10
Jul

A vueltas con el consenso

Escrito el 10 Julio 2006 por Julian de Cabo en Buscadores / Search Engines

Una de las primeras cosas que escribimos, allá por el mismo mes de Julio del año pasado, fue un artículo que se llamó “La verdad por consenso”.
El tema de fondo era (y es) enormemente filosófico, puesto que no consiste en otra cosa que en hacer una valoración del papel que están tomando los buscadores de Internet en la generación de conocimiento. O de desconocimiento, según lo queramos ver.
Porque, si bien es cierto que una de las maravillosas cosas que nos aporta la red es que “todo el conocimiento humano está ahí”, no lo es menos que ese conocimiento no está en absoluto certificado. En Internet conviven, en pie de igualdad, lo verdadero y lo falso. Y aunque el buscador no haga valoración alguna sobre la veracidad de los contenidos, las personas normales suelen asumir sin más que el resultado de sus pesquisas es “la verdad”.
Y el problema de fondo no es tanto que se puedan producir errores, que igual hubieran tenido lugar usando una biblioteca en lugar de la red, sino la posibilidad de que el resultado se manipule con base en el conocimiento del modo en que los buscadores funcionan. Hablo de lo que en su momento se llamó “Google bombing”, y que afecta a todos los buscadores, consistente en que si muchas páginas dan como cierta una información, el buscador hace lo mismo. Basta organizar una campaña entre un grupo amplio de interés para conseguir ese resultado de un modo deliberado. Y así, la SGAE aparece como “ladrones”, Zapatero como “gafe” o Bush como “failure” dependiendo de qué buscador consultemos.
Que como dice en su blog una asistente a la conferencia de la semana pasada, será muy divertido. Pero que además de falso, es un tipo de falsedad que deriva de una manipulación consciente de la información. Y no creo que ese tipo de comportamientos debamos calificarlos como “divertidos” sino en todo caso como totalitarios. Sean del signo que sean.

Comentarios

Olga 11 Julio 2006 - 11:08

Creo que como bien se indica más que un tema divertido es un tema preocupante. En un país donde cada vez tenemos menos tiempo, la búsqueda de información intentamos que sea lo más rápida y cómoda posible, y esto es la red. Ya hemos decidido que es mejor buscar en Internet que en un libro o un especialista y nos fiamos de lo que nos cuentan.
Si la red es información y la información es poder, ¿es la red el poder? ¿Vale todo en Internet?, ¿se puede mentir, falsear, insultar y desprestigiar sin pagar por ello? Si es difícil poner un límite legal a esto deberemos intentar aprender a utilizar toda esta información para evitar ser manipulados.

Javier Suberviola 12 Julio 2006 - 14:52

En mi opinión la situación es muy similar con la existente en una dictadura. Si eres capaz de controlar la información de los periódicos, la televisión, controlas lo que la gente, la mayoría de la gente sabe, y por tanto, cree de las cosas.

La gran diferencia con Internet es el coste. Con los otros medios de masas realizar una influencia es muy complicado, se requiere mucho dinero y/o mucho poder. Con Internet no. Cualquiera puede lanzar una campaña para modificar la “realidad”. Pero esto no es nuevo. Podemos recordar a “La Guerra de los Mundos” de Orson Wells.

La gente cree lo que quiere creer, busca lo que quiere buscar, se junta en grupos comunes. ¿Puede producirse una división de los buscadores por las opiniones sociológicas de sus visitantes? ¿Pueden los buscadores posicionarse sociológcamente? si son capaces de reconocerme ¿Podrían adaptarse las búsquedas a mis otras búsquedas anteriores?

Curiosos mundo donde nos dirigimos.

Julian de Cabo 20 Julio 2006 - 19:55

Mañana debería salir en “El Economista” un artículo largo sobre este tema. Y si la cuestión interesa, hay un excelente comentario titulado “Digital Maoism” en Edge.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar