4
Feb

Peleando por mis MIPS

Escrito el 4 febrero 2009 por Julian de Cabo en Software

Lo que hace un año y poco era una rutilante máquina con 2 Gigas de memoria y un disco duro aceptable, empieza a tomarse sus buenos veinte minutos para despertarse cada mañana. Tanto que ya casi nunca lo apago por las noches, sino que lo dejo “hibernado”. De este modo, la cosa se reduce a diez minutos para que se haga cargo de que no es un aspirador sino un ordenador portátil.

Visto lo visto, me veo en la tediosísima labor de sacar con cuidado toneladas de datos y volver a reinstalar el sistema operativo. Que es justo lo que uno intenta no hacer si no es inevitable, porque supone tirar a la basura una mañana de tu vida sin ninguna compensación, más allá de que aquel trasto infernal vuelva a comportarse de un modo razonable.

Todo un argumento a favor de “irnos a la nube” e independizar nuestros datos del patético dispositivo que los maneja.

Pero a lo que voy es a que, intentando evitar el holocausto total, me puse con santa paciencia a ver cuales eran los motivos de su ralentización. Ya sabes, querido lector: “Control+Alt+Supr” (¿cómo lo harán las personas con una sola mano?), abrir la lista de tareas y ponerse a mirar qué puede ser eliminado.

El resultado ha sido espectacular. Sin que yo haya sido consciente de nada, lo que sucede en la trastienda de mi máquina es una batalla campal por apropiarse de los MIPS que mi procesador puede llegar a rendir. La RAM y la capacidad de proceso se la reparten cosas como el indexador del disco (que se come además medio disco sin decirte nada), nosecuantos programas residentes asociados a una grabadora de DVD que no uso jamás, los controladores de un dispositivo mp3 que una vez conecté pero no uso hace años, otro montón de software asociado a un teléfono que dejé de usar hace meses, y así sucesivamente.

Es decir: sin encomendarse ni a Dios ni al demonio, cada uno al que he abierto la puerta de mi disco, ha decidido comportarse como si la máquina fuera suya. E incluso cuando he decidido sacarlos de allí, han dejado un montón de basura recurrente que no sirve para nada más que hacerme sufrir.

¿Cambiarán algún día las cosas, o seguiremos sin más recurso que acordarnos de los ancestros de la industria cada año o año y medio?

Comentarios

Javier Lecanda 4 febrero 2009 - 12:54

Las cosas ya han cambiado… solo que aún no en Windows, pero prueba Mac o casi cualquier distribución de linux. Aunque ningún sistema es perfecto, algo desesperante de windows es la necesidad de alentarse con el tiempo, de ir dejando archivos dentrás al desinstalar cosas, de correr mil y un procesos detrás que en la mayoría no sirven para mucho.
Linux y mac son otra realidad, mucho más simple en ese sentido.

Julián 4 febrero 2009 - 15:06

Algo ha caído el rendimiento de mis dos Mac desde que los tengo, pero es cierto que en una proporción incomparable a la del PC.

Eso sí, por alguna extraña razón, mi Linux decide destrozar de vez en cuando el disco de sistema y lo tengo que reinstalar. Aunque como esa máquina tiene los datos en otra unidad clonada con RAID1, nunca he perdido nada. Ni siquiera la paciencia.

Miguel 4 febrero 2009 - 21:28

Escribes sobre algo que periódicamente me amarga a mi también. Horas perdidas sumando el tiempo que estás esperando al ordenador, más las horas que pierdes cada varios meses reinstalando todo. Irritante.

Como sugieres, estoy sin darme cuenta pasándome a la nube. La privacidad me frenaba, pero últimamente, empujado por el fastidio y atraído por la comodidad, he empezado a subir y trabajar con muchas cosas en la nube: correo, agenda, tareas fotos, docs de trabajo,… a veces tiemblo …

Me falta mucho para ser independiente del hardware de turno, pero cada vez me aproximo más al escenario de necesitar exclusivamente un navegador.

Mientras tanto, desde hace poco uso la utilidad CCleaner y el ordenador tarda más en cogerme peso. Los dos minutos que tardo en ejecutarla cada dos o tres semanas compensan.

Pablo L. Renaud 6 febrero 2009 - 10:46

Esta letanía de desesperación y desasosiego ha sido entonada por muchos de nosotros durante años. En mi caso -y suscribiéndome a los anteriores comentarios- todo acabó, para bien, el día que decidí ser un “switcher”, “quemar las naves” y pasar al mundo MAC en un salto mortal.

Casi un año ha pasado ya -y he sido muy feliz-; si bien el otro día tuve que desempolvar un PC para acometer una tarea que, por desgracia, no podía hacer en mi maquina virtual WinXP instalada dentro del iMac. Ha sido la única tarea qe me ha vuelto a llevar al PC en este año y debido a mi “desintoxicación”, ha sido todavía más traumático el despropósito de tiempos de espera, frustraciones y sensación de falta de control sobre el sistema operativo.

¡Nunca mais!

Luca Di Gregorio 2 marzo 2009 - 17:30

Más que un comentario este es un consejo para (intentar) alargar la vida útil de un pc con windows…
Ejecutando el comando “msconfig”, en la pestaña Inicio sale la lista de todos los servicios que se arrancan al arrancar Windows.. cuando uno los ve, le parece increible como tanta basura se arranque cada vez que encendemos el PC. La cosa positiva es que se pueden quitar con un simple checkbox.

Suerte

Francisco 10 mayo 2012 - 03:02

Existe manera de mantener el Windows optimizado, básicamente se trata de elegir con cuidado que programas instalar, saber cuando ya no los necesitas y desinstalarlos y una limpieza tipo ccleaner de vez en cuando.

Tarde o temprano llegara el inevitable formateo, pero la flexibilidad, variedad y compatibilidad que windows me ofrece lo compensa.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar