12
Jul

Encontrando el límite a los círculos en Google+

Escrito el 12 julio 2011 por Julian de Cabo en Internet

Pese al tiempo que llevo involucrado profesionalmente con Internet, confieso que no me termino de encontrar cómodo con las redes sociales. Debí ser de los primeros usuarios de LinkedIn, no tardé mucho en abrir cuenta en Facebook, y mantengo larvadas otras cuentas en varias redes, que prácticamente ignoro.

Puede parecer extraño pero, vistas las experiencias previas, me resistí a Twitter como gato panza arriba y mantuve el perfil como privado hasta que hace tres semanas lo abrí como canal de retorno para la moderación de una mesa redonda. El resultado ha sido toda una sorpresa para mí: desde entonces tengo más seguidores que gente a la que sigo … y a la mayoría no los conozco de nada.

El fenómeno, que ya me tenía pasmado, vuelve a repetirse con Google+: hace sólo unos días que ando por ahí, y ya estoy a punto de conseguir que mi círculo más poblado sea aquel donde clasifico a las personas que me piden un contacto sin que las conozca de nada … cosa que me produce un profundo desaliento.

La sensación no es nueva, ni exclusivamente circunscrita a mi “yo digital”, conste. Habiendo sido profesor durante veinte años, asumo como normal que me conozca mucha más gente de la que soy capaz de recordar. De hecho, he vivido más de un episodio lamentable gracias a la combinación de mi mala memoria y la amabilidad de mis antiguos alumnos. Pero saber que “esas cosas pasan”, no me exime de pasarlo mal cuando defraudo a alguien que se me acerca con cariño a saludar y cuyo recuerdo es borroso.

La otra cara de la moneda es que, aunque me da vergüenza cometer la descortesía de “ignorar” a desconocidos que quieren “seguirme”, la acumulación de sus mensajes en mi página inicial de Google+ empieza a convertirla en una sucesión de mensajes cuyo interés es muy dispar y me resulta difícil de seguir. Y los benditos círculos no ayudan demasiado a controlar esto.

La solución sería sencilla: permitir una “selección múltiple de círculos”. Es decir: que no sólo pudiéramos optar entre el cacofónico “Novedades” o uno sólo de los círculos. Porque una es muy amplia, pero la otra es demasiado restrictiva, así que lo ideal sería una lista para poder decidir qué círculos deseamos tener activos al mismo tiempo.

Habría otra alternativa: crear un círculo ficticio donde poner a todos los contactos excepto los más “ruidosos” y seguir sólo lo publicado por los miembros de dicha lista. Pero gestionar eso sería un auténtico infierno cuando crezca a varios cientos de personas … a no ser que se permitiera crear círculos a base de añadir otros círculos. Así crearías sencillamente un círculo “A seguir” que incluyera a tu familia, amigos y cualesquiera otros miembros de un círculo que desearas tener activo en tiempo real.

¿Se nota que empiezo a verle limitaciones al sistema? Pues cualquier sugerencia será bienvenida.

Y, seas quien seas … ¡¡gracias por estar ahí y compartir conmigo tu tiempo!!

Comentarios

David Espadas 12 julio 2011 - 21:01

Tienes razón en que el modelo tiene limitaciones. Lo curioso es que estoy seguro de que Google debe tener a unos cuantos buenos matemáticos e ingenieros modelando el problema (porque de eso se trata, de modelar la realidad), y la cosa aún tiene más agujeros de los que me gustaría.
Justo hoy estaba estrenándolo, y he encontrado algo que no me gusta nada. A pesar de controlar la privacidad de los círculos, parece que si compartes algo con más de un círculo, a través de la funcionalidad de ver con quién se comparte (pincha en el “Limited” a la derecha del post), puedes saltar a los perfiles públicos de todas las personas de esos círculos, que no tenían intersección inicialmente.
O sea, que cada post compartido se convierte en una intersección en sí misma. Si es verdad (y no me he dejado algo en la prueba, que tampoco ha sido exhaustiva), por la ventana se va la privacidad y compartimentación que daban los círculos.
Por otro lado, vale, dicen que es beta, pero eso no es una excusa que les pueda durar mucho (Gmail lo fue muchos años, pero era casi una broma privada). ¿Acaso Google no va a cobrar por la publicidad supersegmentada que nos va a lanzar hasta que deje de ser “beta”?

Y para que no digas que soy anti-Google, que sabes que no :-), reconozco que Google+ tiene algo mucho mejor que Facebook: No existe la puñetera granja… de momento.

Anónimo 13 julio 2011 - 10:30

He probado lo que comentas con dos amigos y, efectivamente, ambos podían ver sus respectivos perfiles pese a estar en dos grupos diferentes.

Y ya que estaba de pruebas, he borrado a estos dos amigos de todos los círculos para ver si el sistema les notifica que han sido suprimidos o no.

¡Hay que ver lo que da de sí una pantalla tan simple en apariencia!

:-))

Nacho Somalo 21 julio 2011 - 11:25

Me siento muy identificado con tu comentario. Francamente sin ser igual mi trayectoria ha sido muy parecida con dos ligeras diferencias: descubrí las posibilidades de Twitter hace un par de años y mantengo un perfil muy activo en Linkedin. Ambas herramientas me están resultando realmente útiles y productivas para mi trabajo. En cambio en Facebook, al igual que te ha sucedido a ti, fui de los primeros en abrir perfil en España, que se ha quedado “muerto”. No ha sido una decisión deliberada sino más bien una consecuencia. Como tu no me he sentido cómodo hasta el momento.

Google + ha supuesto un gran avance por facilidad y la potencia que te da para gestionar círculos de contactos con los cuales mantengo relaciones diferentes y comparto contenido distinto. En todo caso me parece muy interesante tu propuesta que ya he apoyado con mi voto (+1) y con este comentario espero poder contribuir a difundir. Sería sin duda un gran avance y parece extremadamente sencillo de desarrollar.

Julian de Cabo 21 julio 2011 - 14:33

Un placer verte por aquí, Nacho. En LinkedIn sí estoy algo más activo, sobre todo porque muchos de mis alumnos me piden un contacto al acabar sus programas, y eso me hace consultarlo con razonable asiduidad.

Y, como tu, estoy esperanzado con Google+ … a ver lo que dura.

Un abrazo, caballero.

jose luis fernandez 22 julio 2011 - 11:36

Por deformación profesional y de la mano de mi interpretación de la teoría de las limitaciones, llevo tiempo tratando de definir a la empresa sin límites… Google es la que más se parece, de momento con lo que pienso que puede que las mejoras que propones al sistema deriven de la necesidad de adaptarla a nuestros propios límites ¿?
Un abrazo y buen verano a tu yo real, al cortés, al de la mala memoria..

Julian de Cabo 22 julio 2011 - 11:55

Es un modo de explicarlo, sin duda, José Luís. Aunque me encuentro más cerca de pensar que con este diseño Google+ se convierte en algo mucho más “expansivo” que si hubiera sido planteado de otro modo.

La cuestión está en ver si el balance entre capacidad de expansión y cuidado de la sensación de privacidad es el adecuado como para seguir creciendo a buen ritmo a la par que capturan a los desilusionados con otros sistemas.

Sin base numérica alguna, y como simple barrunto viendo a mi entorno, me da la sensación de que hay mucho profesional que había abandonado FB en favor de una combinación Twitter / LinkedIn, que empieza a encontrarse cómodo con Google+. Pero es pronto para saber si el barrunto se confirma.

Buen verano, caballero.

Cadler y Google | Operations 22 julio 2011 - 12:46

[…] La idea viene desde el post de Julián en relación a Google, http://convergence.blogs.ie.edu/archives/convergence/2011/07/encontrando-el-limite-a-los-circulos-en… […]

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar