10
nov

Periodistas de ayer y hoy

Escrito el 10 noviembre 2006 por Julian de Cabo en New Media / Nuevos Medios

No recuerdo haber oído a José María García hablar de la nevera de su casa, ni a José Ramón de la Morena del coche que conduce, ni a Jesús Hermida de la marca de su ropa, como no recuerdo a Iñaki Gabilondo hablar de su entusiamo por marca comercial alguna. Ni siquiera alguien tan combativo como Arturo Pérez Reverte tiene la costumbre de mencionar productos que consume. Ni para bien ni para mal. Simplemente no lo hacen, y cuando entran en ello (ahora que lo pienso, recuerdo a Marta Robles anunciando una marca de telefonía), suelen hacerlo en formato “anuncio evidente pagado por un anunciante”.
No sé si ello se debe a que no se consideran capacitados para ese tipo de crítica, a que tienen como convicción personal no hablar de su vida privada, o a que el tipo de publicidad que hacen es más abierta y les parece que con eso tienen bastante. Como no soy periodista, ignoro cuales son las razones.
Lo que sí me llama la atención es que eso, que ha sido norma en el periodismo clásico, quiebra cuando lo trasladamos a la blogosfera. Y no hablo de que en blogs especializados en una determinada materia se comente sobre productos o servicios relacionados con ella, sino a que en este nuevo ámbito es práctica frecuente enjuiciar todo tipo de situaciones de la vida cotidiana, repartiendo premios y castigos.
¿Razones para ello? Pues no tengo la menor idea. Pero si que el tema me llama la atención y que encuentro en ello una de las divergencias más nítidas entre los periodistas de antes y estos nuevos periodistas de la red.
(Si es que finalmente resulta que los bloggers son periodistas, que si les digo la verdad, tampoco lo veo ya tan claro).

Comentarios

Patxi Bonel 10 noviembre 2006 - 19:31

Tengo la sensación personal, que en estas vidas tan agetreadas que llevamos estamos muy necesitados de hablar, y al mismo tiempo muy incapacitados para escuchar.

Seguramente las comunidades online se están convirtendo en una segunda casa donde expresarse, y tal vez escuchar y compartir ideas, como en su día lo fueron las comunidades de vecinos o los cafés. Una segunda oportunidad para muchos de nosotros, de la que hablaste hace ya unos días.

Julian de Cabo 11 noviembre 2006 - 09:47

Así lo veo yo, Patxi. Más que un vivero de “nuevo periodismo” la blogosfera parece que tenga más relación con el mundo de las comunidades. Y como en el mundo real, que en ese otro mundo aparezcan liderazgos espontáneos es normal. ¿Pero se les está haciendo más caso de la cuenta?
¿El hecho de escribir un blog me convierte en un genio del Renacimiento con capacidad para opinar de todo? Una cosa es que ame la libertad de poder hacerlo, y otra es que por mi parte sea prudente opinar sobre cosas de las que no tengo nociones sólidas … y por la de los lectores tomar demasiado en serio lo que pueda decir sobre esas cosas.
A veces esto me recuerda a cuando mi suegro puso un PC en su oficina y la gente del pueblo empezó a pedirle que escribiera sus contratos por ordenador.

Miguel 12 noviembre 2006 - 19:00

Por eso creo que los intentos de hacerlo pasar por el nuevo periodismo son poco adecuados.

Imparcial no hay ninguno, pero si que es cierto que en lo que entendemos como periodismo, cuando hay opinion, hay algo más que una valoración basada en como me va la fiesta a mi.

Julian de Cabo 13 noviembre 2006 - 08:23

Sí que es cierto, Miguel. No lo había mirado así nunca, pero es verdad: nunca se limitan a un puro “lo veo así”, sino que aportan datos o argumentaciones.
Puede ser otra diferencia, si. Y tiene sentido. Al fin y a al cabo el mismo concepto de blog era en su génesis un diario personal.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar