11
Ene

Dos meses de iMac

Escrito el 11 enero 2008 por Julian de Cabo en Tecnologías convergentes / Convergent technologies

Han pasado algo más de dos meses de convivencia con el iMac en casa y, aunque no me ha dado tiempo a ver tan a fondo como quisiera cada una de sus características, creo que puedo empezar a hacer un razonable balance.

Lo primero que habría que decir, en justicia, es que se ha convertido en una máquina muy usada, a diferencia de los distintos sabores de Linux que probé, y que nunca me parecieron “de uso diario” por lo complejo de determinadas operaciones. El iMac es hoy “la máquina por defecto” cuando voy a navegar o a trabajar con vídeo. Y eso ha repercutido sobre la máquina Windows XP, a la que acudo cuando necesito usar las aplicaciones de oficina.

Creo que tengo tres razones completamente distintas para ello. La primera es que, aunque Office 2007 me está costando trabajo, me sigue siendo más familiar que la suite de Apple. La segunda, que el teclado del iMac queda precioso sobre la mesa, pero en mi caso no admite comparación con un teclado estándar. La tercera es que el programa que más me tienta (Keynote) no me resultaría práctico porque sus archivos no son leídos por el Power Point de las aulas de clase del Instituto. Esta última razón tal vez cambie si finalmente decido comprar un portátil con manzana.

Así que tras un par de iPods, un Airport Extreme y un iMac, ando pensando en que un MacBook puede ser una buena alternativa como máquina móvil en casa. No es mal balance, pese a que también hay cosas para apuntar en el lado menos positivo.

Aparte de un teclado de tacto un punto errático y un ratón precioso, pero con puntos de mejora claros (el “botón derecho” es en realidad el “costado derecho”, y “la señal” se pierde con facilidad en determinadas superficies), hay otras cosas que no convencen. Como por ejemplo, que la regrabadora de DVD resulta mucho más lenta que el resto de las unidades que tengo en los PC, alguna de las cuales tiene ya cinco años. O que aplicaciones tan apetecibles como iPhoto terminen por no ser usadas porque se empeñan en importar al disco duro del iMac los archivos que ya tengo en red y deseo mantener allí.

Aunque tal vez lo peor de todo sea que, cuando el ratón ha entregado el alma a Dios, el servicio técnico se lo ha quedado sin darme uno de reposición en el momento. Ya es raro que un ratón nuevo rompa en tan poco tiempo … pero que la respuesta a un ciudadano que paga el plus que cuestan estas máquinas sea “hay que esperar a que Apple nos mande otro” me parece inaceptable.

Que después de todo eso esté mirando los MacBook para ver si me compro uno parece contradictorio. Pero creo que si prueban uno lo entenderán.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar