15
Sep

La App Store …

Escrito el 15 septiembre 2008 por Julian de Cabo en E-Business

Venía yo a hacer un comentario rápido sobre la App Store de Apple, y según lo escribo caigo en la cuenta de que “App” vale igual para el inicio de Aplicación, pero también para el de Apple. Lo que da de sí no pensar en inglés, madre mía.

El caso es que oigo hablar a cada vez más gente de que anda enganchada a un nuevo vicio, consistente en bajar con su iPhone pequeñas aplicaciones de la tienda de iTunes, y pasarse el día probando cosillas con su teléfono. Por lo que me cuentan, el camino es siempre parecido: se empieza con alguna de las gratuitas (hay muchísimas) y al cabo del tiempo se continua con las de pago de menor precio con el argumento de “… total, son sólo tres dólares …”

Mi último interlocutor me describía alucinado el enganche de su suegro con el sistema. Y el caso es que aunque yo no lleve un camino similar, sí que he descargado algunas y he comprobado con nostalgia cómo el “shareware” sigue vivo tantos años después de aquellos Winzips de mi infancia cibernética aunque hayan cambiado de escenario.

Pero a decir verdad, lo que más me ha interesado del sistema es que Apple envía a los usuarios del servicio facturas a cero euros desde la primera descarga, para ir construyendo con sus clientes una sensación de relación estable que poco o nada tiene que ver con las empresas de telecomunicaciones que distribuyen su teléfono.

Empieza uno a entender las razones por las que hay analistas que sólo piensan en dos plataformas para el futuro de la movilidad. ¿Adivinas cual es la otra?

Comentarios

Pablo L. Renaud 16 septiembre 2008 - 10:28

Julián, precisamente el “enganche” a la App Store del suegro de tu conocido es un fenómeno social que hemos detectado y por el que apostamos claramente. La gente quiere rentabilizar la inversión en su iPhone consumiendo “minutos de ocio” con este dispositivo allá donde tenga que esperar un autobús, tomar un café o hacer cola para una gestión. Y dado que el concepto “suegro” no sugiere un perfil joven tecnólogo, la oportunidad de negocio subyacente puede ser más que algo anecdótico. Tiempo al tiempo…

Julián 16 septiembre 2008 - 11:20

Y no sólo ocio, Pablo. Gadgets tan tontos como el de ¿donde dejé el coche? enganchan. En el caso concreto de éste, me ha resultado gracioso, porque lo llevaba haciendo años cuando viajo al extranjero … desde un GPS de mano.

No he salido de España desde la compra del iPhone, pero ahora que lo pienso, dependiendo del coste del roaming, igual sigo usando mi viejo Garmin.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar