24
Nov

Presentación Conferencia Anual AAA 2006

Escrito el 24 Noviembre 2006 por Julian de Cabo en Convergencia / Convergence

No suele ser costumbre nuestra subir archivos con material usado en el Instituto, y menos cuando se trata de un concepto tan preliminar como es este, pero como la ocasión de la Conferencia de Antiguos también era excepcional, merece la pena hacerlo.

Por poner en contexto al lector, se trata de la brevísima introducción a la Mesa Redonda que me tocaba moderar el Viernes, y en la que los que aportaron de verdad el contenido fueron Amparo Moraleda, de IBM, Belarmino García, de Orange, Eugenio Galdón, de ONO y Rosa García, de Microsoft. La suerte de contar con un panel así es que se notan menos las carencias del introductor.

No sólo agradecería muchísimo los comentarios, sino que si los que andaban debatiendo en el post de hace un par de días sobre este tema, tienen el detalle de trasladarse aquí, fantástico.

El formato usado es PPS “protegido contra escritura” sólo a los efectos de recordaros que se trata de material “en proceso” y que al autor le produce mucho pudor que estas cosas viajen demasiado cuando son sólo base para una reflexión compartida.

Download file

Comentarios

Miguel Roig 26 Noviembre 2006 - 01:57

Pues si ya estaba molesto por no haber podido ir a la Conf.AA, ahora ya estoy cabreado.

Me parece buenísimo el modelo y ahora entiendo la 3ª fase. Me fastidia haberme perdido la explicación porque desearía conocer argumentos sobre el devenir. De las cuatro industrias iniciales que convergen, ¿cual quedará como dominante?

Tengo mi opinión (afectada por haber pasado media vida en tres de ellos): en contra de la creencia clásica, creo que prevalecerán los más soft.

Las Telcos, solo son plataforma. Cierto que han sido los lideres, los que compraban a otros, los que imponían standares, etc. Hay un saco de razones que me hacen pensar que su papel e incluso facturación (llevo diciéndolo años) se irá reduciendo cada vez más.

Lo cual no quita que en el futuro nos gastemos más en “Comunicación”. Pero la Telco que ahora conocemos se quedará con la parte de consumo de transporte y habrá otras empresas que nos cobraran por los servicios de valor.
(Probablemente esas empresas sean o estén participadas por Telcos. Pero no serán una Telco.)

Casi lo mismo pienso de los Dispositivos. Lo argumento más porque tengo más dudas que con las Telcos. (Insisto que lo de las Telcos lo veo clarísimo).
En un mundo donde los componentes son idénticos, lo propietario cada vez se acepta peor y hay que reaccionar en semanas, es complicado marcar tú las reglas con un hardware al que se le exige renovación continua. ¿Porque? Porque el marca las reglas es el cliente.
Creo que ya nos da casi igual la marca de TV, PC o portátil. Móvil no tanto, pero porque todavía estamos en la época del Sinclair, Commodore, etc, en lo que a uso de móviles se refiere. Sigue habiendo mucha gente con móvil monocromo y que nunca se ha conectado a Internet con él.

A todo el mundo se le viene a la mente iPod (soy adicto) ¿cuanto hay de moda y cuanto hay de posición inamovible? ¿Y que peso tienen los MP3 en el fragor de la batalla?. Me parece que le puede pasar como ya le está a pasando a la BlackBerry.
Por otra parte creo que aprenderemos bastante viendo el recorrido de la PS3 de Sony. Increíble aparato que les va a hacer perder mucho dinero. Está subvencionado y tienen que conseguir que la gente se gaste una nómina en software para recuperarlo.

Lo cual me lleva a Media y Software. Como son casi las 2:00am y sospecho que el post es demasiado largo para que lo acepte el sistema de post, y vuestra tolerancia, simplifico.
Son los que están en contacto con el cliente. Tan en contacto que se funden en uno. Como bien sale en tu modelo, hacen un uso del software y de los medios que dificulta la definición de roles.

Por último, lo juro. ¿Google treceava empresa mundial por capitalización bursátil? ¿Estamos todos locos? Voy a estudiar como me pongo corto para cuando vuelva la lógica.
Pero el mensaje subyacente está clarísimo. Y por cierto, ¿Google que es? ¿Medio o software?

Julian de Cabo 26 Noviembre 2006 - 10:26

El post no es demasiado largo, Miguel. Si tuviera que decir que es demasiado algo sería demasiado intenso, más que largo.

Tanto que igual es mejor esperar a ver si hay mucho más comentarios. Igual vale la pena montar una sesión en el Instituto para charlar sobre esto un poco y contrastar ideas.

Pensábamos trabajarlo entre Salva, Ricardo, David y yo inicialmente. Pero en un mundo abierto es de tontos renunciar a eso. Si hay “masa crítica”, ponemos en marcha una sentada y lo hablamos.

Y por contestarte al menos a una de las cuestiones, uno de los debates a tener es la caracterización de Google-Yahoo-Microsoft. De no existir la tercera, tal vez estaríamos hablando de software puramente. Pero es un tema abierto.

Gracias por el feedback, señor. Y no sufras por no haber ido a esta parte de la conferencia. La explicación la hice a uña de caballo por recuperar el tiempo acumulado durante la mañana y dejar que los ejecutivos de mi mesa redonda tuvieran espacio para ellos, que eran lo verdaderamente relevante. La ppt era sólo un modo de “poner la pelota en juego”.

Edgar Milic 26 Noviembre 2006 - 13:35

Tuve la suerte de poder asistir a la conferencia entera y hay que decir que la mesa redonda fue de lo que más aprecié por el nivel del panel y por los temas tratados.
Julian, me está haciendo pensar mucho tu introducción a la mesa, sobre todo por las conexiones que tenía con las otras interesantisimas charlas que pudimos disfrutar. Cuando oí la descripción de Fon por parte de Martin Varsavsky, no pude no pensar en tu concepto de infraestructura compartida. Y la “competición con el cliente” me llamó enseguida a la memoria una de las frases que me anoté de la esplendida charla del Dr Konzevik: “Hoy en día el cliente a menudo sabe más del vendedor”.
Personalmente, veo que el modelo que estais diseñando es veridico y opino que sus origines están en la velocidad y la difusión de la información hoy en día, que hace que efectivamente el lado de la demanda pueda competir en conocimiento con el lado de la oferta.
Por otro lado, como bien destacabas tú cuando decías que el modelo está en fase de estudio, habrá que confirmar si esta es una situación estable para el futuro o si más bien es una fase transitoria que llevará a una nueva concentración de poder por el lado de la oferta. Lo cierto es que el tema es de extremo interés!

Patxi Bonel 26 Noviembre 2006 - 15:00

Es innegable que los seres humanos somos seres sociales, y como tal nos agrupamos en múltiples comunidades o pertenecemos a diferentes organizaciones: familiares, religiosas, sindicales y/o políticas, de vecinos, culturales, regionales o nacionales, de antiguos alumnos universitarias o de escuelas de negocios, empresariales, profesionales o sectoriales, etc.

Las razones por las que formamos dichas comunidades son muy diversas, y unas las elegimos nosotros y otras nos vienen dadas. Por otro lado las nuevas tecnologías han permitido desarrollar las llamadas comunidades virtuales soportadas en chats, foros, blogs… Tal vez su auge tenga que ver con la reflexión de David Konzevik “el mundo real es un mundo cada vez más hostil”. Es por ello que todas las iniciativas y tecnologías que permitan las interacciones de individuos y entidades en el mundo virtual tienen un auge tan grande.

Desde mi punto de vista el ser humano tiene dos naturalezas: dar y coger, y los efectos de estas dos naturalezas en una comunidad son distintos. De tal forma que ninguna de estas dos naturalezas en su estado puro sea aconsejable, y tal vez el equilibrio se logre con la “cooperación” o “colaboración”: equilibrio entre dar y coger. (Tal vez se refiera a esto George Soros cuando afirma que las relaciones que los seres humanos mantenían entre sí han sido sustituidas por transacciones).

Mis primeras experiencias de Internet fueron en la universidad, acaban de lanzar Mosaic y todavía se utilizaba el Gopher. Era admirable que gente de todo el mundo compartiese información y “colaborase” para generar una experiencia única. Los inicios que yo recuerdo se gestaron inicialmente en las universidades. Después llegaron los ISPs y las empresas, que permitieron el crecimiento y universalización del medio, pero a cambio gran parte de ese espíritu inicial pareció perderse.

Pero lo que ha venido a continuación ha demostrado que no ha sido del todo así. De modo que frente al dominio final de Internet Explorer sobre Netscape, ha surgido Firefox… Frente a Windows ha surgido Linux, frente a las compañías discográficas que gestionan los derechos de autor han surgido los peer to peer, y frente a las operadores de larga distancia aparece el Messenger y Skype.

El atractivo de Google es que genera valor a la comunidad de internet a través de la difusión gratuita de su tecnología, (principalmente su buscador), y por ello no existe problema en que gane miles de millones de dinero con publicidad “no intrusiva”. Su segunda aportación es crear una empresa innovadora que se ha convertido en el sueño de cualquier técnico y/o desarrollador de software de menos de treinta años, y donde existen nuevas reglas y valores muy conectados con el ámbito universitario, y donde de momento no prima la organización clásica de corte militar.

Es la misma visión con SUN, su comunidad abierta de desarrollo Java aporta al mismo tiempo que da, y sus desarrolladores e ingenieros participan con la comunidad en el desarrollo de nuevos proyectos. Y seguramente tenga que ver con el cambio de rumbo de IBM hacia la colaboración con el mundo OpenSource. Estas estrategias están en sintonía con la comunidad y se nutren de ella aportando nuevo valor a la misma.

Por el contrario las estrategias clásicas de Microsoft, Telefónica, Oracle, Terra, MSN, Yahoo, Time Warner, etc, de aprovechar su posición de liderazgo en las economías de alcance o economías de redes para limitar el desarrollo de nuevos competidores y maximizar los ingresos cogiendo el máximo posible de la comunidad con el mínimo coste, ha generado un sentimiento de animadversión que al ir creciendo con el tiempo se ha convertido en un movimiento social que a la menor iniciativa se ha unido para generar modelos alternativos.

Este tipo de movimientos no es tan distinto al que termina sucediendo en todo régimen político no democrático, real o de facto, en el que el tiempo sólo juega en su contra. Cuando algunas de estas iniciativas de cambio se convierten en iniciativas empresariales orientadas cada vez más al beneficio y menos a la colaboración, como está siendo el caso de Linux, y algunas de las aplicaciones inicialmente OpenSource, es cuando van perdiendo el apoyo de la comunidad y sin saberlo terminan con su futuro al otro lado.

La crítica a Martín Varsavsky no es a que cree una empresa que gane dinero, es a que genere una empresa que venda que “da” valor y libertad a la comunidad de forma casi altruista frente a las operadoras tradicionales, (a diferencia de Google no se ha explicado convincentemente cómo se generan los ingresos), y que al final termine convirtiéndose en un modelo más de enriquecimiento personal de unos pocos aprovechándose de la comunidad. Martín afirma que no será de este modo. Pero si al final termina de este modo puede que éste sea el último proyecto con éxito de Varsavsky en las TIC y que su imagen de marca quede irremisiblemente dañada en la comunidad.

Como conclusión no es que las empresas compitan con los usuarios. Aquellas empresas que actúan como monopolios de facto y limitan el desarrollo de nuevos competidores o de nuevas ofertas reales, que ponen puertas al progreso en su propio beneficio, son las que van a sufrir con el tiempo las mayores reacciones por parte de la comunidad. Este movimiento está íntimamente relacionado con todo el auge del marketing social o la RSC. También explicaría la necesidad constante de innovación: si la sociedad debe aprender a aprender como dijo Konzevik, también y con más razón deben hacerlo las empresas.

Aquellos modelos que han aprendido a colaborar, aportando y cogiendo de forma equilibrada son los que están en sintonía con la comunidad y los que pueden obtener los máximos beneficios de la misma a medio y largo plazo.

aldamiz 27 Noviembre 2006 - 04:41

Muy interesante. La verdad es que no sé si estoy de acuerdo o no, en realidad no sé si lo entiendo. Sí me parece que hay una nueva fase en la que aparece el cliente con un papel que converge con el papel que tradicionalmente se asigna a la industria. De un mero receptor de contenidos, el usuario pasa a convertirse en programador de esos contenidos (por ejemplo, ve y escucha lo que quiere, no lo que programan para él). Y no sólo pasamos del push al pull, sino que llegan las comunidades en las que unos usuarios descubren contenidos, servicios y productos, a través de otros usuarios. Antes el gusto lo dictaba la industria, ahora también lo dicta el usuario.

Y no sólo programamos para nosotros mismos, ahora también podemos producir, y de repente el contenido producido por usuarios compite con el contenido profesional.

Te refieres a todo esto, cuando hablas de la tercera etapa?

Con ánimo de entender todo esto un poco mejor… no entiendo cómo encaja en este contexto el anterior comentario de Guzmán; sí creo que la tecnología permite que haya procesos que pueda realizarlos el usuario (el ahorro te permite bajar precio, subir prestaciones, o invertir más en marca/reputación). Entonces sí entiendo que de alguna manera el usuario compite con el trabajador de la empresa para la realización de una tarea: siguiendo con el ejemplo de Guzmán, si eres el encargado de check in de un hotel, mejor será que comiences a añadir valor en otras áreas porque la competencia (para este determinado proceso) no viene ya de otros candidatos, sino del usuario. Encaja esto con la etapa de competencia, tal y como la planteas?

En realidad, la industria de las escuelas de negocio pudo ser una de las primeras en entender el valor del usuario: el usuario (alumno) gana no sólo de lo que aporta el profesor sino de la discusión en clase entre todos los alumnos, ya que todos los usuarios participan. Es esto un ejemplo de la tercera fase? Es Zara un ejemplo de esta 3 fase, en el sentido de que sabe entender y responder al feedback del cliente, de manera sistematizada?

Podría esta 3 fase llamarse la etapa de la participación (ya sé, no es algo nuevo…), y no etapa de competencia?

Lo que me parece interesante es estudiar qué procesos deben implantar las empresas para identificar y responder a estas oportunidades/amenazas. Por ejemplo, qué porcentaje de directivos de empresas como Telefónica, Vocento, RTVE, eran usuarios activos de Youtube, y podían por tanto entender este cambio radical, antes de que fuese comprado por Google? Cuántos entienden MySpace? De qué manera se debe preparar una empresa para identificar y responder a un futuro radicalmente diferente?

Relacionado con el tema, este buen artículo sobre youtube en Wired: http://wired.com/wired/archive/14.12/youtube.html

PS: perdón por la respuesta tan larga, creo que este es el único post que he visto en el que las respuestas son muuucho más largas que el propio post. Ejemplo claro de la 3 fase!

PS2: totalmente de acuerdo con Miguel, las telcos no juegan en esto. Pero tendrán visión para comprar a los buenos, o se les escaparán las oportunidades frente a Google, Yahoo, Microsoft? (el otro día un operador europeo nos decía que su gran competidor en lo que a start-ups se refiere es google).

PS3: paro ya.

Julián de Cabo 27 Noviembre 2006 - 08:41

Contesto (en lo que puedo) a Gabriel. Hay cosas que son más de Guzmán, que dejo para él si le apetece.

1.- La “Tercera Fase” (si es que existe, que tampoco lo sé) no es sólo una fase de colaboración. No es sólo que pase de “mero receptor de contenidos a programador de contenidos”, sino incluso a productor. Creo que ese es el papel de las comunidades en Fon, Linux, “Revelations” o los videojuegos. No programan, sino que actuan.

Incluso el tema de las líneas que triunfan en la TV pueden tener algo que ver con la tendencia (GH y OT, por ejemplo, son “espectadores actuando”).

No sólo “disctan el gusto”, sino que PRODUCEN.

2.- El caso de las Escuelas (y no sabes lo que recuerdo a Mario al escribir esto, porque lo hablamos mil veces) es uno de los que pueden ser curiosos. Una de las cosas que van pasando poco a poco es que muchas de ellas van volviendo a un modelo muy de “pura Universidad” mientras que en su génesis lo que está es “lo práctico”. Hay una opción a que comunidades de expertos se organicen e impartan formación en comunidad que retome la idea original de B-School como algo diferente a Facultad de Empresariales.

Aunque, de esto, no tengo referencias de que se esté produciendo.

3.- Zara es un ejemplo de “reacción rápida” que minimiza la posibilidad de que alguien se anime a montarle una comunidad alternativa. Pero Zara opera en el mundo físico, y creo que una de las cosas que puede que “falte” en el modelo es una diferencia mundo real/mundo virtual.

4.- Directivos del sector “tradicional” que conozcan este tipo de cosas … muy pocos. Lamentablemente. Por eso es Google la que parece liderar hoy las tendencias.

PS: ¡¡Gracias a todos!!

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar