7
Feb

Steve Jobs y el DRM

Escrito el 7 Febrero 2007 por Julian de Cabo en Gestión de Tecnologí­as / IT Management

Justo cuando esta mañana he acabado un artículo más largo sobre Jobs y el iPhone del que tanto comentamos hace unos días, vuelve a la carga el patrón de Apple haciendo ese tipo de reflexiones apabullantes que le caracterizan. Supongo que parte de su secreto está en mirar el mundo con los ojos simples de un niño.

El artículo completo está en Apple donde puede ser leído en su totalidad, cosa que sin duda merece la pena. Pero no me resisto a destacar dos ideas que todos teníamos en la cabeza: la primera es … ¿cuanta de la música almacenada en iPods está comprada en iTunes y por consiguiente almacenada con total respeto del DRM impuesto a Apple por la industria? La segunda es … ¿merece la pena el esfuerzo de inversión en DRM cuando por definición todo lo que puede verse u oírse es digitalizable por definición?

La respuesta de Jobs a la primera es simple: sólo un 3% de la música que funciona en los iPods está comprada en iTunes. El 97% restante llega al dispositivo procedente de fuentes no protegidas con DRM. La segunda es obvia: Apple sería la primera interesada en vender en iTunes sin tener que hacer el esfuerzo de mantener su tecnología DRM en funcionamiento.

Y por detrás de todo ello la pregunta de siempre … ¿y el cliente? ¿No resulta el más perjudicado por esta entelequia del DRM?

Comentarios

Jose Enrique Alvarez 7 Febrero 2007 - 19:22

Me hace gracia que Jobs se filosofe ahora sobre el sentido de los DRM sobre todo ahora que tiene casi todo el mercado de los reproductores de MP3.
Cuando lanzaron el iPod+ITunes introdujeron un sistema DRM que impide que las canciones compradas en iTunes puedan reproducirse en otros aparatos (pero permiten la reproduccion de archivos mp3) bajo la excusa, en mi pobre entendimiento, de que las discograficas les obligaron. Bueno pues si es así, mato dos pajaros de un tiro, debio pensar el bueno de Jobs.
Pongo un sistema DRM que deje contenta a la industria discografica y de paso impido que esas canciones puedan reproducirse en otros aparatos con lo que obligo a comprarme mis preciosos iPods.
Pero tambien permito reproducir archivos mp3 normalitos ya que sino…¿que va a hacer la gente con todos esos archivos que ya tiene? Si no les dejo, no me compran el iPod ni de coña por muy fashion que sea.
Conclusion: muchos iPods vendidos, muchas canciones vendidas, la industria discografica contenta y los usuarios encantados porque pueden disponer de toda su discografia sin problema.
Muy inteligente su jugada.

Yo me pregunto, ¿no venderían todavía más canciones en iTunes si no existieran los DRM? Ahora que tienen el mercado de los reproductores, ¿Cuanto tardaran en eliminar el DRM? o mejor aun, ¿cuanto tardaran en convertir a iTunes en una discografica?

Creo Julian, que merece la pena escribir este caso para el IE.

Julian de Cabo 7 Febrero 2007 - 22:58

Probablemente venderían mucho más, señor.

Pero no olvidemos que el planteamiento se ve más limpio cuando se miran los varios sombreros de Jobs, entre los que está el de Pixar …

Jose Enrique Alvarez 8 Febrero 2007 - 10:27

Dicen en mi tierra que: blanco y en botella…leche!!!

Me parecería un movimiento estratégico muy lógico. Juntar todas las lineas de negocio en un planteamiento, digamoslo así, de “integracion vertical+diversificacion”. ¿Lo podemos bautizar como “diversificacion vertical”?

Lo que me parece mucho mas interesante es el cómo se ha llegado a este punto y las posibles alternativas estratégicas.

Patxi Bonel 8 Febrero 2007 - 10:48

Al hilo de lo que habéis comentado he encontrado en el blog de Wired una opinión crítica a la carta de Steve Jobs.(http://blog.wired.com/cultofmac/2007/02/emusic_sells_dr.html)

En él se argumenta que iTunes podía haber incluido hace tiempo la descarga de música con licencias DRM-free de sellos independientes. Además se comenta como uno de sus grandes competidores “eMusic” vende las mismas canciones que iTunes en formato MP3, lo que le da una ventaja competitiva y deja abierta la pregunta de por qué Apple no lo había hecho antes.

Entre las posibles explicaciones a este aparente cambio de posición de Steve Jobs se argumentan dos:
1.- Se está adelantando a la legislación europea, que en el último año había cuestionado el modelo cerrado de iTunes, para proteger precisamente su propio producto/servicio.
2.- Se ha posicionado inteligentemente como el adalid que acabó con el DRM.

Lamentablemente ninguna de las reflexiones aquí recogidas son de cosecha propia, pero me han parecido interesantes.

Julian de Cabo 8 Febrero 2007 - 13:42

Lo de la diversificación vertical me ha dejado anonadado, José Enrique. Es de las cosas que dices en una clase y pueden causar estragos. 🙂

Y Patxi … uno no puede pretender tener un día brillante todos los días, pero el trabajo que haces aportando a diario es impagable. Tanto si es de cosecha propia como si no.

Sea como fuere, es nítido que Jobs está tomando una posición de “liderazgo espiritual” a la que lo único que le faltaba era ser capaz de aunar los intereses de Apple y Pixar, o lo que ambas representan. Lo de resucitar es lo que tiene …

Jose Enrique Alvarez 8 Febrero 2007 - 16:12

Julian, porque no pruebas a decirlo en una de tus clases y luego me cuentas el resultado. Seguro que a mas de uno le rompes los esquemas…;-DDD

Soy de la opinion de que Jobs no da puntada sin hilo. Es posible que se quiera convertir en el lider espiritual de un mundo DRM-free pero no creo que lo haga “por amor al arte”. Algo tiene en mente y creo que va más allá de lo que comenta Patxi sobre la legislacion europea. Por cierto, gracias por los comentarios y el link al articulo.

Lo que me gustaria es poder saber que tiene el sr Jobs en mente porque o mucho me equivoco o es algo un tanto “revolucionario”.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar