27
Abr

Cuidado con el éxito…

Escrito el 27 Abril 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Dispositivos / Devices

Estaba leyendo una historia del Wall Street Journal sobre los problemas en que está metida Motorola en este momento tras el gran éxito del Razr en todo el mundo. Y la verdad es que otras historias del mundo de la tecnología se vienen inmediatamente a la cabeza. Desde la Playstation a Apple en los 90, o IBM hasta hace poco… Parece que la velocidad del cambio y el hecho de que un gran éxito hace que muchos recursos de la empresa se desvíen en una sola dirección pueden poner en peligro empresas enteras.

En este caso se trataba de la historia del gran éxito de Motorola de hace unos años, el Razr, que les llevó de ser una empresa mediocre en ventas, a uno de los grandes superventas con más de 100 millones de unidades vendidas en sus diferentes versiones. Y si uno mira al mercado detenidamente y a los lanzamientos de terminales, parece que las compañías líderes, entre ellas la primera Nokia, son capaces de hacer un lanzamiento nuevo casi por semana, o al menos son capaces de hacer que sus clientes les vean como aquellos que reaccionan rápido a unas necesidades cada vez más complejas y cambiantes, y que ya no van en base a solamente a moda o tecnología, sino que se han metido tanto en nuestro día a día que ya se trata de una parte importante de lo que define nuestras vidas y nuestro estilo. Vean sino los sitios web de los principales vendedores y piensen un momento si venden tecnología o estilo de vida. Claramente intentan, y en la mayor parte de los casos consiguen, que el mensaje sea el segundo: puedes marcar aún mas tu estilo gracias a nosotros, que no vendemos cacharros, sino un trocito de emociones.

La tendencia no es nueva, ha estado de siempre en muchas de las cosas que compramos, pero hasta ahora no había estado tan claramente presente en el mercado de la tecnología. Esta presencia hace que muchos se olviden de la tecnología y se centren solo en la moda, y parece que Motorola ha caído en ese problema con sus teléfonos 3G… o también Sony… Para reaccionar hacen falta organizaciones distintas, que no solo se centren en una de las partes de la ecuación, y den poder a una parte de la organización, sino que sepan trabajar de otra manera, y líderes que no quieran abarcarlo todo sino tener la flexibilidad para generar acuerdos y ganar en lugares a los que no tenían que ir.

Comentarios

Javier 4 Mayo 2007 - 13:46

Voy a intentar rememorar a los “clásicos”. Si se hace un análisis siguiendo las teorías de Porter se pueden comprobar cuales son los puntos fuertes y débiles de una empresa / sector.

Pero tal y como indicas, es sorprendente a la velocidad en que estos cambios se producen. Esto no hace que las teeorías de Porter, que se remontan a estudios que comenzaron en los años 70, no sean válidas. En mi opinión si lo son, pero la velocidad a la que se producen los cambios es tal, que se hace muy dificil, por no imposible, mantener una ventaja competitiva “duradera” con las técnicas presentadas.

Tal vez sea “la flexibilidad” que apuntas, u otros factores las que en estos momentos permiten alcanzar ventajas competitivas.

Rememorando una canción de los REM, tal vez fue cierto lo de “This is the end of the world … as we known it”

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar