16
May

Mundos virtuales y reales

Escrito el 16 Mayo 2007 por Julian de Cabo en Comunidades / Communities

Por paradójico que resulte, vivimos un mundo en que uno desconoce a sus vecinos en la gran ciudad, a la par que utiliza la Internet para hacer amigos.

Quizá sea forzar un poco, pero es como si la tecnología más sofisticada que el ser humano fue capaz de concebir la estuviéramos usando para reencontrarnos con una realidad tan sencilla como el ser humano. Que a todos nos gusta que nos quieran y nos valoren por lo que somos.

Y llega un momento en que uno no sabe si lo que está mal es un modelo de “sociedad real” que no nos permite satisfacer nuestros anhelos más elementales, o un modelo de “mundo virtual” donde no hay modo de saber quien es en realidad la persona que tenemos enfrente. En un ámbito tropezamos con quienes quieren ser pero tal vez no sean, mientras que en otro esquivamos a los que tenemos cerca porque no sabemos si en realidad son lo que parecen.

Extraño mundo de equívocos este en que nos toca vivir.

Comentarios

Patxi Bonel 17 Mayo 2007 - 11:01

En el mundo real existen reglas sociales, que uno debe aprender lo antes posible, y que no se enseñan en la universidad, ni en las escuelas de negocio, y cuya no observación lleva irremediablemente a la exclusión de la sociedad.

En el mundo real existen jerarquías, lenguaje corporal, existe tu imagen y la imagen que te aportan las marcas que llevas contigo, existe inteligencia emocional, olores, genética que le hace a uno más o menos atractivo, existen modas y subculturas a las que uno se puede adherir, existe competencia y frustración, existen triunfadores y perdedores… y sólo al final existen ideas, palabras, emociones, inteligencia y talento.

En el mundo virtual no aplican las mismas reglas. El anonimato hace que puedas encontrar en el Long Tail de Internet tu propio mundo virtual, cientos de mundos posibles que no caben en tu realidad física. En estos mundos podrás expresarte como no te has atrevido antes, manifestando la dualidad completa de bien y mal que llevas dentro.

En la Web 2.0 predomina el discurso, la palabra, no necesitas proyectar imagen, seguridad o confianza, no necesitas respetar (tanto) las jerarquías, tu opinión puede ser tan válida y tan escuchada como la de cualquier experto, e incluso puedes llegar a cuestionar o completar las opiniones de otros… pero las reglas son distintas porque las estamos creando sobre la marcha, como en la colonización de un nuevo Oeste, de un nueva América sin indígenas, donde se puede incluso crear un mundo donde la gente pida que el conocimiento sea libre, y que todos tengamos las mismas oportunidades de competir en función de nuestro talento, de nuestras ideas, de nuestro trabajo… y dónde el resto es todavía secundario y viene al final.

Guzmán 17 Mayo 2007 - 11:26

Profunda reflexión, sí señor.
Quizá la paradoja se produzca porque no sabemos siquiera quiénes somos realmente, y el mundo virtual nos permite “experimentar”, tratar de obtener respuestas a base de exteriorizar nuestras ideas, miedos, anhelos, y demás sentimientos.

Enrique Cabello 17 Mayo 2007 - 12:13

A mi, Julian, me preocupa que esto realmente sea mas cierto de lo que parece. Aquellos que tenemos hijos pequeños y que en cierta manera mantenemos algun tipo de relacion con la “tecnologia”, nos estamos dando cuenta de estas nuevas perspectivas que quiza antes no acertabamos a plantearnos. Quiza por pensarlas lejanas.

Nosotros aun, creo que diferenciamos con claridad ambas “realidades” pero muchos de estos chavales nacen inmersos en este nuevo ecosistema y tengo serias dudas de que sean capaces de hacerlo.

Si se planteen como elementos adicionales de comunicacion me parece perfecto. El problema, a mi juicio, es cuando empiezan a sustituir a la comunicacion tradicional. En casa, chatean … en la calle, se envian SMSs, pero no veo que esto mejore sus habilidades interpersonales, basta con escucharles hablar.

Tu vas mucho mas alla cuando comentas que se adoptan roles ficticios. Personajes que quisieramos ser. No me atreveria a decir que esto plantee problemas de identidad aunque muy posiblemente, refleja el hecho de que, con mucha mayor frecuencia, detentamos diferentes roles: el padre, el amigo, el esposo, … el bloggero. Lo cual no tiene porque ser intrinsecamente mucho mas que eso.

Es complicado, pero muy interesante lo que planteas.

Enrique Cabello

Julian de Cabo 17 Mayo 2007 - 18:52

🙂

Producto de una clase extra pedida por mis chicos del Executive ayer. La idea original era hablar de videojuegos y terminamos repasando conceptos que tocan temas muy elementales y que dan mucho miedo.

Curioso que para muchos de nosotros el punto de partida en la reflexión pase por ser padres y la perplejidad que nos produce tener que educar sobre cosas sobre las que no fuimos educados y para las cuales carecemos de “respuesta automática” o “baremo moral”.

Jose Fernández Tamames 23 Mayo 2007 - 19:17

Todo es virtual cuando hablamos de proceso de humanización y cultura. Cuanto más nos acercamos a lo natural, a lo real, más enfermedades estamos predispuestos a sufrir. Virtual es la planificación de una ciudad aunque el criterio sea el crecimiento caótico. Alguien ha realizado los planos de cada casa y calle, decidió los metros de mi cuarto y todo lo demás. De hecho los precios varían sobre esos planos de la ciudad. Defecar. Lo hemos convertido en algo virtual para todos los demás. El sistema de cañerías y alcantarillado, que funcionen durante décadas, lo ha desarrollado alguien y vivimos virtualmente sobre ríos de aguas residuales. Vestir. Dice mucho este tema. Un cura, una adolescente (y algunas de sus madres) visten diferente, gracias a Dios. Nadie va a jugar al golf vestido de cura o de buzo. Algunos hacen del vestido todo un signo de identidad. Así podemos relatar todo lo que la cultura ha construido para que más y mejor vivamos.

Uno me decía que el beso a su hija es real y no puedo dárselo desde el mundo virtual. Cierto. A mi hija la puede matar o raptar cualquier persona real, no virtual pero el beso si que es virtual. Es el símbolo de lo que quisiéramos hacer y no podemos. A las personas que amamos nos las comeríamos, nos haríamos una sola persona con ellas. Pero perderíamos el objeto amado así que sólo besamos, que no es poco.

La vida real a veces esta sometida a decisiones de otros que han creado entornos virtuales insoportables. Leyes, reglamentos, opiniones, creencias, lo políticamente correcto y las ideologías, el colmo de la virtualizaciòn, han determinado la vida de millones de personas y con ello la infelicidad, la desgracia.

Por eso, la visión virtual de la Internet podríamos verla desde la libertad, desde las nuevas fronteras que nos abren para poder hacer caer muros invisibles pero axfisiantes que nos cercenan la vida que llamamos, de forma poco real, real.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar