22
Feb

ERROR: Fallo en modelo de negocio

Escrito el 22 Febrero 2006 por Julian de Cabo en Contenidos / Content

Por Jaime de Yraolagoitia, Profesor del Instituto de Empresa

El terreno de las teleseries está teniendo un auge impresionante en España. Y no se trata sólo de series extranjeras tipo Friends, Mujeres desesperadas o Perdidos, sino que existen producciones españolas que están arrojando unos excelentes resultados, tanto en audiencia como en ingresos de publicidad; por ejemplo, Cuéntame, Aquí no hay quien viva o Los Serrano, por citar algunas de las más representativas.

Lógicamente, una gran parte de los ingresos de estas series se los lleva la productora, que al final es la que arriesga contratando unos guionistas, actores y director/es para grabar unos capítulos piloto que luego sufren el juicio implacable de la audiencia y que, en caso de no tener el beneplácito del público, se retiran automáticamente de la parrilla de programación. Á?ltimamente se ha impuesto el modelo de coproducción, donde la productora fabrica la serie directamente para una determinada cadena de televisión, y participan los dos de los gastos incurridos.
En este contexto, recientemente la cadena Tele5 realizó su apuesta más ambiciosa con la serie Vientos de agua, que ha supuesto la mayor inversión presupuestaria de la historia de Tele5. Se trata de una miniserie de ficción dirigida por Juan José Campanella, el realizador de la espléndida “El hijo de la novia”, y con un reparto interesante encabezado por Héctor Alterio, su hijo Ernesto Alterio, Eduardo Blanco, Silvia Abascal, Angie Cepeda, etc. Narra una doble historia de ida y vuelta: por un lado, un joven asturiano que se ve obligado a emigrar a Argentina en plena guerra civil española y, por otro lado, el hijo argentino de ese asturiano que, a su vez, tiene que emigrar a España en plena crisis argentina del dólar para resolver los problemas económicos de su familia. En ambos casos, se relatan las vivencias y experiencias que han de pasar para adaptarse e integrarse en una sociedad muy diferente a la suya.

Aunque se trata de un producto de calidad, los resultados de la audiencia han sido bastante pobres: los capítulos 1 y 2, que se ofrecieron juntos el primer día llegaron a un share de 16,10%, siendo barridos por la película La momia, que se repetía por enésima vez en TV, y alcanzaba un 30,1%. El capítulo 3 apenas llegó al 12,80% y el capítulo 4 al 11,90%. Una de las razones que se argumentan para justificar estos pobres resultados es que se trata de un producto dirigido a un público más acostumbrado a seguir producciones cinematográficas que televisivas. Es decir, se trata de un producto que se disfruta viendo de forma tranquila, no mientras se está cenando o realizando otras tareas (algo habitual en el prime-time) y por ello la gente prefiere grabar el capítulo y verlo luego con tranquilidad. Esto ayuda a explicar un fenómeno curioso: en Internet los capítulos de Vientos de agua sí que han tenido un share muy alto, si se puede llamar así, pues los 4 primeros capítulos han sido algunos de los vídeos más descargados en el último mes en los sitios P2P (peer-to-peer) de Internet.

Sin embargo, hace un par de semanas nos despertábamos con una noticia cuanto menos sorprendente, tanto el hecho en sí como la causa: “Tele5 ha decidido retirar Vientos de agua para evitar la piratería“. ¿Qué ha pasado? Pues que consciente del interés que despierta la serie en ese público acostumbrado a coleccionar obras audiovisuales completas, Tele5 ha decidido proteger el canal de venta en DVD. La razón última que se argumenta, ante el estupor de los telespectadores, es que “se ha modificado su sistema de exhibición para proteger las futuras ventanas de explotación industrial, como el DVD, de los estragos de la piratería”. De nada han servido las quejas de los usuarios y el último capítulo (el 5º) se emitió el viernes 3 de febrero.

Una de las opiniones más tajantes que he leído al respecto corresponde al blog de un usuario, que dice : “Vientos de Agua no era un producto para Tele5, que no ha dudado en maltratar a los seguidores de la misma ante un fenómeno al que no estaba acostumbrada: todas las series de calidad están ampliamente compartidas en las redes P2P (incluso más que los estrenos cinematográficos) por la sencilla razón de que la gente ya no se amolda a los horarios que imponen las cadenas, máxime cuando estos son un cachondeo como ha ocurrido con Vientos de Agua”. Y la crítica es lógica, pues Vientos de Agua cambió de día de la semana y hora de emisión tres veces en cuatro semanas.

La decisión de Tele5 demuestra algo que es muy común en la mayoría de los medios de comunicación y su forma de enfrentarse ante Internet: miedo y desconocimiento sobre cómo optimizar el negocio de la venta de contenidos digitales. Y no se trata de algo privativo de Tele5, sino que es un mal endémico en todos los medios tradicionales, asustados ante los cambios irreversibles que está causando Internet. Bien es cierto que si se dejan de emitir los capítulos de Vientos de agua a partir del capítulo 6 (como así se ha hecho), no podrán aparecer en los sitios de descarga ilegal de Internet y los piratas tendrán que esperar hasta que se ponga en venta la serie en formato DVD, previsto para dentro de un par de meses. Lógico: si no hay original del que hacer la copia, no existen copias. Pero también es cierto que al día siguiente de empezar la comercialización de la serie en DVD, aparecerán digitalizados todos los capítulos en los principales sitios de Internet, con mejor calidad que si hubieran sido grabados de televisión (calidad DVD) y sin cortes publicitarios. Además, puestos a elegir, casi es preferible descargarse todos los capítulos juntos y grabarlos de forma definitiva en varios DVDs, que tener que estar descargándose un capítulo a la semana sin la posibilidad de cerrar definitivamente el DVD hasta llegar a juntar varios capítulos que ocupen el tamaño suficiente para que el DVD esté lleno. Es decir, para un pirata es más sencillo y cómodo esperar hasta la aparición del DVD que tener que buscar todas las semanas un capítulo individual.

Ahora bien, ¿esta es la única alternativa? ¿No queda más remedio que retirar la serie para proteger la ventana del DVD? ¿Por qué adoptar siempre una actitud defensiva ante Internet? ¿Por qué no regocijarse y celebrar la aparición de una nueva ventana de distribución que abarata enormemente los costes de fabricación, una ventana de distribución que no necesita distribuidores intermedios en la cadena de venta que se llevan dinero sin aportar valor al producto, una ventana de distribución que no requiere almacenamiento de stock y, en definitiva, una ventana de distribución que ofrece la máxima satisfacción a los dos extremos de la cadena: al dueño del producto le ofrece un mayor margen en la venta de su producto y al usuario le ofrece una elevada calidad final con un trato individual y personalizado?

El futuro de la distribución de vídeos (series y películas) por Internet es imparable e irreversible y será más sencillo empezar a amoldarse a esta nueva situación que luchar contra ella, tal y como nos demuestra lo ocurrido en el mercado de la música. Internet es LA (con mayúsculas) ventana de distribución perfecta para la mayoría de los contenidos relacionados con el ocio de las personas. En resumen: existe un nuevo modelo de negocio que ya ha modificado las reglas del juego en el sector de la música, los juegos, la fotografía y las apuestas; y que en el año 2006 modificará notablemente el mercado del vídeo y los libros. Y en este nuevo modelo de negocio, que considera a Internet como la ventana de distribución de contenidos más importante, cada uno tiene que empezar ya a buscarse su sitio.

Comentarios

Ricardo 26 Febrero 2006 - 17:23

En relación a este tema, sale hoy publicado en el suplemento del Mundo, “Ariadna”, la posible creación del primer videoclub en línea.

La idea es comprar directamente los derechos a las productoras. Con el objeto de evitar la piratería, se usaría streaming, técnica con la cual se puede reproducir la película en tiempo real sin ser descargada en el PC.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar