10
Abr

Me hago mayor (pero sigo viajando)

Escrito el 10 Abril 2007 por Julian de Cabo en Internet

Uno de los clichés al uso sobre las personas mayores es su capacidad para repetir mil veces la misma historia. Y no sé si es por la edad o por la condición de profesor (ni soy -ni pienso ser- un “docente”, y aspirar a “maestro” me parece pretencioso) pero me parece que hay cosas que repito demasiado. Entre ellas, la alusión a un artículo escrito en el 96 en el que valoraba el impacto que Internet iba a tener sobre la industria de los viajes.

Supongo que, para una vez que uno acierta en una predicción, es inevitable estar contento y que se le note. Pero el caso es que estoy empezando a plantearme dejar de hablar de aquel comentario en el ABC porque, pese a que en su momento me dijeron de todo por “ir demasiado lejos”, estoy empezando a pensar que me quedé muy corto.

De hecho, y aunque no lo decía expresamente, ni siquiera estaba valorando el escenario de una Internet como la de hoy, sino que venía impactado por probar, desde Compuserve, el acceso al “Easy Sabre” (el sistema de reservas de American Airlines)

Once años después de aquello, acabo de volver de pasar cinco días en Florencia, en un viaje diseñado por mi mujer desde el ordenador de casa. Un viaje que, simplemente, no hubiera sido posible cuando escribí aquel artículo. No sólo porque los billetes de avión se compraran directamente en la web de la única compañía que va directa a Florencia, sino porque hemos vivido en un lugar llamado “Residenza Castiglioni”, parte de un palacio del Siglo XVIII que ofrece sus seis habitaciones sólo a través de la red. Un negocio que antes no habría podido existir, pero que con el uso inteligente de la tecnología disponible consigue ser viable económicamente pese a su mínimo volumen.

¿Conclusión? Pues que en diez años no sólo hemos pasado de un 0,005% de la población accediendo a “Easy Sabre” en modo texto a mujeres gestionando viajes en la web, sino que se ha creado el escenario para que una pareja italiana bien entrada en los sesenta explote exitosamente su casa como hotel “boutique”.

Definitivamente, me quedé muy corto con aquel artículo.

Comentarios

Guzmán 11 Abril 2007 - 12:28

Sin duda que te quedaste corto, Julián. Desde aquí trataremos de ayudarte a sigas imaginando el futuro, por más SGAEs que se pongan enfrente y traten de impedirlo. A propósito, ¿cuál es esa url? Quizá alguno de nosotros quiera seguir tus pasos por Florencia…

Julian de Cabo 11 Abril 2007 - 13:07

Tan sencillo como teclear el nombre de la “Residenza” en Google, Guzmán. Es acongojante el ritmo toma todo.

Miguel 11 Abril 2007 - 17:25

Pero lo importante, ¿había Wifi en el Residenza?

Justo hace tres semanas nos escapamos mi mujer y yo unos días a Roma. Lo hizo todo ella por Internet y muy facil (y barato).
Solo le pedí que el hotel tuviera wifi. Y tenía, pero en la primera planta y con excelente y única cobertura de la recepción a la puerta del hotel.
Todo llegará.

Julian de Cabo 11 Abril 2007 - 21:54

La elección correspondió a mi santa. Que no pensó en ello. Y si lo piensa (o me ve ademán de coger el portátil para llevármelo) me mata.

🙂

Néstor 12 Abril 2007 - 12:24

Julián, no es ni deformación profesional ni que te estés haciendo viejo, es simplemente que tienes que seguir soñando e imaginando donde nos va a llevar todo esto en otros diez años más, que sigas escribiendo y nos lo cuentes.

100564.2571 <- Adivinas que ?

Julian de Cabo 12 Abril 2007 - 14:10

@compuserve.com

Yo era 70.630

🙂

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar