1
Feb

El impacto social de Vista

Escrito el 1 Febrero 2007 por Ricardo Pérez Garrido en Innovación / Innovation

EStos días no se habla de otra cosa que de Windows Vista y de sus capacidades. Todo el mundo se pregunta si será realmente todo lo que promete, si causará impresión en los usuarios o si será un paso más, no un salto, en la evolución de los sistemas operativos. Lo cierto es que lo que me parece más interesante sobre el lanzamiento de Vista no es si tecnicamente será una gran revelación o no, seguramente no sea este el mejor lugar para hacer ese tipo de juicios. Lo que sí me parece muy interesante es el impacto que puede tener en la relación de “la sociedad” -como ente poco definido- con “lo digital.

El hecho de que muchos usuarios han estado esperando para hacer sus compras de ordenadores a que este producto estuviese en la calle es ya un dato importante. Y le pese a quien le pese esto es una realidad. Como lo es la necesidad de contar con equipos más potentes, lo que hará que unos cuantos miles de hogares los equipos principales pasen a tener una capacidad multimedia y de comunicaciones que hace solo un par de años tenían asociado un coste extremadamente alto. No solo eso, sino que seguramente muchos se decidan a conectarse a internet o a probar con la gestión de imagenes sobre sus nuevas máquinas. Si este efecto multiplicador se extiende un poco, podemos estar ante una pequeña revolución en la relación de grupos sociales enteros con la tecnología, más oportunidades para las empresas y para la expresión social.

Al final, el que un lanzamiento como este centre la atención de buena parte de la sociedad en la tecnología y su repercusión para nuestra vida, nuestro día a día, es bueno. Independientemente de quién sea la empresa y los efectos de mayor o menor innovación que se le atribuyan. Lo de si es lo que promete se lo dejo a los lectores, yo me quedo con que es otra pieza más para el cambio. Y eso, en sí, es bueno.

Comentarios

Guzmán 2 Febrero 2007 - 16:10

Con la perspectiva que aporta llevar usando Vista desde la primera Beta pública, hace ya casi un año, puedo asegurar que, si bien es cierto que no se trata de nada “revolucionario”, sí que aporta suficientes e interesantes novedades para el usuario (tanto principiante como avanzado). A base de un mayor consumo de recursos, ahora se hacen mucho mejor determinadas tareas que en XP resultaban tediosas o simplemente no eran posibles. La interfaz, sin embargo, a pesar de lo que se anuncia, es posiblemente uno de los elementos menos novedosos de esta versión. Desde hace mucho tiempo existían en el mercado multitud de aplicaciones que convertían XP en “algo parecido” a Vista (de hecho no hay más que instalarse un Linux con la libería de escritorio XGL para entender mejor lo que estamos diciendo).

Ahora bien… teniendo en cuenta la cantidad de canales de difusión del conocimiento que existen hoy en día ¿está teniendo el lanzamiento de Vista el mismo efecto social que en su día tuvieron Windows 98 o XP?

Dicho todo lo anterior, pongo sobre el post una idea para el debate, que a mi entender tiene gran relevancia: si nos ponemos a 6 años “vista” (tiempo transcurrido entre las dos últimas generaciones de Windows), ¿será la función del sistema operativo la misma que tiene hoy? ¿aparecerán nuevos competidores con sistemas operativos “micro kernel” que utilicen aplicaciones basadas en web? ¿Qué papel tendrán empresas como Google o Yahoo en ese escenario? ¿Por qué se habla tan poco de Office 2007? ¿Será Office 2010 una aplicación Windows o html?

Ricardo 6 Febrero 2007 - 08:58

Muy bueno el comentario, Guzmán. A ver si soy capaz de aportar algo nuevo:
Mencionas el impacto en medios y social que ha tenido el lanzamiento de Vista con respecto a los anteriores. Creo que aquí la clave es el papel que juega el ordenador en nuestras vidas como motor de comunicación y productividad. Es decir, su papel ha cambiado mucho, ya no es algo extraño, tecnología, para la mayoría de los usuarios jóvenes, que, por su mayor actividad en entornos multimedia y de generación de contenidos, serían los más proclives a cambiar de sistema operativo.
En cuanto a cómo van a ser los sistemas operativos en el futuro, entiendo que su papel va a ser mucho menor, con más “inteligencia” basada en la red, y lo mismo para los sistemas de productividad personal, que evolucionan rápidamente a estar siempre disponibles (siempre = tengo conexión a internet siempre en todos mis dispositivos, telefono, coche, casa…)

Guzmán 8 Febrero 2007 - 11:49

Ricardo, posiblemente las dos cosas que mencionas están muy entrelazadas: hoy en día el ordenador personal es algo muy integrado en la sociedad, y, posiblemente, Internet es el servicio o uso “estrella” de la informática hoy en día. Hace no tanto tiempo la gente compraba ordenadores sin saber muy bien para qué (escribir cartas, llevar su agenda, que los niños aprendieran, etc.). Hoy en día la cosa es completamente diferente… como diferente es el papel del S.O. Windows ha dejado de ser un fin en sí mismo para convertirse en un medio, un entorno necesario para arrancar en él el e-mail y el browser. Por esta razón me refería a que el impacto de Vista ya no es el mismo (a parte de que no es un S.O. revolucionario). Apoyando esta reflexión podríamos también paralelizar el fenómeno con el del hardware: los usuarios de Mac han cambiado de arquitectura hard sin prácticamente haberlo notado. El S.O., al igual que el hardware, debe aportar robusted, velocidad, estabilidad… es decir, recursos estructurales donde habiten los nuevos servicios en red. Porque ahora son ellos los verdaderos protagonistas, y donde se libran las nuevas batallas comerciales. El S.O. se convierte en una nueva víctima de la “comoditización”. Por cierto… ¿no les está ocurriendo lo mismo a las Telcos?

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar