12
Dic

El huevo y la gallina

Escrito el 12 Diciembre 2005 por Julian de Cabo en Educación / Education, Innovación / Innovation, Internet

Estos días de atrás se ha vuelto a leer sobre el portátil económico con que el MIT intenta colaborar a la alfabetización digital de los países menos favorecidos. Y suponemos que se seguirá hablando, porque la iniciativa tiene interés desde muchos ángulos distintos.
Aunque si debo ser sincero, me está sucediendo con este tema lo mismo que me ocurre siempre que oigo que el principal inhibidor para el desarrollo tecnológico son los costes: que me parece una explicación simplista. Intento explicarlo.
Siendo cierto que los actuales precios de los ordenadores los ponen lamentablemente lejos del alcance de algunas capas sociales (o de algunas sociedades, si se prefiere el ejemplo) cuya inclusión digital deberíamos favorecer, no lo es menos que su éxito depende, como en casi todos los aparatos que conozco, en su mayor o menor percepción de utilidad.
Sé que es un ejemplo simplista, pero no conozco empresario al que hubiera que evangelizar sobre el uso del fax. Simplemente, hubo un momento es que o tenías uno o perdías oportunidades de negocio, con lo que los empresarios compraron su fax sin necesidad de subvenciones ni cursos gratis sobre su funcionamiento. Todo un fantástico ejemplo de aquella ley de Metcalfe que decía que el valor de una red es igual al cuadrado de los nodos que la componen … que es como decir que cada nuevo fax conectado a la red incrementa exponencialmente la utilidad del mío.
¿Qué hace distinto al ordenador para que estemos pensando en alternativas como las del MIT?. Pues entre otras cosas, la red. Que en el fax existía de manera previa a que el aparato saliera al mercado. También los ordenadores han basado sus últimos crecimientos en el deseo de acceder a una red, que es Internet. Pero el acceso a la misma no está garantizado satisfactoriamente con las líneas de teléfono normales, ni es tan barato en ocasiones, entre otros factores diferenciales. Leyéndolo como oportunidad, aquí sí tienen los estados posibilidades de hacer una labor positiva. ¿Compraríamos coches si no hubiera carreteras?.
Y en segundo lugar está el tema de la utilidad: ¿para qué necesito conectarme a la red con un ordenador?. Si alguien es capaz de demostrarme que hay un valor ahí, no tendré necesidad de mucho más aliciente, como ocurrió con el fax. Y ahí el estado puede tener un papel de nuevo: si se despliegan servicios públicos sobre la red que hagan más fácil o cómoda la vida al ciudadano, le estaremos dando los mejores argumentos para “autoincluirse digitalmente”.
Mientras tanto, bienvenida sea la iniciativa. Mirándola en positivo y recordando aquella broma de que unas cosas caen por la Ley de la Gravedad y otras por su propio peso, seguro que si tiene éxito contribuirá a la expansión de la red en aquellos países donde el retraso es mayor.
Que en el fondo, tanto da que fuera primero el huevo o la gallina con tal de que tengamos qué comer.

Comentarios

Jose Enrique Alvarez 13 Diciembre 2005 - 11:33

La iniciativa del MIT me parece muy acertada ya que conseguiría desmitificar la cuestión de los costes.

Pero, en mi modestia opinión, la lucha del MIT por conseguir ordenadores a 100 dolares está un tanto coja si lo que realmente se quiere conseguir es una mayor facilidad de acceso a la Red.

En tu exposición has apuntado parte de lo que el MIT se le esta escapando con este proyecto. Has apuntado que es necesario que el usuario sienta realmente la utilidad de la Sociedad de la Informacion para que se le cree la necesidad.

Pero hay una cuestion que, en cierto modo, queda poco expuesta y es que las personas (no me gusta hablar de clases, lo siento) necesitan un apoyo para poder empezar en este mundo virtual. No hay que olvidar que las personas que no estan conectados a Internet siempre argumentan varias cosas para no introducirse en la Red: es caro, no se para que puede serme util y, aqui viene quiza lo mas importante, no se como usar ese “endiablado cacharro”.

En mi opinión, los Estados deben hacer un esfuerzo muy importante (fundamental, me atrevería a decir) en formar a todas las personas, especialmente aquellos más reticentes, en el uso de las Nuevas Tecnologías. De esta manera se conseguiría que perdieran el miedo y que poco a poco apreciaran la utilidad de la Red y, por ende, crearan sus propias necesidades y percibieran sus beneficios.

Todo lo demás, caerá como bien dices “por su propio peso”.

Julian de Cabo 13 Diciembre 2005 - 12:19

Tal vez tengas razón y la complejidad del PC suponga una barrera mayor que la del fax, y que requiera de una acción por parte de las administraciones.
Pero ahí surge otro problema: ¿qué hacer para incorporar a las personas de mayor edad?. Las medidas en los colegios están bien, pero son casi innecesarias porque los jóvenes entran de forma natural. Los mayores, no tanto.
¿Qué hacemos con ellos?.

Jose Enrique Alvarez 15 Diciembre 2005 - 11:11

Tienes toda la razon cuando comentas que los jovenes adoptan casi sin querer todo ese conocimiento pero con las personas mayores el problema es mucho más complicado.

En este caso tengo un par de experiencias muy directas que pueden considerarse tanto un exito como un fracaso pero que en ambos caso comparten un denominador comun: interes o proactividad, como prefieras.
En los dos casos que te comento, el inicio de todo fue con unas cuantas “clases” particulares. Como en todo en la vida es necesario aprender primero las bases para luego poder desarrollar. Y aqui es donde esta clave.
En mi opinión, es obligacion de las administraciones sembrar esta semilla (ya se esta haciendo en los más jovenes) para que luego puedan apreciar y desarrollar sus necesidades, que no olvidemos, inicialmente no son basicas aunque luego si se convierten en necesidades casi primarias (y si no, preguntate que ocurre cuando no puedes conectarte en un par de dias).
Si realmente la sociedad de la informacion (por generalizar) es capaz de ofrecer unos contenidos y unos servicios de apoyo a este colectivo de personas mayores (ojo, no me refiero a la tercera edad)que colaboren de manera univoca, entonces sera posible que las personas mayores puedan acceder a los beneficios que otorga Internet.

Si este ciclo descrito(formacion – contenidos – servicios de apoyo) no se implanta entonces si que tendremos una generacion perdida.

Por poner un ejemplo ilustrativo, no puedo sino pensar en mis propios padres: ambos recibieron unas clases individualizadas, ambos cuentan con el apoyo de un “servicio técnico” particular pero mi padre sigue siendo un tanto reacio mientras mi madre está enganchada. ¿Donde esta la diferencia? Pues en mi opinion en las necesidades que ambos han desarrollado. Por ejemplo, mi madre no puede pasar un dia sin leerse todos los periodicos digitales mientras mi padre sigue prefiriendo el cafe con el diario de turno.

Y aqui cierro el circulo con lo que he dicho antes: proactividad. Mi padre no ha querido perder su costumbre de cafe, bollo y prensa mientras mi madre ha optado por la facilidad de acceso, contenidos solo en formato digital.

Si esa proactividad no existiera (provocada en muchas ocasiones por contenidos y cultura) entonces todo lo que se haga en cuestiones de formacion y asistencia, no tendria sentido.

Creo que me ha quedado un poco enrevesado todo lo escrito (disculpadme, solo llevo un cafe)

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar