20
Ene

La cultura de la movilidad

Escrito el 20 Enero 2006 por Ricardo Pérez Garrido en Operadores Móviles / Mobile Operators

¿Qué cambios se han notado después de la campaña de navidad? ¿Vemos más teléfonos de última generación en las calles? ¿Más llamadas con video incluído? No parece que las nuevas capacidades de la telefonía movil hayan entrado en las costumbres sociales de nuestra sociedad. Seguramente hay algunos cambios ya entre los más jóvenes, pero dadas sus limitaciones de gasto, no parece que esto vaya a solucionar a corto plazo las cuentas de las operadoras, preocupadas por un mercado saturado donde la guerra ahora es el “robo” de clientes a los demás.

Los mensajes de texto respondieron en su momento a una forma de comunicación de coste reducido para grupos sociales que necesitaban conectividad pero que tenían una disponibilidad de ingresos mas bien baja. Los nuevos servicios intentan aumentar la interactividad, pero está en entredicho si en nivel de coste está siendo una barrera. Es decir, uno de los puntos clave es saber cuanto se va a tardar en ofrecer tarifas planas -o casi- en este tipo de servicios para fomentar su uso. Que el cliente demanda contenidos multimedia está bastante claro con los datos de ventas de música sobre plataformas móviles. ¿Cómo se fomentan nuevos usos sin tocar a los ingresos? ¿Para cuando una nueva telfonía móvil en nuestra vida diaria?

Comentarios

Marco 23 Enero 2006 - 10:28

Posiblemente las tarifas planas tampoco sean una panacea, aunque puedan ser atractivas para ciertos segmentos de clientes. La prioridad ahora debe ser ajustar el precio con la realidad de las tecnologías móviles (UMTS no es ADSL), incorporando el verdadero premium de la movilidad… Y, por otro lado, saber decirle al cliente que muchas de las cosas que cree que son futuristas ya las puede hacer…

Ricardo 23 Enero 2006 - 13:02

Me ha gustado lo de “cosas que cree que son futuristas ya las puede hacer”. Lo que le preocupa al cliente es qué cosas puede hacer, que mejoren su vida, y que no le cuesten un riñón. No tiene ni idea de las limitaciones o ventajas de la tecnología. No le interesan. Solo quiere saber qué tipo de cosas puede hacer, y cuanto le van a costar. Las campañas al efecto no aclaran el “cuanto me cuesta” de forma clara. La ventaja de tarifas planas o similares es que aclaran el concepto coste y permiten al usuario entregarse a “aprender” cómo puede mejorar su vida con la tecnología. Si hay que rebuscar para saber qué va a costar una cosa, que además es nueva, que además es tecnología rara… pues no interesa, demasiado coste de oportunidad.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar