22
Nov

Encuentros en la tercera fase

Escrito el 22 Noviembre 2006 por Julian de Cabo en Convergencia / Convergence

Hace tiempo que Salvador acuñó el concepto de “Triple Convergencia” como modo alternativo de definir en fenómeno con relación a la definición habitual de “encuentro de la tecnología informática con la de comunicaciones”. En su planteamiento -que hemos adoptado muchos de los profesores del Instituto- resulta mucho más enriquecedor abordar la convergencia como un fenómeno triple que abarca en primer lugar a los contenidos, a continuación a los sistemas de información y finalmente a las industrias.

En mi caso, siempre que lo cuento en clase menciono las dos formas de verlo, pero últimamente estoy incorporando una tercera, a la que creo de cosecha propia, y que en cierta medida “converge” con la visión de Salva. Aun no le he puesto un nombre formal, y ni siquiera sé si es una definición alternativa o una forma de ver la evolución del fenómeno. Tengo que darle alguna vuelta más.

Pero aun con sus carencias, la cuento rápidamente. Se trata de ver la convergencia como un recorrido en fases, provocado por la acumulación de tecnología, dentro del cual debemos estar entrando en la tercera. La primera fase consiste en la “convergencia intrasectorial” que es ni más ni menos que el escenario competitivo habitual, donde cada empresa compite con “otras como ella”. La segunda fase sería la convergencia intersectorial, caracterizada porque aparecen productos y situaciones que exceden el ámbito “normal” de actividad de cada industria, provocando situaciones intermedias; sería el caso de un messenger a caballo entre la industria informática y la de comunicaciones, o un wifi situado entre las telcos y las empresas de hardware. Y de ahí nos iríamos al “Encuentro en la tercera fase” que es aquel donde las industrias se encuentran compitiendo con una nueva fuerza que resulta ser el propio cliente; son los blogs para la prensa, el software libre para las empresas de programación, etc.

No sé cuanto de valor aporta el modelo, pero me resulta interesante como visión alternativa. ¿Tenéis alguna opinión al respecto?.

Comentarios

Julian de Cabo 22 Noviembre 2006 - 09:21

El comentario me llega por otra vía, pero como tiene valor y procede de un amigo que sabe mucho más que yo, lo adjunto, aunque omitiendo fuente. Dice lo siguiente:

“Estoy de acuerdo con tu teoria…Todo lleva en la misma direccion, hacia darle el poder a los consumidores. El problema es que casi todas las empresas se reconocen incapaces de entender a los consumidores e intentan atraerle / fidelizarle via precio…Ese es el autentico desastre, ya que significa no entender al consumidor. El consumidor de hoy no tiene el precio por variable fundamental, lo que quiere es que le entiendan y desarrollen productos acordes…En eso estamos fallando casi todos.”

Guzmán 22 Noviembre 2006 - 11:13

No puedo estar más de acuerdo con estas opiniones.
Y añadiré algo: desde mi punto de vista la aparición de esta tercera fase se produce precisamente por la frustración que sentimos los consumidores. ¿Que no me entiendes y no me ofreces lo que necesito? Pues te pongo una cruz y lo busco en otro lado. ¿Que no existe en ningún lado? Pues me lo creo yo mismo. Y si te puedo fastidiar, pues mejor. ¿El precio? No es determinante, es un factor de segmentación, no de decisión (si no tienes capacidad para pagarlo significa que no puedes decidir). Lo que importa realmente es el VALOR. Recibido y percibido.

¿Ejemplos? Para mí no tiene VALOR que un recepcionista me haga el “check-in” y el “check-out” en un hotel. Podrían trasladar su coste (y es un VALOR que pagaría gustosamente) a poner a mi disposición un equipo de palos de golf o unas tablas de esquí de esa temporada para probarlas. Para otro cliente el VALOR estaría en que le reservasen cita en la peluquería en esa ciudad que no conoce y a la que llega para una boda y con prisas…
Dejen que los ingenieros les eliminen los “check-ins y check-outs” y piensen que un cliente, cuando va a un hotel, nunca va por casualidad…

Y que conste que he procurado poner ejemplos “poco convergentes” para que se me entienda mejor… 🙂

Miguel 22 Noviembre 2006 - 19:23

No entiendo completamente tu tercera fase pero se que es porque voy perdiendo capacidad de conceptual cada hora que pasa.
Pero respecto a las siguientes aportaciones, estoy de acuerdo e inciden sobre algo que llevo dandole vueltas desde ayer.
Por la tarde tuve la suerte de que me invitaran a una charla de Philip Kotler (simple y genial como en sus libros). Dando una explicación de porqué Cemex cobra más caro su cemento, acabó dando un dato que me tiene intrigado: resulta que los chicos de ahora (17-25, creo que era) están dispuestos a pagar más si entienden que ese producto es eco-friendly. No solo es que sea un factor decisivo, sino que es un factor decisivo por el que además, pagarían más.

Estoy viendo como lo aplico a los DVDs.

Julian de Cabo 22 Noviembre 2006 - 19:46

Creo que entenderás mejor la tercera fase en la explicación de Guzmán que en el propio post. Me ha encantado.

En simple total es la fase en que los clientes interconectados se erigen en competidores. Ejemplo típico son las comunidades que hacen Linux porque quieren algo que nadie les da, o los que hacen “Star War Revelations” porque Lucas tarda mucho en sacar la siguiente entrega. Ambos casos son curiosos porque se generan (y se gestionan) de modos muy diversos. Podría valer como ejemplo el de el P2P como modo de conseguir la música que las discográficas no sacan al mercado porque no hay suficiente número de unidades también.

Esa es la tercera fase. Que suele arrancar de una necesidad no satisfecha por parte de la industria, tal como dice el comentario “anónimo”.

Julian de Cabo 23 Noviembre 2006 - 02:36

(Lo que sigue a continuación lo envía José Luís a mi correo por no haber podido ponerlo directamente. Lo reproduzco por su interés)

Hola Julián, Dándole una vuelta a tu reflexión se me ocurre que:

A los Contenidos/sistemas/industrias que comentas le sumaría la variable “usuarios”.

Creo que la evolución de los sistemas y tecnologías serían el catalizador y generan “terremotos” en el resto.

En general generan un proceso de convergencia que pone en jaque a los jugadores habituales pero que a la vez proporciona las condiciones para la aparición/entrada de nuevos servicios, sectores, en términos generales es como una implosión-explosión. (y no sé si me explico aquí) en la que por el camino cambia la configuración. Por ejemplo, el MP3 puede hacer que un operador telefónico entre en un terreno que antes era de las discográficas con sus canales de venta tradicionales pero quizá genere más consumo con lo que el mercado aumenta, o el messenger traslada parte del tráfico de comunicaciones dentro de un operador de una cuenta a otra.

En ese movimiento o transformación, las industrias son las que tienen más que perder porque son estructuras semirígidas (de costes y organización) y porque son las que hasta el momento manejaban los flujos de pasta. Se encuentran en una situación de desequilibrio con diferentes opciones: se mantienen /salen del negocio /entran / evolucionan. Es posible que una vez pasa el proceso aparecen las mismas/otras industrias y van generando el control del modelo.

En este caso, el papel de los usuarios es muy interesante. Esa tecnología, disruptiva en algunos casos o “puente” en otros pone a todos en el punto de partida. Hasta ahora la generación de contenidos era “push” desde las industrias con barreras de entrada (altas o bajas) ahora esas barreras se desvanecen y aparecen usuarios como consumidores y generadores de contenidos, (pasan de clientes a clientes y proveedores). Esos usuarios se convierten en competencia para industrias (y aquí añadiría a los blogs y el sw libre el famoso p2p,o las páginas web) porque atacan, por lo menos, la capacidad de generar oferta/contenidos y el modelo de ingresos.

Es una opinión, un saludo.

Jose luis

Perdona que use el correo pero he intentado colgarlo varias veces sin éxito.

Javier 23 Noviembre 2006 - 15:55

Un punto de vista muy interesante,

en mi opinión, este punto de vista es un poco “punk”, en el sentido que formeta el lema de “hazlo tu mismo”. Por esto, los entornos donde esto se puede aplicar pueden ser dos:
– entorno de alta creatividad (música, cine, arte, …)
– entornos donde los beneficios del eslabón anterior de la cadena de valor sean muy altos (p.e. Software).

Siempre afecta a elementos susceptibles de “digitalización”, que pasan de covertirse de físicos a “virtuales”. Por ejemplo, todo lo que se haga con “papel”, puede ser eliminado: documentos, cartas, entradas, albaranes, documentos de identificación, periódicos, revistas, manuales, …

Julian de Cabo 24 Noviembre 2006 - 20:18

José Luís (que sigue con problemas para postear) contesta a Javier a través de mi correo:

Exacto.
De acuerdo con los dos aspectos. El formato que obedece al cambio tecnológico que genera la ruptura.
Pones el papel pero tambien el cd y el dvd y el tv y el tlf…
Y como con el punk, al final del proceso la industria en general buscará la forma de integrar y canalizar para obtener pasta y levantar barreras de entrada. O al revés, se crearán canales y best sellers que crearán estructuras de distribución e industrias. El resultado es similar.
Creo.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar