7
feb

Acabo de volver de algo que va muchísimo más allá de la presentación de un producto. Si me apura el amable lector, creo que lo que he visto y oído va incluso más allá de la presentación de un concepto. Y a mis 48 años, con todo lo que he visto en este bendito mundo de la tecnología, soy consciente de que esto es mucho decir. Pero creo honestamente que la ocasión lo merece.

Los responsables de la compañía presentan Anfix como “El primer escritorio empresarial en la nube”, cosa que no deja de ser cierta. E incluso de tener su punto, por aquello de que nada hay de interesante hoy día en el mundo de las aplicaciones si salimos del entorno cloud computing. Pero creo que la propuesta de valor de Anfix va mucho más allá que la de ser un escritorio, y su interés supera con mucho el que estemos hablando de una empresa española.

Lo que nos presentaron Jorge Pascual y su equipo es un entorno de trabajo accesible desde cualquier navegador, perfectamente independiente de sistema operativo que el usuario desee emplear, y donde uno decide cuales son las herramientas que necesita emplear y las tiene disponibles en un solo click de ratón. En la presentación hablaron de “instalar herramientas en el escritorio” porque supongo que es el modo de explicarlo con facilidad, pero la experiencia de uso no tiene nada que ver con lo que entendemos por una instalación al uso: dentro del entorno Anfix, instalar es sinónimo de “decidir que la quiero tener disponible”. No hay tiempos muertos, no hay configuraciones, no hay preguntas esotéricas para angustiar al usuario. Simplemente hay una disponibilidad instantánea, incondicional y comodísima de la aplicación que necesitemos utilizar.

La aplicación que centró parte de la presentación fue la de facturación. Que entre otras características poco comunes, cumple con la normativa legal sobre generación y depósito de factura electrónica … además de ser capaz de importar datos desde Facturaplus, que es uno de los sistemas de más difusión en España hoy. Pero la cosa no queda ahí, sino que desde la misma aplicación el usuario tiene enlace -si lo desea- a información de solvencia sobre los potenciales clientes a través de un acuerdo con “Einforma” y muchas otras cosas más.

Hablando luego con Jorge, que también es profesor de IE Business School y buen amigo hace muchos años, me confirma que tras los 20 meses de desarrollo que han invertido, y despúes de una exhaustiva fase beta, están ya en producción y con un calendario de incorporación de aplicaciones muy ambicioso, que irán perfectamente coordinadas con la facturación.

Por si todo ello fuera poco atractivo, el modelo de negocio que proponen es completamente rompedor con lo visto hasta la fecha. Porque es gratis. Gratis el soporte técnico, gratis las licencias, gratis el uso de todas las aplicaciones sin otra limitación que 5 Gigas de almacenamiento (nadie ofrece más en el mercado), y gratis incluso el servicio técnico a través de un número 900. En opinión de Jorge, “no quieren hacer negocio con los problemas de sus clientes” y por eso no lo cobran. Sólo se paga `pr el uso del escritorio y las aplicaciones en caso de que un autónomo facture más de 50.000 euros al año, o una empresa supere los 12o.000. Y los precios son en torno a la décima parte de lo que se suele cobrar por algo así. Claro que si eres ONG, centro educativo o estás lanzando tu negocio, también es gratis. Como emprendedores que son, están dispuestos a apoyar a otros emprendedores.

Todo ello soportado en infraestructura de Acens, otra empresa española, con instalaciones completamente redundantes y un cumplimiento exquisito de los estándares de seguridad más exigentes.

Realmente, hay días en que uno piensa que igual este país termina saliendo adelante, y hoy es uno de ellos. Si tiene un rato, de una vuelta por http://www.anfix.com y dedique un minuto a registrarse, le aseguro que no quedará decepcionado.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*