android ecosystem, and the possible fit of the Chinese manufacturers in a global, complex market.

Xiaomi is basically a Chinese company. They offer the level of functionality of a high end smartphone at a fraction of the price of higher-end products. They are very smart in how they manage the personalization of Android, and also in how the control the number of different models vs. their marketing efforts. Though their market share is still low, their growth is amazing and the approach to how they add value is different to the traditional players. Though many think about the US market as the next step for the company after Mr. Barra joins the company, it makes more sense to think about other emerging markets where customers desperately want options for high end capabilities in a cheap smartphone. Xiaomi, with its products and marketing approach, can be a great candidate  for this expansion.

The Android ecosystem can become an issue for Google if they loose control of the advertising market and the basic applications. With Xiaomi heavily modifying the system, there is a strong risk of losing control. If Google then moves to close more and more the OS or give priority access to Motorola (or Samsung in this case), it will be a good indicator for the rest of the players to find a replacement. Samsung is already doing that. Xiaomi might be for now a great ally of Google. But it might also risk the great multisided network business model that they have created for many companies. With more players gaining relevance, the decisions related to how much control to exert over Android are going to be key in the future of Google in the mobile space.

Finally there is the role of Chinese manufacturers in a global market, which can change the dynamics of the evolution of emerging markets in Asia and Africa. Another competitor will be the Firefox alternative that some Telcos are promoting as an alternative to Android. The fact that most of these manufacturers use Android is a great opportunity to improve the ecosystem of solutions to customers with quite different needs than the ones Apple or Samsung are covering. Great opportunity again for complementary products and business models. From payment systems, to specialized coupons, to… (if you have a brilliand idea please call me…)

13
Feb

Cierto es que este post tiene bastante sesgo personal dado que soy parte implicada por dedicarme profesionalmente al mundo “mobile” y que puede decirse que “barro para casa” pero lo cierto es que no pretende sino mostrar una tendencia y una serie de errores que, a mi juicio, se siguen cometiendo.

Segun el ultimo estudio de la IAB, el tráfico móvil en España ya es de un 5%-6% del total del trafico web y que ha experimentado un crecimiento de entre el 300% -400% (en algunas webs), parece que desde el punto de vista de marketing se sigue considerando “residual” y no atractivo.

El otro dia, comentando con una persona responsable del mundo mobile en una gran agencia de medios, me comentaba un caso que me hizo reflexionar. Pongamonos en situacion: se esta planificando la campaña de Navidad para una importante empresa de electronica y se le propone realizar una campaña de marketing mobile en webs y aplicaciones afines a su target pero de manera muy “accurate”. Lo que se proponia era mostrar una serie de anuncios (desde simples banners hasta anuncios rich media) a usuarios que accedieran a esas webs y apps cuyo terminal tuviera mas de un año. La manera de segmentarlo era mediante el “user agent” que todo navegador tiene. El objetivo era claro: hey, tu movil tiene mas de un año y yo tengo unos modelos chulisimos todos nuevecitos. ¿Porque no se lo pides a los Reyes Magos?. Además el CPM no era excesivo y la inversion que se proponia no era una barbaridad. La respuesta: es muy interesante pero casi que prefiero gastarme ese dinero en UN anuncio en la tele en horario quiza no prime time y que no se quien lo va a ver.

Resultado: un “cañonazo en television” quiza no sea el camino mas eficiente para llegar a tu target: lo mismo el mensaje no llego a quien pudiera interesarle y por tanto la campaña no seria todo lo efectiva que toda persona de marketing desearía.

Con esas cifras de trafico y con la inversion comentada, ¿no merecia la pena probarlo? Tengo la sensacion que desde el punto de vista de marketing, se estan repitiendo errores cometidos con la web “tradicional” y que parece que no se aprende.

Pero seria injusto echar las culpas al mismo. Creo que parte del problema es de los profesionales que estamos involucrados en “esto del mobile”.  Estoy convencido que no estamos siendo capaces de transmitir las ventajas que tiene el mobile marketing y que nosotros mismos no estamos convenciendo a los responsables para que realmente apuesten por nuestro canal y las ventajas que tiene.

Vale, quiza no haya una masa critica suficiente pero el mobile marketing tiene a favor que no hay muchas campañas de marketing, que los precios son razonables, que las posibilidades de segmentacion y de “targetizacion” son enorme  y que por tanto merece la pena probar y medir. Ademas, el “marketing mobile” es cool y guay.

Conclusion: seguimos tropenzando varias veces en la misma piedra, seas de marketing o no.

7
Jun

Ayer era el día del software, en palabras de Steve Jobs. Aunque no sé si debió decir “del software y los servicios”, porque una buena parte de lo que nos presentaron fueron eso: servicios de información avanzados, soportados por la nube privada de Apple.

El más llamativo de ellos, el que hará correr tinta durante semanas es iCloud: el servicio que ha resultado ser la razón de ser para esos enormes datacenters que todo el mundo sabía que Apple llevaba tiempo construyendo. Como casi siempre, un sistema “a prueba de tontos”, que no requiere intervención por parte del usuario para mantener sincronizados todos los contenidos digitales que gestione en sus diferentes dispositivos, y que representa una cierta “popularización simplificada” del modo en que ya trabajaban muchos usuarios avanzados integrando diversas herramientas.

Lo que más me llama la atención no es tanto eso, que dábamos por descontado como tendencia hace mucho tiempo, sino la interesante aportación de Apple a la progresiva redefinición del contenido de la propiedad intelectual. Me refiero a iTunes Match, de la que no sé si es casualidad que fuera presentado en formato “… and there’s one more thing”, que tanto gusta a Jobs. Se trata de que el usuario accede, mediante un pago de 24,99 dólares al año, a versiones de alta calidad de la música que tenga actualmente ripeada en sus dispositivos, sin tener que subirla, sino obteniéndola de la nube de Apple. Pelea frontal con Google y Amazon. Y, en palabras de Jobs, “an industry leading offering”.

13
Oct
6
Oct

abanicoDel mismo modo que nuestras abuelas eran capaces de interpretar estados de ánimo a través del movimiento de un abanico, los que llevamos más años en la industria de la tecnología sacamos a veces conclusiones sólo con mirar el número de versión que un fabricante pone a un determinado producto.

De hecho, algunos recordamos como nunca hubo un DBase I que precediera al DBase II, gracias a lo que Ashton Tate dio a su producto una apariencia de madurez que otras aplicaciones no tenían. O sonreímos con aquel salto en que Microsoft hizo pasar su Word 2.0 a un 6.0 que resultaba sorprendentemete próximo al WordPerfect 5 que en aquel momento era la aplicación de proceso de textos más vendida en el mercado ofimático. Y sonreímos porque todos sabíamos que la norma no escrita venía a decir que la versión con decimales de un producto hacía referencia a simples mejoras, mientras que la versión con enteros era una “major release” en términos de la industria.

Pero hace años que no es tan habitual encontrar versiones con decimales, salvo en ámbitos muy concretos como en Linux,  los navegadores de Mozilla o las herramientas de desarrollo.

Tal vez por eso me haya quedado una sonrisa al ver como Microsoft ha gestionado una coincidencia curiosa estos días. Me refiero a la de la casi simultánea presentación de Windows Seven con un cambio en su sistema operativo para móviles, que andaba en la versión 6, y a la que han hecho pasar a la 6.5 sin atreverse a hacer coincidir la cifra con la del producto estrella.

Sería interesante conocer las razones que le han movido a no emplear el mismo 7. Es claro que Windows Seven resulta la apuesta más crítica para el futuro de los de Redmond, y que quieran hacerlo brillar con luz propia. Pero … ¿no resulta curioso que los Apple y Google sigan la estrategia de “un sólo sistema para todas las plataformas” mientras Microsoft aisla cada producto? ¿O es que no cree demasiado en su versión para móvil y no la quiere pegar al transcendental Seven?

El tiempo nos dirá, supongo. Pero hubiera sido interesante verles presentar una estrategia completa para todas las plataformas. A lo mejor, hasta hubiera llegado a pensar que estaban pasando a ser una compañía más de cliente y no tanto de producto.

1
Abr

Nos cuentan Gartner y Forester que la caída de la demanda en tecnologías va a duplicar a la que sufrimos en la post burbuja Internet. Si por aquel 2.001 la recesión llegó al 2,1%, la previsión de Gartner está cercana al 4% para el año en curso.

Todo ello con matices que abarcan desde el 0,3% de aumento en la inversión en software hasta una espectacular caída cercana al 15% en el caso del hardware.

Y creo que el diferencial con 2.001 es evidente: el habitual “círculo virtuoso” provocado por la evolución en paralelo entre cada versión de Windows y el hardware que lo soportaba no ha funcionado esta vez. Windows Vista no ha sido aliciente para que los clientes se vuelquen en cambiar sus equipos por otros más potentes para sacar partido del sistema. Lejos de ello, el mercado de consumo se ha volcado en dispositivos ligeros que funcionan con Linux o XP, y que necesitan muy poco hardware para funcionar, mientras que las empresas se proponen alargar la vida útil de Windows XP hasta donde sea necesario para los usuarios finales, y exploran software de virtualización y estrategias de outsourcing para el núcleo de los sistemas corporativos.

Es decir … la tormenta perfecta para todo un sector y a escala global. Salvamos 2.001 en parte de la mano de Windows XP, pero esta vez la caída económica global nos ha pillado en plena tendencia a “lo pequeño es bello”.

La pregunta del millón es … ¿y quienes se ahogarán en esta ocasión?

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar