19
Dic

El spam: ese caos incontrolable

Escrito el 19 Diciembre 2006 por Julian de Cabo en Internet

Vengo de haber pasado una hora intentando poner al día una cuenta de correo que un día usé y que llevaba meses sin mirar.

De esa frase se deduce con razonable facilidad que no se trata de una cuenta de correo del tipo “elpatodonald@hotmail.com” sino una con mi nombre y apellidos seguidos del dominio de un proveedor que un día fue el mío, y utilicé por varios años como cuenta primaria.

Lo que he encontrado supera toda posible descripción. No sólo es que el espacio con que cuento estuviera prácticamente lleno a rebosar, sino que el número de mensajes era tal, que no sólo me ha sido imposible leerlos, sino que he renunciado siquiera a ¡¡intentar borrarlos!! Se supone que sólo puedo seleccionarlos de 50 en 50, lo que convierte la tarea en algo infernal, dado que hablamos de varios miles de mensajes.

El contenido es fácil de imaginar: desde publicidad no solicitada de casinos, hasta phishing imitando a todo tipo de bancos, pasando por propuestas para que me estire el pene o encoja la barriga … todo un muestrario execrable de lo que da de sí la picardía humana combinada con la más absoluta incapacidad de la sociedad para controlar este nuevo fenómeno del correo basura.

Y lo que es peor: acabo de darme cuenta de que en el rato que he estado mirando esa antigua cuenta, me han entrado otros cinco correos indeseables en mi buzón personal. Supongo que cuando las cosas pasan de ser globalmente incontrolables a serlo para cada uno, tenemos todos un problema.

Ahora que lo pienso … ¿qué harán con toda esa basura los políticos que quieren guardar copia de las comunicaciones durante ni se sabe cuanto tiempo?

Curiosos tiempos de locos los que nos toca vivir.

Comentarios

Miguel Roig 21 Diciembre 2006 - 09:34

Es un problema grandisimo.
La cuenta principal de Starscafe recibe varios miles de email spam al día. Tenemos un antispam en el servidor de correo pero, como no es suficiente, redirigimos el correo de esa cuenta a otra cuenta de gmail para aprovechar su antispam. Luego la recogemos con Outlook donde tenemos instalado Spambayes. Y con eso y el antispam del propio Outlook, conseguimos que se nos cuele poco. Pero se nos sigue colando bastante.
Lo malo es que también perdemos correo de algunos clientes.
Y cambiar de cuenta de dirección de correo tampoco es solución.

internia.es 26 Septiembre 2011 - 23:50

La cuestión es que las empresas que nos dedicamos a proporcionar servicios de presencia en internet también “pagamos” la actividad de esos indeseables que se dedican a saturar las redes con correo totalmente inútiles.

Las empresas de hosting soportamos unos niveles de tráfico innecesario, debidos al spam, que globalmente nos afectan en un aumento de costes (nosotros también pagamos por el tráfico que recibimos y emitimos).

El spam no solo molesta sino que genera costes innecesarios, saturación de redes y, en casos extremos, caída de servidores y/o servicios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar