11
Jun

¿Nos convierte Google en unos idiotas?

Escrito el 11 junio 2008 por Ricardo Pérez Garrido en Contenidos / Content

Esa es más o menos la traducción del último ensayo de Nicholas Carr sobre tecnología y sociedad. El tema central es la evolución que se está produciendo en nuestra forma de pensar por la tremenda cantidad de información disponible de forma inmediata a través de internet y su impacto en cuánto y sobre todo cómo leemos y nos relacionamos con el conocimiento. Seguro que os ha pasado: un post muy largo, un artículo de más de unos párrafos… un libro denso se convierten en retos difíciles de superar. Leemos a toda velocidad y sin prestar atención, como cuando tenemos que hacer un trabajo y buscamos en un libro o estudio un gráfico que nos guste, una idea, sin prestar atención al resto.

Lo interesante / preocupante del efecto es que está cambiando por completo la forma que tenemos de comunicarnos y sobre todo de relacionarnos con el conocimiento. Y para las generaciones más jovenes es todavía más extremo, al menos segun dicen las encuestas y las poco científicas observaciones que cada uno hacemos con nuestras familias y amigos. Se está construyendo una sociedad de comunicación instantánea, mejor si es audiovisual, y de poca reflexión. No se si es bueno o malo, pero es la realidad, y si uno lo mira desde el punto de vista por ejemplo de una escuela de negocios el impacto puede ser importante: pensemos por ejemplo en el método del caso tradicional, con casos de 20 páginas para leer… seguramente los textos más largos que algunos alumnos habrán leído en mucho tiempo (perdón por la exageración). En todo caso está claro que hay que construir la comunicación de forma distinta, a todos los niveles. Volviendo al artículo, Carr hace un breve recorrido por los cambios en la forma de transmisión de conocimiento que hemos atravesado, desde el lenguaje oral a la imprenta. En todas las épocas de cambio ha habido críticas centradas en la pérdida de conocimiento. Y sin embargo cada uno de estos cambios ha originado un salto cualitativo en la historia humana, a nivel científico y cultural. Supongo que estamos en medio de uno de esos saltos, pero el vértigo de los que conocemos la fase anterior es poco menos que inevitable. ¿Pesimismo o realidad?

Comentarios

Gonzalo Martín 11 junio 2008 - 10:20

Bueno, quizá los que reflexionan siempre han sido los mismos, es decir, pocos. Y lo que pasa es que como ahora es fácil acceder a casi toda la información, pues el que no relexionaba también está ahí. Y consume lo que consumía, dosis pequeñas, sólo que más. El que quiere reflexionar, en cambio, tiene unas posibilidades que no podíamos imaginar. Pero también es una apreciación acientífica.

Javier 11 junio 2008 - 18:17

Buenas.

Efectivamente la forma de comunicación de esta nueva generación es distinta de las generaciones anteriores. Pero, en mi opinión, es una situación que siempre ha ocurrido.

Cada vez que cada persona se incorpora a la sociedad se debe adaptar a sus normas, modifica su comportamiento para “interoperar” con el resto, y el resto de la sociedad tiene que realizar una modificación (pequeña, muy pequeña) para adaptarse a este nuevo miembro.
De igual forma, cuando se incorpora un grupo grande, este cambio es mayor. Pero no creo que este cambio y la sensación de vértigo sea superior a la que se produjo cuando se incorporaron la llamada generación X, o los baby boomers en USA, …

Es un cambio, una evolución, y por tanto, una oportunidad de mejora, de crecimiento. Pero todo cambio introduce duda, inseguridad, …

Pero es un hecho que la tecnología se ha convertido en un elemento de comunicación que sustituye radicalmente a los medios que hasta ahora eran habituales. ¿Se quedarán muchos fuera?
PD: Mi suegra, ex maestra, acaba de montar banda ancha en su casa. A lo mejor no se quedan tantos fuera.

Julián 12 junio 2008 - 09:13

Curioso … “ex-maestra”.

¿Conoces a algún Diplomado en Magisterio que se autodenomine así en estos últimos años?

Por otro lado, conste que no pienso que Google nos haga idiotas. Lo que nos hace idiotas es el uso que hacemos de ello.

Google es una herramienta fantástica para gestionar información. El problema es manejarlo sin una formación previa, sin un poco de espíritu autocrítico, y sin conocimiento previo de la materia sobre la cual buscas datos.

Y es que a veces se nos olvida aquello de que hay una especie de escala entre datos, información y conocimiento.

jose ignacio gafo 13 junio 2008 - 18:40

No sé si la palabra adecuada es idiotas. Quizás serían más acertadas otras como superficiales o acomodados.

Tampoco creo que sea lícito echar la culpa a Google (que no es más que un medio como decís), sino a la inmensa cantidad de conocimiento de la que disponemos, así como el poco tiempo remanente para asimilarla.

En lo personal, sí me identifico con lo que está escrito: Tengo cantidades inmensas de información a diario + muchas decisiones que tomar. Por lo que el grado de simplificación, idiotez o falta de verdadera reflexión en el que puedes caer es mayúsculo, fruto como digo de la situación actual.

Moises Gracia 14 junio 2008 - 19:37

¿Es Google únicamente un medio, y sólo un medio? Es decir, ¿es Google hoy día lo que hace unos días fue el listín telefónico? Mi opinión es que no sólo es un medio, no sólo es canal, sino que también es producto. Y para muestras, botones:

– Ver http://www.google.es/intl/es/options/, no todo es you tube, gmail, traductor y maps, hay…bastante más.

– Ver Google summer of code. Y su relación con Swarm Business

En cuanto a idiotizarnos sí,si como facilitador de nuestra necesidad nos hace cómodos. No, si aprovechando estas facilidades, conseguimos llegar más lejos.

Pienso que no solo es canal, también es producto

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar