2
Feb

La pyme digital

Escrito el 2 Febrero 2006 por Julian de Cabo en Gestión de Tecnologí­as / IT Management

Hace ya casi diez años desde que el Instituto constituyó junto a Caja de Madrid, Hewlett-Packard, Microsoft, Telefónica y Telefónica Móviles, el Consorcio para el Desarrollo Tecnológico de las Pymes. Lo recuerdo bien porque fue el primer proyecto grande que me tocó dirigir, y porque hasta ese momento nunca me había preocupado especialmente el fenómeno de las pequeñas y medianas empresas.

En aquellos momentos, las seis empresas aunaron esfuerzos para, en primer lugar, intentar entender qué era la pyme española en realidad y, partiendo de ese conocimiento, intentar favorecer su entrada en el mundo digital.

La primera sorpresa que me llevé fue la importancia del peso relativo de las pymes en el conjunto de la economía española, que en aquella época superaba el 70% en aportación al PIB, y el 90% en generación de empleo. La segunda, tal vez fuera la altísima tasa de mortalidad a los tres años que presentaban estas empresas.

El caso es que al acabar la fase analítica las conclusiones fueron parecidas a “la pyme es casi todo en España”, y “la tecnología en empresas cuya mayoría tienen menos de cinco empleados no puede ser la misma que en una empresa de mayor tamaño”. Tanto es así, que uno de los criterios que llegamos a barajar para definir lo que era pequeña empresa en términos de tecnología era “empresa que no tiene un responsable de informática”.

Al cabo de los años, sigo volviendo a veces sobre aquella idea que tan dificil hacía impulsar la informatización de las pequeñas empresas. ¿Cómo hacer que se use tecnología, si no tienen quien sepa soportarla mínimamente?. Y creo que no supimos ver cual era el camino. Pensar que lo que debíamos recomendar eran unos servidores “x” con unas comunicaciones “y” usando un software “z” era en realidad plantearse el problema desde la oferta, en términos de ofrezcamos lo que creemos que necesitan. Y tal vez lo que hicimos fue aumentarles los problemas en lugar de solucionárselos.

Tal vez la pequeña empresa sea aquella que nunca querrá un programa de contabilidad porque prefiere meter las facturas en un sobre para llevarlas a su gestor. Con lo cual tal vez lo que debamos hacerle no sea una contabilidad más fácil sino un sobre electrónico para que no tenga que ir físicamente a llevar las facturas.

Lo que sí parece claro es que, por fín, disponemos de una infraestructura lo suficientemente sencilla como para ofrecer esos servicios sin provocar dolores de cabeza adicionales. Lo que falta es ver quien se atreve a unir todas las piezas y convertirlas, pero de verdad esta vez, en soluciones.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar