9
May

Ordinary People

Escrito el 9 Mayo 2007 por Julian de Cabo en New Media / Nuevos Medios

En una etapa anterior de mi vida me tocó ser el responsable de la “versión Internet” de un programa de televisión innovador que se llama “Gran Hermano”.

Era el año 2.000, Endemol había sido comprada por la Telefónica de Juan Villalonga, y los chicos de La Trinca eran desde Gestmusic los responsables de poner en marcha el programa de Televisión. Toda una historia extraña donde Antena 3 quedó al margen pese a ser tan propiedad de Telefónica Media como la propia Endemol.

Pero de los muchos debates que podrían abrirse hoy sobre lo sucedido en aquellos días, tal vez el más actual es el que llega hasta hoy en torno al papel más activo que van tomando los que anteriormente eran sólo consumidores de información. Al menos, personalmente no puedo evitar la sensación de que Gran Hermano vino a ser para la televisión lo que la “web 2.0” representa hoy para la prensa tradicional: el acceso de los consumidores al protagonismo en una especie de inversión del orden preestablecido.

Y la pregunta inmediata es si las cosas van a terminar como lo hicieron los protagonistas de aquella odisea televisiva. ¿No empezamos a tener la sensación de que no hay tantos Bisbales ahí fuera, y sí muchos Bustamantes?

Comentarios

Patxi Bonel 9 Mayo 2007 - 14:50

William Nelson Joy co-fundador de Sun Microsystems: “Wherever you work, most of the smart people are somewhere else.”

Tengo la sensación que tal vez todo sea un tema de cambio de equilibrios, de transición de uno a otro, de fracaso de aquellos que no se muevan o se muevan mal, y de algunos de los mismos y de nuevos vencedores.

Como en Gran Hermano, se generará experiencia andando, tanto de las cadenas como de los consumidores que evolucionarán en sus gustos, pero seguro que al tener entornos más abiertos, donde el cliente tiene cada vez una capacidad mayor de exigir y ser protagonista, se generará mayor competencia, se imaginarán más modelos de negocio, se producirán más cambios, más innovación.

Sólo unos pocos de ellos tendrán éxito como Google y Amazon, y sólo estos pocos nos permitirán aprender al resto para volver a dar un nuevo paso más.

Pero sólo abriéndonos a la competencia y a los nuevos entornos podremos evolucionar.

Un saludo, Patxi

Miguel 10 Mayo 2007 - 23:16

Buena analogía. No la había visto, pero ahora parece obvia.
Sería interesante ver si está excitación sobre la 2.0 aguanta tantas temporadas como la telereality, y quienes serán los Bisbal … si los hay.

Patxi Bonel 11 Mayo 2007 - 12:21

‘Bloggers’ desde la cárcel (El Páis.com 10/05/2007)
http://www.elpais.com/articulo/portada/Bloggers/carcel/elpeputeccib/20070510elpcibpor_3/Tes

Seguramente no logren ser estrellas en el universo mediático, ni tampoco sea aplicable esta iniciativa a todos los presos, pero la web 2.0 es una realidad en sus mundos limitados que les lleva más allá de los muros de la cárcel. http://www.memoriascautivas.blogspot.com/

Tal vez sólo por eso merezca la pena. Otra ventaja de los entornos virtuales la has mencionado tú, Julián, muchas veces “La segunda oportunidad”, y es que todos vivimos un poco encerrados/limitados por nuestros entornos físicos, y la red nos permite trascender estos límites para expresarnos y encontrarnos con otra gente de las formas en que nosotros nos imaginamos a nosotros mismos. Si no, ¿cómo me iba a atrever yo a escribir un comentario en una entrada de alguien con tu currículum y tu experiencia? 😉

Un saludo,

Julian de Cabo 14 Mayo 2007 - 18:11

La última parte no la comparto, Patxi. Al contrario: me honra tener a gente como vosotros anotando estos comentarios.

Millón de gracias, señor.

Guzmán 16 Mayo 2007 - 14:30

Los que llevamos muchos años deambulando por el ciberespacio añoramos aquellos tiempos en los que todo era “extraordinario”. Vivíamos en una especie de ensoñación, un mundo paralelo que se desarrollaba en la sombra de la realidad cotidiana , que simplemente no conocía o no entendía que era aquello de “lo virtual”. En un mundo construido por nosotros mismos, cualquiera era capaz de hacer cosas extraordinarias. De hecho, TODO lo que recuerdo de aquellos inicios era extraordinario: desde los primeros directos de Gran Hermano en Terra hasta el primer applet java (creo que fue el primero desarrollado en España) que fabricamos para el ICEX allá por el lejano 1996.

Volviendo a nuestros tiempos, las dinámicas “democratizadoras” -Web 2.0- que ya todos conocemos, me producen, además de un aumento preocupante de nostalgia, cierta sensación de indiferencia y/o apatía. ¿Se ha convertido lo extraordinario en ordinario? ¿Ha invadido “la masa” el país de nunca jamás? Quizá sí… pero sólo en parte. La capacidad de asombro se va reduciendo, lo que produce que lo poco que nos sorprende adquiera un valor mayor… que se convierte en una ventaja competitiva para quien lo crea. Y, aunque sea barrer un poco para casa :-), no debemos olvidar que la mayoría de nuestras empresas y administraciones en el mundo real aún no han llegado ni siquiera al nivel de ser “ordinarias”. Peter Pan está ahí fuera, habitando nuevos territorios…

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar