Archivo de la Categoría ‘Contenidos / Content’

15
Abr

Cambio en el modelo de televisión pública

Escrito el 15 abril 2009 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content, Televisión / TV

Parece inminente un cambio importante en el modelo de televisión pública en España. Se ha anunciado esta semana que se reducirá de forma importante la publicidad emitida por RTVE. De esta manera, se reducen también sus ingresos y se deja más tarta publicitaria para el resto de las cadenas, que vienen desde hace tiempo pidiendo un cambio en esta línea. Hay dos posibles escenarios a futuro. El primero que se introduczca más dinero público para subvencionar la televisión. Esto hace que se compita por el prime time sin los condicionantes de otras cadenas y se distorsione en parte el mercado. Otra opción es el canon al estilo BBC, que supone dejar la opción de pago en manos de las familias. No parece que esta última vaya a prosperar en España por el cambio radical que supondría frente al modelo actual. En todo caso el dinero en publicidad y las subvenciones que actualmente van a parar tanto a la televisión estatal como a las autonómicas suponen claramente un “ruido” en el sistema de televisión. Y cuando la 1 ha vuelto a tomar el liderazgo en audiencias tras muchos años en la tercera posición, la presión por parte de las cadenas privadas aumenta por momentos.

Si lo que se produce es una reducción de minutos de publicidad sin un aumento de subvención, por la presión de reducción de gasto que tiene el gobierno en este momento, probablemente habrá una reordenación de las audiencias en pocos meses, ante la imposibilidad de mantener los niveles de inversión en parrilla que tienen actualmente. Queda sin resolver el tema de las autonómicas, que en cifras capturan también un montante importante de subvención y publicidad y viven también alejadas por completo de criterios de rentabilidad.

También hay precedentes de que la reordenación del mercado no tiene gran impacto. El ejemplo de Francia hace un par de meses, donde una reducción de minutos publicitarios apena afectaba a la tarta, despista un poco. Lo que está claro es que entre la TDT de pago y la remodelación de la televisión pública (al menos a nivel ingresos publicitarios), el año 2009 será clave en crear el nuevo panorama de medios en España para los próximos años.

14
Mar

Hace unos días mencionaba los resultados de la industria y sus cuentas y proponía que era un momento de cambio. Creo que se puede ir un poco más lejos. Es el momento de entrar en un proceso de reconversión de la industriaLas principales empresas de medios del país (prensa, TV) han presentado resultados durante las últimas semanas. Las caídas medias están en el 40% de sus ingresos. Las perspectivas para el año 2009 son incluso peores. No solo se trata de una mayor fragmentación en los ingresos por publicidad, y en una caída de las inversiones por la crisis, sino que parece que estamos ante un punto de inflexión en la industria. Algunos puntos son claros:

– Para las televisiones la fragmentación (apagón digital, mayor competencia con nuevas cadenas, posibilidad de televisión de pago en TDT) hace que las audiencias medias sean menores, reduciendo los ingresos de las primeras y creando dos grupos entre las grandes, y uno de “marginales” que cada vez se reparten más publicidad.

– Es necesario aclarar qué papel queremos para las televisiones públicas. Las tremendas diferencias entre ingresos y gastos en las televisiones públicas – sobre todo en las autonómicas- no está claro que respondan al interés común, ni que estas televisiones estén dando realmente un servicio público.

– Para la prensa, su modelo de negocio tradicional ya no vale. No tiene futuro, y aunque sea un modelo válido durante todavía unos años, es imposible mantener las estructuras industriales y de producción tradicionales. Integración de las editoriales y maximización del producto audiovisual son la norma.

– En general para la industria se trata de buscar un hueco entre la audiencia y la segmentación, algo que va mas allá de la configuración adecuada de las parrillas o de una línea editorial, y que pone a la marca y a la selección de contenidos al frente de la lista de “cosas de las que preocuparse” en estas empresas.

Lo que parece claro es que hay que crear empresas distintas a las que han tenido éxito tradicionalmente, y esto al tiempo que los modelos tradicionales siguen produciendo un 80-90% de los ingresos. No es un reto fácil pero solamente sobrevivirán aquellos que apuesten durante los próximos dos años por tomar medidas drásticas y favorecer capacidades distintas. O al menos serán los que vean deteriorarse menos sus márgenes actuales, que no olvidemos están muy por encima de la media europea -al menos en el mundo de la TV. Capacidades como pensar en los contenidos como proyectos que rentabilizar al máximo, no importa la plataforma, y aprender a sacarle la máxima rentabilidad.

13
Mar

Me ha gustado mucho el título del la nota publicada en Forbes.com sobre la emergencia de un sistema nervioso para la sociedad basado en la comunicación y la participación. El tema se ha tratado desde muchos puntos de vista, con los -ya clásicos- ejemplos de la campaña de Obama o los atentados de Mumbai. La realidad es que hay toda una generación que no solo asume que participar  y compartir es la forma normal de actuar en sociedad, sino que ya ha sustituído de hecho las tribus locales a las que todos pertenecemos -grupos con los que nos identificamos por diferentes razones- por otras globales.

El impacto de estos cambios solo se está empezando a sentir. Ayer mismo hablaba en clase sobre el distinto uso que hacemos de herramientas como Facebook. Mientras los alumnos a los que les preguntaba -más jóvenes- citaban usos relacionados con lo cotidiano, lo mío es mas una agenda para conectar con gente con la que no me veo normalmente. Incluso un porcentaje alto reconocía consultar y actualizar sus perfiles desde sus móviles. Esto último, la movilidad, va a dar la siguiente vuelta de tuerca al fenómeno del “yo digital” como inseparable del yo social, algo que es un fenómeno totalmente nuevo y que solo parcialmente se había producido hasta ahora. Los retos son varios. El primero social, entender este comportamiento como normal y asociarlo a cómo se proporcionan desde noticias hasta oportunidades de participación en una democracia más abierta y participativa. Por el lado de la empresa, conseguir entenderlo y flexibilidaz aún más herramientas de colaboración y jerarquías. Bueno, el último es no quedarse demasiado atrás. El riesgo de volverse un analfabeto social para las nuevas generaciones es cada vez más alto. No porque antes no sucediese, sino que ahora directamente uno se queda fuera de los circuitos y los canales preferidos por los jóvenes. Mas o menos como siempre, pero trasladando lo social al plano digital.

4
Mar

Zillion TVLeyendo las noticias del día me llama la atención un nuevo artículo sobre el tema de modelos de consumo de contenidos de calidad (la “nueva televisión”) que aparece en BusinessWeek. Basicamente, con la excusa de una nueva compañía Zillion TV se recorre brevemente la cada vez más amplia oferta de contenidos bajo demanda y de pago que esta invadiendo USA, al tiempo que el consumo de horas de televisión tradicional sigue bajando.

Zillion TV ofrecerá contenidos de 20th Century Fox, NBC Universal, Walt Disney, Sony Pictures, y Warner Brothers, y que además tendrá una set-top-box al estilo de la que ya ofrece Netflix (de la que ya hemos hablado aquí y aqui). Se une así a otras ofertas de éxito como Hulu, o las ofertas de Amazon y Netflix.

Todas ellas son un éxito y anuncian un camino, al estilo del que ha abierto iTunes, de consumo de contenidos digitales en formas alternativas, que hacen frente a los problemas de una industria que ha tenido problemas para aprender a explotar las posibilidades que la distribución digital le ofrece y que se ha centrado hasta hace poco en buscar culpables y no soluciones.

Uno de los aspectos interesantes de estos modelos será de nuevo buscar las razones para ganar de unos y otros. Al final tendremos casi los mismos contenidos, como siempre, en un número importante de plataformas, y éstas van a competir entre si para captar nuestra atención (y nuestros euros), intentando construir ofertas que por su facilidad de uso, capacidad para descubrirnos nuevos contenidos, fiabilidad o conexión con otros servicios nos seduzcan más que las demás. Las nuevas ofertas nacen “solas”, sin mas productos complementarios que el ser pioneros y tener buenos acuerdos de contenidos. ¿Serán capaces las marcas más reconocidas de contenidos (TV, Productoras) de convencernos de que son el sitio al que ir? ¿Se conformarán con los derechos a percibir de las distintas plataformas? ¿Podrán las operadoras de telecomunicaciones reaccionar y ofrecernos un “plus” gracias a toda la información que tienen de nosotros? Ya, ya, lo fácil es hacer las preguntas, pero no creo que mucha gente tenga hoy las respuestas…. falta que el consumidor reaccione y decida, y ya sabemos todos que es muy suyo, no es fácil acertar con lo que va a querer hacer al final.

23
Feb

No sé si conocen la novela de Jardiel que tiene como título el que tomo prestado para el artículo. Pero encaja bien con un libro que no es más que una sátira sobre las consecuencias de la incipiente liberación de la mujer en los años 30 del siglo pasado. Lo que seguramente hoy sea menos conocido es que Jardiel embroma con el título a quienes creían en la leyenda medieval de Santa Úrsula y sus 11.000 vírgenes.

Y el caso es que me empieza a pasar como a Jardiel. Que aunque sea con temática distinta, empiezo a sonreír cada vez que leo que tal o cual empresa tiene como nueva religión la “orientación al cliente”.

La última vez que acabé metido a fondo en este tema fue con ocasión de una charla con un amigo de donde saqué el corolario de la historia del león y la gacela. Hoy que tengo más tiempo, cuento el episodio entero.

Eso sí, como se dice el pecado pero no el pecador, cuento la historia sin protagonista, a quien describiré como un ejecutivo del sector que conoce a fondo la publicidad y con quien charlé largo y tendido el día “del rumbo que debe tomar la gacela“.

Mi interlocutor venía asustado porque -literalmente- había comprado todas las revistas importantes que conocía, y a su juicio el volumen de publicidad era ridículo. Y eso era sólo “el mundo del print”, como lo llama la gente del sector, porque según me contaba, portadas como la de Vasile en Expansión hablando de crisis galopante en la TV eran aún peor presagio … “y eso sin la que se liará con el apagón analógico”, remataba. Y al final de su exposición describía el conjunto de su ansiedad con una sóla pregunta global … “¿quien crees que se va a llevar el gato al agua en un mundo donde contenidos y canales de distribución están cambiando tan rápidamente?”

Y la verdad es que no tengo una respuesta concreta y definitiva, pero pero sí alguna idea que creo que puede ayudarnos a entender lo que sucede. Creo que una de las cosas que explican bien la actual situación es que -de entre los jugadores que buscan ganar la partida- sólo unas pocas empresas tienen de verdad una relación directa y casi personal con el cliente final. Cosa especialmente importante en un momento en que el cliente final está tan o más perdido como la industria, debido al aluvión de posibilidades que se le ofrecen.

Y ante este panorama, muchas llevan toda la vida diciendo que no hacen productos sino que atienden cliente, pero sólo dos parecen haberlo logrado por completo. Y esas dos empresas son tan aparentemente diferentes como Amazon y Apple.

Puede que en la versión 1.0 del mundo hubiéramos pensado en ellas como un librero y un fabricante de ordenadores. Pero hoy son algo muy diferente: son alguien con presencia en una red desde donde alcanzan a cualquiera potencial cliente que desee “algo digital”, y donde han ganado una reputación sólida de confiabilidad.

Ni siquiera creo que Google tenga una posición así. Google es un magnífico enrutador de búsquedas, pero no conoce a sus usuarios finales, o al menos no los conoce “con permiso del propio usuario”, con lo que no tiene una relación de clientela con ellos. Y por si fuera poco, justo ahora cuando querría dar el paso, empieza  a tener un aura de “Gran Hermano” que no le beneficia para sus propósitos.

Todo lo contrario que una Amazon a la que dejamos que nos aconseje libros o a una Apple en la que confiamos para comprar música (u otros muchos contenidos digitales en otros países). Ambas tienen la tecnología para distribuir lo que deseen, medios de pago ya implantados, un aura de seguridad … y trabajan sobre dispositivos que hagan cómodo el consumo de contenidos digitales.

Honestamente creo que no hay otro jugador en la cadena de valor con tanto avanzado. Hay, por supuesto, jugadores a quienes seguir porque cuentan con elementos importantes para intentarlo, sea su tecnología, su capacidad financiera o su control de las redes. Pero ¿alguna, además de estas dos, en la que todo el mundo confíe?

El tema daría para un análisis mucho más largo, pero se trata de provocar un poco. Que es Lunes y hay que despejarse. 🙂

19
Dic

Sostenibilidad de “lo web 2.0”

Escrito el 19 diciembre 2008 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content

El mercado de la publicidad se desploma. No hay dinero para inversión porque las empresas no facturan. Y sin embargo algunos se permiten rechazar ofertas millonarias por negocios que todavía no han generado ingresos. Eso sí, con muchos miles de usuarios encantados -no se puede dejar de hablar de Twitter esta semana-. Varias perspectivas del análisis. Si bien es cierto que el tipo de servicios en los que seguramente debería recaer la inversión publicitaria es en aquellos que permitan segmentar mejor los mensajes (si, internet es el mejor candidato), también es cierto que no parece el momento en que los departamentos de márketing quieran hacer grandes experimentos.

La semana pasada de nuevo manteníamos una reunión del Observatorio de los Medios y la Publicidad, que como sabeis está apoyado por Capgemini Consulting, en la que participaban empresas como Google, Prisa, Vocento, BMW o Universal Mcaan, para debatir sobre el concepto extenso de marketing digital y cómo se plantea el año 2009 en este ámbito en España. En concreto en relación con el papel que va a tener este instrumento para las marcas, los anunciantes que con su dinero configuran – y en este caso re-configuran- el panorama de medios de un país y la relación de clientes y marcas a través de diversos canales. Esta definición, que para muchos sobra o es imprecisa, me sirve para hacer énfasis en algunos de los temas que hemos tratado, y que encajan con el título del post. Solo aquellos capaces de ofrecer “performance” o un refuerzo claro de su marca a los anunciantes tienen algo que hacer en el futuro inmediato. Todos aquellos intentos por hacer algo más difuso, por no encontrar al público exacto que el anunciante quiere, y en suficiente número… están condenados a sufrir. Y, a pesar de ello, seguramente va a ser el año donde explote de verdad la inversión en “nuevos medios” y esta acepción empiece a estar trasnochada.

Siguen todavía existiendo algunos problemas estructurales en el mercado (como por ejemplo la falta de estándares de medición, el Sofres de internet o los móviles), pero está claro que ante la bajada de presupuestos y la necesidad de conseguir resultados, internet, móviles… “lo digital” se configura como el camino a seguir por muchos. Incluso hay quien dice que es el momento adecuado para hacer un relevo generacional en los decisores, para que esta evolución hacia “lo nuevo” – que como no se apuren será ya lo viejo para cuando lo alcancen. Los mejores invertirán ahora y se harán fuertes para cuando vuelva la inversión.

En este entorno parece que lo lógico es fortalecer las estrategias que ayuden a los “viejos” medios a colaborar con los “nuevos”, a sacarle partido en conjunto y no cada uno por su lado, y a mejorar la experiencia del que pone los ojos y la atención, que al final se traducen en dinero para acometer proyectos empresariales. Y si no funciona, a probar otra cosa. Me temo que veremos fallecer muchos proyectos empresariales en los próximos meses. No solo audiovisuales o de web 2.0. Son las reglas del juego. Lo que toca es aprender a jugar, y ser buenos para cuando vuelvan las oportunidades.

11
Jun

¿Nos convierte Google en unos idiotas?

Escrito el 11 junio 2008 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content

Esa es más o menos la traducción del último ensayo de Nicholas Carr sobre tecnología y sociedad. El tema central es la evolución que se está produciendo en nuestra forma de pensar por la tremenda cantidad de información disponible de forma inmediata a través de internet y su impacto en cuánto y sobre todo cómo leemos y nos relacionamos con el conocimiento. Seguro que os ha pasado: un post muy largo, un artículo de más de unos párrafos… un libro denso se convierten en retos difíciles de superar. Leemos a toda velocidad y sin prestar atención, como cuando tenemos que hacer un trabajo y buscamos en un libro o estudio un gráfico que nos guste, una idea, sin prestar atención al resto.

Lo interesante / preocupante del efecto es que está cambiando por completo la forma que tenemos de comunicarnos y sobre todo de relacionarnos con el conocimiento. Y para las generaciones más jovenes es todavía más extremo, al menos segun dicen las encuestas y las poco científicas observaciones que cada uno hacemos con nuestras familias y amigos. Se está construyendo una sociedad de comunicación instantánea, mejor si es audiovisual, y de poca reflexión. No se si es bueno o malo, pero es la realidad, y si uno lo mira desde el punto de vista por ejemplo de una escuela de negocios el impacto puede ser importante: pensemos por ejemplo en el método del caso tradicional, con casos de 20 páginas para leer… seguramente los textos más largos que algunos alumnos habrán leído en mucho tiempo (perdón por la exageración). En todo caso está claro que hay que construir la comunicación de forma distinta, a todos los niveles. Volviendo al artículo, Carr hace un breve recorrido por los cambios en la forma de transmisión de conocimiento que hemos atravesado, desde el lenguaje oral a la imprenta. En todas las épocas de cambio ha habido críticas centradas en la pérdida de conocimiento. Y sin embargo cada uno de estos cambios ha originado un salto cualitativo en la historia humana, a nivel científico y cultural. Supongo que estamos en medio de uno de esos saltos, pero el vértigo de los que conocemos la fase anterior es poco menos que inevitable. ¿Pesimismo o realidad?

24
Ene

Sobre Modelos de Ingreso en Contenidos

Escrito el 24 enero 2008 por Julian de Cabo en Contenidos / Content

Al hilo de un debate abierto en los foros de la Comunidad de Estrategia del Instituto sobre el futuro de los pagos por contenidos, recordé las diapositivas que usamos en una conferencia sobre la industria del videojuego para ver lo que aportaba el mundo online a esos ingresos.

La primera diapositiva es una que aportó Salva en el inicio de los tiempos, y creo que procede de algún documento de la Unión Europea, pero no estoy seguro. Describe un mapa bastante completo de procedencia de ingreso para cualquier industria. Me da la sensación de que sigue siendo válido hoy.

Conferencia videojuegos.009.jpg

La siguiente es una adaptación del cuadro general al caso de los videojuegos online, en la cual usamos el típico “código semáforo” para intentar reflejar los que parecen más y menos viables para ése contenido concreto, y un modo de explotación estándar.

Conferencia videojuegos.011.jpg

La sensación que da es de que la situación de la industria de los contenidos no es tan compleja en el fondo, y se ha vivido antes en otras industrias. En principio se trata de poder pilotar el tránsito de unos modelos de ingreso a otros. Es lo que ha venido sucediendo en el caso de las telcos pasando de un esquema donde el peso estaba en el variable por llamada a otro donde lo fundamental es la elevada cuota fija de la banda ancha y su reverso la casi inexistencia de variable.

El elemento realmente novedoso creo que no está en los modelos de ingreso como tales, sino en la irrupción de nuevos competidores (de entre los cuales las comunidades de usuarios son muy relevantes cuando se transmutan en competidores frente a una industria) y de productos sustitutivos basados en tecnologías disruptivas.

Interesantes tiempos de cambio, en cualquier caso.

25
Sep

Las salas de cine siguen en crisis

Escrito el 25 septiembre 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content

No es nuevo. La industria del cine está atravesando problemas. En concreto los exhibidores no están en sus momentos más fáciles. Las señales son claras: ciclos de comercialización cada vez más cortos – lo que no gane en salas en los primeros dos/tres fines de semana…-, un público que cada vez se queda más en casa -revise cuantas pantallas planas se lleva la gente cada vez que va a una gran superficie-, y en general menos consumo de cine. Hoy se publica la entrada en suspensión de pagos de uno de los grupos más potentes en España en cuanto a número de pantallas. De hecho, el descenso de espectadores ha sido constante en los últimos años, solo frenado por algunos grandes éxitos, que siguen sin alcanzar las cifras de espectadores de hace tan solo 5 o 6 años. La tendencia al ocio en el hogar es clara, y las soluciones innovadoras, escasas.

Habíamos nombrado aquí algunas de ellas, como montar una sala de videojuegos “a toda pantalla” para aprovechar instalaciones infrautilizadas, o entrar en las copias digitales para reducir los costes de distribución de las copias y hacer más rentable la rotación de títulos en pantalla. Parece dificil encontrar una salida a un medio que se queda cada vez más relegado a acto social, aunque si buscamos las mejores soluciones veremos que algunos complejos con salas amplias, servicios adicionales, gran calidad de sonido… están llenos todos los fines de semana. Así que puede que el problema, como siempre, sea que hay que dar una vuelta de tuerca al modelo tradicional y que las salas más “normales” se quedan fuera de juego compitiendo contra un hogar cada vez mejor equipado.

En todo caso parece que la relación entre la sala de cine y los mercados secundarios de los productos cinematográfico sigue siendo importante, y el “efecto señal” que tiene el éxito o fracaso de un título en la pantalla grande hace o deshace su carrera en el resto mercados -dvd, alquiler, televisión. Ahora queda por ver cómo integrar internet en este juego, y hacer del mundo de las descargas una oportunidad más que una amenaza. Aunque parece que no andamos sobrados de ideas. Algunos proponen acortar el ciclo todavía más y dar calidad a las descargas, aunque parece que no ha funcionado demasiado bien. ¿Se os ocurre alguna forma?

20
Sep

La cultura de lo gratuito

Escrito el 20 septiembre 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content

A pesar del título el artículo de hoy no va a hablar sobre descargas de contenidos en internet, o del famoso canon. Aunque ganas no faltan, ya que parece un poco descabellado el rumbo que están tomando las decisiones sobre este tema y la falta de comprensión de las formas de consumo de los delincuentes, digo personas de a pie. El comentario de hoy va mas bien encaminado a un tema paralelo y a una reacción más mesurada y adecuada en relación a este asunto que el cargar de impuestos todos los soportes digitales imaginables. Las cadenas americanas empiezan a ofrecer de forma gratuita una buena parte de sus contenidos, para hacerse con un poco del mercado publicitario que está volcándose en internet y dejando poco a poco la televisión, que es todavía la reina en inversiones.

Así, la NBC avisa de que va a dejar gratis por una semana sus shows (en el NYT), y en breve uno podrá quedarselos por un precio módico, y al tiempo ABC (en el Wall Street Journal, de pago) dice que los dejará disponibles en multiples sitios, empezando por AOL, para llevarse un poco de la tarta publicitaria, dado que cosas como TIVO o las descargas se están cargando sus ingresos, y la gente lo ve de todas maneras en su PC o gracias a su PC… así que por qué no sacarle partido a esta tendencia… en lugar de pelearse con ella.

El cambio de actitud es muy importante, sobre todo porque los implicados son dos pesos super-pesados en la industria de la televisión, los que mueven millones en publicidad en el prime-time, crean mitos de la cultura popular y han marcado a generaciones enteras no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Podríamos hacer una lista de series y concursos que han pasado a ser mundialmente conocidas desde sus parrillas, pero lo importante es que ahora esas parrillas de programación pasan a formar parte de algo menos estructurado y más democrático. Usted podrá visionarlo en internet, a cambio o de publicidad que no podrá eliminar, o de algún que otro banner, o unos cuantos clicks con exposición a diferentes anunciantes hasta llegar a lo que quiere.

En todo caso no será, seguro, la última solución para sacarle partido a los contenidos que estas compañías se pueden permitir. Al final, lo único que quiere el usuario es disfrutar de su episodio de ponga-su-serie-favorita-aqui, y lo que le esté dispuesto a pagar (tiempo, atención, dinero incluso) será proporcional a lo que le guste, seguramente proporcional al talento que esté guardado en ese formato.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar