14
Nov

El blog como herramienta

Escrito el 14 Noviembre 2005 por Julian de Cabo en Contenidos / Content

Sin duda alguna, uno de los fenómenos más interesantes en el panorama de lo que hemos llamado a veces “Internet 2.0” es la aparición de los blogs y el consiguiente desarrollo de eso que alguien dio en llamar “la blogosfera”.
Algunos de los que venimos de muy atrás en esta historia y recordamos la época en la que la métrica para evaluar el éxito de un portal eran las “páginas vistas” recordamos bien cómo uno de los datos menos comunicados en aquellos años era el de “porcentaje de páginas personales sobre el total de páginas vistas”.
Incluso producía preocupación ver cómo del total de páginas de un portal, menos de la mitad eran aquellas “producidas en casa”, mientras que las “personales” superaban frecuentemente este porcentaje. Era la época en que Lycos debía a Tripod un gran porcentaje de su tráfico, igual sucedía a Yahoo con Geocities y así sucesivamente. Pero nadie lo decía, y se vivía con un relativo sentimiento de frustración. Se podría pensar que muchos queríamos ser medios de comunicación al viejo estilo, y el éxito de las páginas personales no encajaba muy bien en esa pretensión. No había periódicos cuyo contenido fueran prioritariamente las cartas al Director. Nadie entendía de verdad aquello.
Hoy las cosas son tan distintas, que probablemente las cifras se sacarían con orgullo para demostrar lo importante que es el fenómeno de las comunidadades en mi portal. Si no tengo una comunidad a mi alrededor, soy un fracasado. Y si es de bloggers, mejor que mejor.
Pero el caso es que más de uno empieza a tener la sensación de que el fenómeno blog no debería ser tan perdurable en el tiempo como mucha gente pretende. O al menos no como herramienta básica de publicación, que es lo que está sucediendo ahora.
Y no es una afirmación política ni con ánimo de generar polémica. Se basa puramente en prestaciones: el blog es fantástico para editar material de usar y tirar. Es maravilloso para un periódico electrónico o para un diario digital, donde pretendo comentar hoy sobre mi tema preferido, pero con razonable brevedad y sin mucha profundidad. Para olvidarlo en el medio plazo. Pero si la información que suelo colgar tiene una pretensión de vida más larga, el blog no es lo más indicado: el puro paso del tiempo me la hace caducar muy fácilmente.
Cosa parecida sucederá si quiero generar debate en una comunidad amplia de usuarios: un foro clásico me da mil veces más flexibilidad a la hora de configurarlo, y es más plural al admitir una autoría de grupo frente al esfuerzo individual del blogger.
Probablemente sólo desde la tranquilidad que da el tiempo será posible valorar la medida exacta de lo que los blogs aportaron en la revolución digital. Pero no puedo evitar la sensación de que se está haciendo demasiada mística de lo que no parece ser mucho más que una herramienta.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar