7
Abr

Luces y sombras sobre las redes Wifi Municipales

Escrito el 7 Abril 2006 por Julian de Cabo en Wireless

Por José Enrique Álvarez Fernández, EX-MBA Instituto de Empresa

Muchas ciudades, sobre todo norteamericanas, están considerando la posibilidad de implantar redes Wifi para ofrecer su servicio a sus ciudadanos. Habitualmente, la propuesta consiste en utilizar fondos públicos para desplegar toda la infraestructura necesaria y así ofrecer el servicio Wifi en toda el área metropolitana. En este tipo de proyectos nos centraremos, dejando de momento al margen otros proyectos en que la implantación de este tipo de redes se han diseñando mediante una alianza entre el sector público y el privado, y que serían materia para otro análisis detallado.
Pese a que ha habido una amplia cobertura en los medios de comunicación sobre estas iniciativas y sus potenciales beneficios, parece que no se ha realizado un estudio detallado sobre si, efectivamente, las redes Wifi municipales son aventuras tan eficientes y sostenibles como sus partidarios predicen y si alcanzarán los objetivos que los responsables municipales predican.
Son muchas las bondades que se anuncian sobre este tipo de servicios pero existen varios aspectos clave a la hora de valorar la viabilidad de una red Wifi municipal que intentaremos desgranar a lo largo de este articulo.
En primer lugar, se debería analizar la viabilidad de una red de estas características y por eso es importante considerar los numerosos costes, no siempre expresados en los medios de comunicación, que las autoridades municipales tendrán que afrontar para poder operar la red Wifi.
Me explico: habitualmente, cuando se habla de la implantación de una red Wifi municipal se habla de los costes de construir la red y los costes de operación. Pero,¿qué hay de los costes de emisión de facturas y contratos? ¿Y de los costes de establecer un Centro de Operaciones de Red con todos sus sistemas de backup, energía, etc?¿Y de los costes de mantenimiento y/o sustitución de equipos?.
En definitiva, tengo la impresión que las ciudades se centran mucho en los costes necesarios para lanzar el servicio pero se olvidan un poco de los costes comprometidos más a largo plazo.
Otro argumento que se escucha o lee habitualmente es que las redes Wifi no sólo aportarán un acceso a servicios de banda ancha a aquellos ciudadanos que no pueden disponer de ese servicio sino que, además, supondrán un ahorro de costes para las arcas municipales. Desde mi punto de vista, aquellas ciudades que pretendan implantar una red Wifi deberían ser capaces de generar los suficientes ahorros en costes para compensar los costes operativos de la red y así evitar que éstos se sufraguen con más impuestos. Esto puede ser difícil de conseguir ya que los beneficios que se obtendrán de la red Wifi serán, típicamente, incrementos de productividad en lugar de ahorros de costes.
Sin embargo, los ayuntamientos han encontrado una forma de conseguir esa reducción de costes: el sector privado. Y de ahí que, por ejemplo, San Francisco haya abierto un concurso público para la implantación y explotación de la red Wifi municipal de manera gratuíta o a muy bajo coste para los usuarios.
Otro tema importante es la reacción de los operadores tradicionales ante la entrada de las autoridades municipales en el mercado.
Uno de los argumentos mas utilizados por las autoridades municipales es que se está perdiendo la competencia y que hay un número insuficiente de proveedores, motivo por el cual se justifica la implantación de una red municipal que preste servicios a los ciudadanos.
Pero las motivaciones, operaciones y gestión de una autoridad pública en el mercado suelen ser muy distinta de las de una empresa privada por lo que éstas pueden considerarla como una amenaza potencial ya que estas autoridades públicas no se ajustan exactamente a las normas del mercado.
Su entrada en un mercado tan competitivo no supone el mismo efecto que si fuera una empresa privada, simplemente porque si el Ayuntamiento tiene problemas económicos con esta red, el que lo soluciona (vamos, el que paga) es el ciudadano con sus impuestos.
Otro tema importante es la regulación (las reglas del juego) que puede modificarse de manera que el Ayuntamiento no tenga que afrontar los mismos riesgos que los proveedores privados. Por ejemplo, si la autoridad municipal recibe la autorización para prestar sus servicios por debajo de coste y emplea los impuestos municipales para financiar la operación, ¿qué interés tendrá el sector privado para potenciar y reinvertir en su red?.
Por último, otra de las razones mas argumentadas para que las ciudades desplieguen sus propias redes municipales es la necesidad de disponer de redes de banda ancha para potenciar el crecimiento económico y la creación de empleo.
El hecho que una ciudad disponga de este tipo de redes suele emplearse por las autoridades municipales para hacer más atractiva la ciudad tanto para los residentes y negocios actuales como para atraer a otros nuevos.
Nadie discute que la disponibilidad de redes de banda ancha resulta imprescindible en la economía actual pero no puede ser el único criterio para tomar la decisión de traslado. No se debe considerar a la banda ancha como la panacea para el desarrollo económico ya que sin, por ejemplo, unos trabajadores eficientes y motivados, amen de muchísimos otros factores, que contribuyan a producir unos ingresos per cápita no se conseguirá que una ciudad sea mas competitiva.
Por otro lado, no existe una evidencia empírica de demuestre la relación de las redes Wifi municipales con el crecimiento económico. Es más, las compañías no tienen la conectividad en sí como un objetivo estratégico sino que centran más su atención en la integración de servicios, contenidos y aplicaciones. Las redes no dejan de ser la argamasa que permite unir todos estos objetivos estratégicos.
Como conclusión a este artículo es importante resaltar que si bien las iniciativas municipales son muy interesantes, tienen implícitas una serie de problemas que deberían ser tenidos en cuenta antes de realizar una inversión millonaria en la implantación de una red Wifi ya que puede afectar al presupuesto municipal y a la competencia en el mercado de servicios de banda ancha.

Comentarios

Miguel Caballero 11 Abril 2006 - 09:29

Jose Enrique,

Comparto la mayoría de las cosas que comentas. Tan sólo comentarte que conozco bastante el sector, ya que es a lo único que me dedico, y realmente los números sí salen para los ayuntamientos. Los casos que barajamos ahora suponen una reducción de costes de entre el 50 y el 70% anual, con ROIs inferiores a los 2 años.
Y evidentemente se forman comisiones de investigación locales cuya función es asegurar, precisamente, la viabilidad técnica, económica y funcional de los proyectos.
En mi opinión un despliegue WiFi Mesh municipal tiene incluso más sentido a la hora de estudiar costes internos valorando servicios PRIVADOS que servicios públicos (fundamentalmente Internet). Se habla mucho de Google, San Francisco y Filadelfia, pero todas estas ciudades disponen de una infraestructura para servicios privados (televigilancia, comunicaciones de la policía local, AMR, telemetría…) que les supone unos ahorros de costes tremendamente importantes. Tiene más impacto hablar del Inbternet, pero esto es tan sólo la punta del iceberg.

Daniel Torres 11 Abril 2006 - 19:09

Hola.

Me parecen muy acertados estos comentarios. Aparte de todo eso, pienso que habría que tener en cuenta que no hace falta licencia de frecuencia para las redes WiFi. Y sin intentar ‘sacar la cara’ a los operadores móviles, hay que decir que éstos han tenido que desembolsar altas cantidades de dinero en pagar estas licencias en el caso de UMTS (cuyos beneficiados han sido precisamente los gobiernos), y necesitan un retorno de esa inversión.

También habría que tener en cuenta las limitaciones técnicas de una tecnología como WiFi (y ya veremos cómo WiMax mejora el rendimiento). Desplegar una red incluso ‘local’ con cierta fiabilidad llevaría a realizar una optimización de cobertura, con la consiguiente inversión para proporcionar un acceso sin ‘agujeros’, además de planificación de red a nivel de ‘Core’ para gestionar la movilidad de usuarios. Otro aspecto a tener en cuenta sería la seguridad y la encriptación. Éstos son entre otro otras, algunas de las consideraciones a la hora de desplegar una red wireless, que con UMTS se convierte en algo más caro pero mucho más desarrollado hoy. Para finalizar, otro aspecto que considero importante sería la ‘Calidad de Servicio’ que proporcionan los operadores con GSM/UMTS a día de hoy, y que sin una empresa u organización encragada de la gestión de una red WiFi, esa calidad de servicio se quedaría sin garantizar, con el consiguiente perjuicio para el usuario.

Un saludo,
Daniel

Francisco Carrillo Carrillo 23 Octubre 2006 - 20:17

Es interesante el articulo, yo, por asuntos propios, estoy intentando idear una red wi fi a nivel municipal, y me gustaría saber donde podría mirar informes con costes exactos, para hacerme una idea.

Muchas gracias, y saludos

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar