24
Mar

El inevitable comentario sobre Vista

Escrito el 24 Marzo 2006 por Julian de Cabo en Software

Por más que nuestra línea de trabajo con el blog intenta ser intemporal y razonablemente aislada de la actualidad o el análisis periodístico diario, hay ocasiones en que uno siente que, por más que se resista, acaba entrando en algunos temas. Es tan inevitable como que el sol saga y se ponga cada día. Espero que esa introducción me libere de cargas de culpabilidad por terminar la semana haciendo una referencia inevitable al retraso de Windows Vista.
No sé valorar con precisión si el ruido en prensa que ha provocado este anuncio ha sido equivalente o no a anteriores ocasiones (dudo que haya la expectación que levantó el retardo de aquel Windows 95 hace once años), pero sí que encuentro en este caso elementos diferenciales con otras circunstancias similares.
El primero es que se trata de uno de los retrasos más amplios que haya experimentado cualquier sistema en Microsoft, y que es, con diferencia el cambio de versión que más se ha hecho esperar. Ningún otro sistema ha permanecido tanto tiempo como punta de lanza como Windows XP. Cinco años desde la salida de XP, y sin sustituto. Nunca vimos nada igual.
La segunda es que quizá esto sea más relevante de lo que muchos autores piensan. El comentario que más frecuentemente he oído en estos días ha sido el de “desastre para las ventas de hardware”, “campaña de Navidad perdida”, “presupuestos empresariales con un año de retraso”, o argumentaciones parecidas. Que todas tienen su peso, pero quizás no tanto como que tras el nuevo retraso estemos viviendo las consecuencias de un cambio de prioridades no declarado por parte del gigante de Redmond.
¿Y si resultara que el retraso de Vista se debe a que Microsoft no espera tanto para el futuro de la venta de sistemas operativos? En mi opinión (que se puede argumentar con cifras en la mano), el segmento de mercado que más crece dentro de la industria de la tecnología, es el de servicios. El tiempo del hardware pasó, y con él se perdió la primacía de las empresas asociadas a su producción. Tal vez el señor Gates se esté preparando para sobrevivir como empresa a la pérdida de interés del que fue su producto bandera, y lo que explique mejor los retrasos de Vista sea el esfuerzo que se pone en áreas de actividad que se consideran con más futuro, y próximas al mundo de los servicios.
Al fin y al cabo, Gates siempre tuvo una relación de amor/odio con los chicos de la IBM, y estos han sido lo suficientemente listos como para apostar por un software abierto que les da mucho más recorrido en su actual reencarnación de prestadores de servicios.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar