25
Ene

touchid_heroParece que Apple puede estar de nuevo preparando una estrategia para entrar en pagos móviles. Si recordáis hace un par de años cuando iban a presentar el iPhone 5, todos los que tienen que ver con pagos estaban mirando con atención si Apple iba a sacar un sistema propio de pago con el móvil. Unos con miedo, porque podía quedarse con su negocio, otros con esperanza porque se iba a mover rápido hacia adelante un ecosistema entero de nuevos negocios.

Pero al final no pasó nada. Y algunos como Square se han beneficiado de que en este sector en plena evolución rápida estamos en la fase de construir un standard de pagos móviles que sea aceptable por los clientes. Es decir, que sea suficientemente cómodo y seguro para sustituir al efectivo y a las tarjetas. Entran aquí en juego factores como el tiempo que tardas en identificarte con el móvil, en hacer la transacción, en recibir un comprobante -mejor si es digital-… Y todo esto frente a sacar dinero del bolsillo o tu tarjeta de la cartera. Parecía que 2011 y 2012 y 2013 iban a ser -cada uno- el año de los pagos móviles. Y claro, no lo han sido. Pero sin embargo algo ha cambiado. Ya tenemos publicidad de pagos móviles por todas partes. Lideradas ya por las Telco -con Vodafone+Visa lanzando en España su sistema recientemente-, o por los bancos –otro mas– , o por los de las tarjetas de crédito.  Solo queda que los clientes lo usen. Y parece el momento de madurez suficiente como para llamar la atención de Apple. ¿Qué puede pasar si lo hacen?

Tenemos entonces una empresa con varios cientos de millones de tarjetas de crédito de clientes almacenadas. Pero no solo eso. Son clientes acostumbrados a pagar en su plataforma. Y si les ponemos un sistema suficientemente sencillo -incluyendo que sea fácil de adoptar por las tiendas y comercios varios donde comprar-, tenemos una mezcla explosiva para capturar una gran parte del mercado con estos clientes y llevarse parte de los beneficios. Aquí habrá un porcentaje que se quedará el jugador que controle el estándar de pago por encima de la tarjeta. Esa es la batalla. Aunque no solo, porque además está la cantidad de datos adicionales y capacidad de personalización/recomendaciones que tendrán los que capturen esas ventas.

El escenario entonces es otra vez de “cuidado que viene el lobo”, y como el siguiente modelo se presentará después del verano, no queda demasiado tiempo para prepararse. Lo de la huella digital del último modelo está claro en una estrategia donde identificar al usuario es importante. Y esta identificación en pagos de cantidades elevadas (más de 20€ es el punto de ruptura por ahora) es fundamental para que el cliente se sienta seguro.Quedan claro muchas preguntas, si será o no NFC, si será otra tecnología, si los famosos iBeacon va a tener algo que decir aquí (seguro que si, sabes que el cliente está aquí, puede pagar rápido, le puedo hacer ofertas específicas…)… Mi apuesta es que esta vez la cosa va en serio y en el 2014 vamos a tener una solución de pago integrada con el nuevo iPhone, incluso algo para este principio de año es posible.

Sobre Apple y su estrategia en pagos móviles, lo tratan varias fuentas hoy, desde un artículo del WSJ. El análisis de Techcrunch está bien construido.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar