10
Nov

El papel de los estándares en la Convergencia (1)

Escrito el 10 Noviembre 2005 por Salvador Aragón Álvarez en Estandares / Standards

Una de las características más destacadas del ecosistema convergente es el papel que los estándares juegan en él como definidores del marco competitivo. Uno de los principales estudiosos del tema, Carl Shapiro define al estándar como una definición, formato o proceso que ha sido aprobado por una organización de estandarización o aceptado “de facto” como tal por la industria.

Los efectos de los estándares aceptados dentro de los sectores convergentes han sido resumidos bajo la frase siguiente: “el establecimiento de un estándar implica dejar de competir por un mercado y pasar a competir en un mercado”. Al regular la dinámica competitiva dentro de dicho mercado, los estándares definen el marco de competición y cooperación en su ámbito de aplicación pasando de una batalla por la dominancia a una batalla por la cuota de mercado.

Sin entrar en terminología legal, cosa que dejo a licenciados en derecho de pro como mis compañeros Julián de Cabo y Ricardo Pérez, los estándares pueden ser definidos tanto de facto como de iure. En el primer caso la creación del estándar obedece a una lucha entre diversos jugadores que proponen distintas alternativas y, cuya hegemonía o derrota se establece en términos de la cuota de mercado alcanzada

Por su parte, en los estándares de iure son resultado de una búsqueda formal del consenso en el que intervienen los agentes implicados en el desarrollo del estándar, y donde se combinan discusión técnica y negociación política.

Estos dos modelos están presentes en la convergencia digital aunque con una distribución muy desigual según los sectores. Dentro de las telecomunicaciones la práctica totalidad de los estándares han sido desarrollados por organizaciones formales como la International Telecommunications Union (ITU), o el European Telecommunications Standards Institute (ETSI), o por agrupaciones muy formalizadas de jugadores clave del sector como fue el caso del GSM Forum.

Por el contrario, los estándares en el ámbito de las tecnologías de la información y la electrónica de consumo surgen tras ser aceptados por el mercado entre múltiples propuestas desarrolladas por empresas de estos sectores. En ocasiones se llega a un estándar dominante como es el caso de Ethernet entre las redes locales, o DVD entre los dispositivos de soporte.

El mundo de los contenidos muestra rasgos intermedios entre las telecomunicaciones y las tecnologías de la información, ya que coexisten propuestas elaboradas por agentes formales de estandarización con aportaciones de jugadores individuales de la industria.

Un excelente ejemplo de esta diversidad se encuentra en los formatos de video digital donde coexisten propuestas formales como la familia MPEG, con aportaciones de la industria (Real Media y Microsoft) junto con otras provenientes de comunidades virtuales como es el caso de Open DivX.

Estas diferencias van a hacer que el impacto competitivo de los estándares en estos sectores sea muy distinto. Una diferencia que justificará el próximo post dedicado a los estándares.

Comentarios

Julián de Cabo 10 Noviembre 2005 - 19:21

Un mundo interesante el de los estándares, que junto (y a veces revuelto) con el de la normativa sobre competencia. va a tener un impacto grande en la dinámica del macrosector en los próximos años.
Uno no puede evitar una cierta sensación de que el mercado (o las comunidades) van ganando la carrera a la industria. ¿Seguirán las cosas así?.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar