3
Sep

Ayer se anunciaba la compra, vista a nivel interno como una gran oportunidad (al menos eso es lo que comunica Steve Ballmer, CEO de Microsoft). Cuando se anunció la alianza hace un tiempo la reacción no fue muy positiva, con el clásico “dos perdedores no hacen un ganador”, Lo cierto es que la evolución desde entonces aparentemente da la razón al os críticos. Los nuevos teléfonos de Nokia, a pesar de conseguir mejores resultados no han podido capturar de nuevo la imaginación de los clientes y se quedan, a pesar de los números que le ponen en segunda posición a nivel mundial en número de unidades, muy lejos de los primeros en la categoría de smartphones.

La clave es que Microsoft se va a gastar todo lo que haga falta para intentar tener una cuota de mercado razonable en este mercado. Se juega la supervivencia como compañía en un mundo donde nuestras preferencias y uso de tecnología pasan de un mundo basado en el PC a un mundo basado en lo móvil. Todavía tienen fuerza suficiente, con 5000 millones de beneficio en el ultimo trimestre y 76000 millones en el banco para invertir.

Lo que toca es plantearse algunos escenarios posibles:

– El más positivo, donde todo funciona a las mil maravillas y son capaces de acelerar la integración y de generar otra vez interés en sus dispositivos. En este caso la cuota de mercado debería subir rápido hasta un 10% en smartphones rápido, seguramente antes en Europa que en USA porque es el mercado tradicional de Nokia. La gran oportunidad aquí está en el crecimiento de mercado en  países emergentes, acompañando el crecimiento de sus clientes y vendiéndoles un smarphone de altas prestaciones (y precio) después de que ya han experimentado uno de los más básicos. Lo complicado de esto es poner a la marca de nuevo a la altura de los teléfonos que la gente quiere tener. No está claro que Microsoft hoy sea capaz de hacer esto. Aunque todos pensaban lo mismo con las consolas y no les va nada mal.

– El mediocre, donde el negocio de smartphones de alta gama se abandona a favor de utilizar Nokia para entrar con fuerza en mercados emergentes con terminales baratos de windows y crecer así el ecosistema, tratando de en el futuro crecer en estos países y eventualmente ser capaz de relanzar la marca como opción una vez el sistema operativo es más competitivo y más conocido. Un escenario bastante probable dada la incapacidad que hasta ahora han mostrado las compañías para generar interés con sus modelos de alta gama. Las ventas han crecido, pero siguen lejos de los primeros, ni siquiera aparecen en la lista de los 5 top.

– El pesimista, donde la burocracia interna de microsoft hace que los modelos se ralenticen todavía más, que el sistema operativo no avance al ritmo que lo están haciendo Android y iOS. Esto forzaría a Microsoft a seguir invirtiendo. La siguiente en caer sería Blackberry, si es que no se la compra antes alguien para intentar utilizar su entrada en el mundo corporativo, donde todavía tiene una cierta fuerza. Muchos apuestan porque esta será la opción más clara, aunque parece que Ballmer está dispuesto a los cambios que haga falta (incluso se va a quitar de en medio) para conseguir cambiar la empresa.

Veremos si finalmente Gates vuelve de su retiro y le da la vuelta a la situación. En este juego del mercado movil estamos viendo cómo las empresas tienen que dedicarse a hacer estrategia en tiempo casi real, a ser capaces de competir y colaborar de formas que antes tomaban años para hacerse realidad y hoy meses, casi semanas. La decisión de Microsoft va a tomar cuerpo de forma muy rápida. Veremos los resultados en nuevos modelos seguramente antes de verano. A ver qué escenario (mas bien qué mezcla de escenarios) es el que se hace realidad. Seguro que no nos va a hacer falta esperar 30 años para ver el resultado (son los años que  Nokia ha estado en el negocio de móviles).

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar