1
Abr

Nos cuentan Gartner y Forester que la caída de la demanda en tecnologías va a duplicar a la que sufrimos en la post burbuja Internet. Si por aquel 2.001 la recesión llegó al 2,1%, la previsión de Gartner está cercana al 4% para el año en curso.

Todo ello con matices que abarcan desde el 0,3% de aumento en la inversión en software hasta una espectacular caída cercana al 15% en el caso del hardware.

Y creo que el diferencial con 2.001 es evidente: el habitual “círculo virtuoso” provocado por la evolución en paralelo entre cada versión de Windows y el hardware que lo soportaba no ha funcionado esta vez. Windows Vista no ha sido aliciente para que los clientes se vuelquen en cambiar sus equipos por otros más potentes para sacar partido del sistema. Lejos de ello, el mercado de consumo se ha volcado en dispositivos ligeros que funcionan con Linux o XP, y que necesitan muy poco hardware para funcionar, mientras que las empresas se proponen alargar la vida útil de Windows XP hasta donde sea necesario para los usuarios finales, y exploran software de virtualización y estrategias de outsourcing para el núcleo de los sistemas corporativos.

Es decir … la tormenta perfecta para todo un sector y a escala global. Salvamos 2.001 en parte de la mano de Windows XP, pero esta vez la caída económica global nos ha pillado en plena tendencia a “lo pequeño es bello”.

La pregunta del millón es … ¿y quienes se ahogarán en esta ocasión?

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar