13
Dic

Derecho, propiedad y entorno digital

Escrito el 13 Diciembre 2005 por Julian de Cabo en Propiedad intelectual / Intellectual property

Uno de los temas más apasionantes traídos de la mano por el cambio social que vivimos, es el de la regulación de la propiedad intelectual. Tanto es así que el debate se ha vuelto público, y está abarcando desde la aparición de nuevos tipos de licencia de contenidos hasta debates muy extremos sobre las limitaciones que debería o no llevar implícito el derecho de propiedad como tal, pasando por la colección de epítetos que desde todo ámbito se lanzan sobre la SGAE, la RIAA o instituciones equivalentes en cualquier país occidental.
Todo ello enormemente interesante, y necesitado de una revisión en profundidad, dado que la normativa que intentamos aplicar hoy tuvo origen en un entorno técnico y social absolutamente diferente al presente, lo que hace más que aconsejable proceder a su ordenada reconsideración.
Pero frente a quienes se acercan al debate desde posturas apocalípticas que nos proclaman el fin de los tiempos conocidos y la apertura de un periodo donde todos los hombres seremos redimidos mediante la compartición de un conocimiento que no tendrá limitaciones en cuanto a su disponibilidad, no estaría de más recordar que hay elementos de mucho peso al fondo de este debate, que aconsejan -como mínimo- actuar con exquisita prudencia.
Y por no alargar más el comentario de hoy, conviene precisar que la consideración del derecho de propiedad como elemento fundamental de nuestro pacto social data ni más ni menos que de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 cuando afirma que “(…) Estos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión . (…)”. No parece que sea una construcción de procedencia reaccionaria, sino más bien uno de los pilares sobre la que se construyó todo el progreso social que vino en los dos últimos siglos.
Dicho esto, tengo en contra al 80% de la opinión sobre la materia, que anda en ver cómo cambiar el sistema existente por uno donde en lugar de pagar el canon de la SGAE nos den premios al que mejores ratios de descarga obtenga del Emule. Así que, por terminar las cosas con ecuanimidad, falta por poner en contra al 20% restante que son los que piensan que lo de las fotocopiadoras es un logro, lo del canon del CD resulta ecuánime y que la solución al problema pasa por instaurar la ley del Talión para cortar la mano a quien se pille comprando en la manta.
A ellos tal vez merezca la pena recordarles un par de cosas. La primera, que probablemente ganarían más dinero si se atrevieran a hacer negocio con todos sus activos y no sólo con las últimas novedades. La segunda, que las limitaciones temporales de derechos de copia que tienen su origen en los ritmos de producción y consumo de hace cien años probablemente son exageradas en los tiempos que corren. Y seguro que bastantes cosas más.
Y teniendo claro que este post no es de los que vale para hacer amigos, espero que al menos sirva para que alguien tome conciencia de que los problemas complejos y serios que tocan instituciones esenciales en una sociedad no pueden ser resueltos ni desde la ligereza del todo vale, ni desde la chapuza de cobro sin que importe cobrar a quien no debo.

Comentarios

Retiario 13 Diciembre 2005 - 19:35

Tampoco conviene olvidar que la propiedad intelectual es muy diferente de la propiedad, pongamos por caso, inmobiliaria: para empezar piuede copiarse infinitas veces a coste cero, y su uso no es exclusivo. Dos personas pueden disfrutar a la vez de la misma canción o libro, cosa que no puede ocurrir con un piso o automóvil. De ahí que tenga una regulación específica que incluye conceptos como la caducidad de la propiedad intelectual a fecha fija, cosa que no ocurre con otras propiedades. Considerar a la propìedad intelectual como una forma más de propiedad es una confusión interesada y falaz.

Un saludo, maestro.

PP Cervera

Julian de Cabo 13 Diciembre 2005 - 20:00

Efectivamente, Pepe. Y uno de los temas que se obvian frecuente e interesadamente es el del plazo de caducidad que siempre tuvo este derecho, cuyas duraciones actuales probablemente traen causa en que eran necesarias para que el autor obtuviera un retorno justo a su esfuerzo en las condiciones de mercado en que se publicó la norma protectora.

Que no son las de ahora.

Un placer verte por aquí.

Julián

Jose Enrique Alvarez 15 Diciembre 2005 - 11:24

Este es un tema en el que mi postura podria considerarse cuanto menos “politicamente incorrecta” por no decir propia de “talibanes” por lo que no quiero extenderme mucho, mas que nada porque me conozco y al final me enrollo mas de la cuenta.

Simplemente quiero decir que coincido con lo que habeis apuntado hasta ahora en cuanto a la propiedad se refiere. Me gustaria añadir que sueño con el dia en que el mercado se de cuenta que su entorno ha cambiado radicalmente y que ya no pueden seguir con un modelo del siglo pasado.

Quiza entonces abandone el “lado oscuro de la fuerza”.

Javier Fernandez-Lasquetty 16 Diciembre 2005 - 10:48

Leo el post y los comentarios y no se por donde empezar. Empezando por lo primero, Julián, estoy de acuerdo con casi todo lo que dices en el post. Sin embargo, con animo de provocar, comenzar recordando la frase “justicia es la voluntad constante de dar a cada uno lo suyo” Por tanto si queremos ser justos tendríamos que dar a los titulares de los derechos lo que nos piden respecto de lo que es suyo. Otra cosa es que seamos justicieros y claro, como son multinacionales y autores muy ricos… pues si se puede se usan los derechos sin pagar nada. Misma actitud que la de los que lincharían a los delincuentes, salvando las distancias. No hay que cortarle la mano a nadie pero si aplicar la ley a quien no la respeta.

En cuanto a la limitación de los derechos y la duración de los mismos, sin ánimo de dar leccioncillas, no siempre ha sido así, las primeras normas modernas establecian la Propiedad Intelectual como una propiedad sin límite temporal. Fué un sector de los autores, encabezado por Victor Hugo, quien abogó por dicha limitación temporal.Victor Hugo era un hombre de ideas socializantes y entendia que la Propiedad Intelectual deberia beneficiar al autor durante su ida y asus herederos hasta que pudiesen procurarse el sustento por si mismos, pero que no se justificaba el que generaciones posteriores viviesen de ello. También razones de acceso a la cultura se esgrimieron, pero eso se hizo en un tiempo en el que la edición era una actividad cara y compleja, lo cual no se puede decir en nuestra era digital
La regulación ha de ser diferente porque el objeto es diferente, pero eso no debe significar un trato peor que el que se dispensa a otras formas de propiedad.

Dicho lo anterior, yo creo que el sector está buscando su modelo de negocio, que efectivamente deberian abrazar las nuevas tecnologías para explotar mas y mejor sus catálogos y que eso además nos beneficiaría a todos, ya que tendríamos mas donde elegir. Pero la verdad es que los fenómenos actuales de piratería, tanto virtual como material, no ayudan mucho.

Lamento no haber sido muy científico ni ordenado pero espero que podamos continuar debatiendo

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar