24
Oct

Tras dos días como coordinador de una conferencia sobre videojuegos he estado a punto de titular esta entrada como “Encantados de haberse conocido”. De hecho, creo que si no lo hago es porque si algún día repasara lo escrito en el blog, puede que el título me despistase. Aparte de que hubiera dado un punto de tono despectivo que para nada es mi intención.

El caso es que tras escuchar ponencias de estudios, productores, distribuidores, fabricantes, y empresas de telecomunicaciones, no hay nadie que esté descontento de la marcha del sector. Abrimos el martes con un Alberto González que dio desde ADESE una visión optimista, y hemos cerrado con una charla interesante sobre un Second Life que sigue en el candelero en toda reunión de la industria que se acerque a esta materia.

La conclusión para mí es doble. Por un lado, que no creo que haya mucha guerra abierta en tanto todos los actores crezcan sobre terreno libre. Y hay campo dado que la mujer se va incorporando y las franjas de edad se amplían hacia arriba. Por otro lado, que la industria está alcanzando un nivel de madurez que la asimila cada vez más al cine. Hay veces que la terminología empieza a ser parecida, incluso. Lo que es bueno en términos de perfección y acabado de los productos, pero tal vez la haga perder frescura.

Por lo demás, sólo echamos en falta mayor actividad por parte del software español. Sobre todo porque viendo la calidad de los trabajos de Pyro Studios o de Zinkia da lástima pensar lo que podría ser esta industria a poco que hubiera un tejido empresarial capaz de dar consistencia al talento que existe en España.

Comentarios

Txaber 27 octubre 2007 - 09:42

Sé que tu comentario no va en la misma línea. Pero he estado viendo entrevistas a desarrolladores españoles (empresarios) y empieza a pasarles lo mismo que a los productores de cine. Son unos lloricas. Que si no les apoyan, que si están muy solos, etc.
Lo peor que puede pasarles es que empiecen a darles subvenciones. Menos mal que no tiene la misma super excusa del cine, lo del bien cultural y demás. Las películas que se están subvencionando son para… (mejor me muerdo la lengua).
La mayoría de desarrolladores buenos que conozco, acaban en EEUU o trabajando desde aquí para empresas de allí.
Será que no es una inversión muy interesante o que no son capaces de ver su gran potencial.

Julian de Cabo 30 octubre 2007 - 20:40

Viva la libertad de expresión, Txaber. Que la línea sea una no quiere decir que esté en desacuerdo con tu afirmación, al menos en lo que tiene de fondo: si un negocio funciona por las subvenciones, ni es negocio ni es nada.

Para mí la prueba se llama mercado, sin duda.

Pero, dicho eso, lo que he oído a la gente de la industria no es tanto una petición de ser equiparados a otras “industrias culturales” (el mismo término me resulta poco amable), como la mención de que lo que consiguen, lo mueven por sí mismos. Que no es un matiz pequeño. 🙂

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar