12
jun

Integrando, que es gerundio

Escrito el 12 junio 2006 por Julian de Cabo en Convergencia / Convergence

Lamento no recordar donde leí recientemente que tal vez la fortaleza competitiva de Google estaba en su capacidad para volver locos a los competidores y apartarles de sus objetivos estratégicos. Y lo lamento porque creo que es una buena aproximación a lo que puede estar pasando con esta compañía. Es dificil saber si los chicos del buscador tienen claro donde van, pero sí parece claro que otras competidoras suyas consumen más tiempo en intentar deducir la dirección de Google que en seguir fielmente la que se supone dirección propia.
El caso es que casi nada de lo que Google propone al mercado es verdaderamente rupturista. A título de ejemplo, lo que comentaba Ricardo la semana pasada sobre la sincronización de navegadores, es una idea vieja y varias veces ejecutada parcialmente. Incluso en Terra tuvimos un desarrollo que permitía instalar una barra de navegación propia que almacenaba en la red tus favoritos y algunas cosas más. De este modo, en cada máquina que tuvieras la barra, verías la misma información, que residía en la red.
Tal vez lo que ni Terra ni otros competidores tuvieran tan claro inicialmente era la necesidad de definir desde el inicio una “cuenta de usuario” que permitiera la integración sencilla de todos los servicios que se vayan proponiendo. No sólo con vocación de “login único”, sino de verdadera compartición de la información. Y eso Google lo está haciendo estupendamente. A título de ejemplo, su correo permite enlazarse a un calendario compartido desde donde se puede vincular una reunión a un lugar que esté registrado en un mapa de Google Maps para que los asistentes puedan acceder con sencillez. Y lo mejor no es la sencillez o la facilidad de compartir la información, sino que cada nueva propuesta que nos llega de Google suele hacerlo preparada para integrarse en el universo de sus servicios de forma natural para el usuario.
Lo cual, de paso, produce la sensación de que “todo en Google está pensado como parte de un universo global de servicios”, que tal vez no sea real y solo exista en las pesadillas de los gestores de la competencia. Pero el hecho es que preocupa enormemente al resto de sus competidores, que nunca fueron capaces de lograr niveles de interacción parecidos, y les hace descentrarse.
Y si hay algo que los líderes no pueden permitirse es dudar de sí mismos ni de su papel.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar